jueves 02 de diciembre de 2021
Cielo claro 26ºc | Posadas

De plástico a combustible

sábado 08 de febrero de 2020 | 16:45hs.
De plástico a combustible
Walter Rosner, inventor de la máquina.
Walter Rosner, inventor de la máquina.
Por Sonia Benítez

Por Sonia Benítez [email protected]

No es un secreto que la cantidad de plástico que hay en los ríos, océanos y demás lugares del mundo es excesiva. Se cree que hay más de 8 millones de toneladas de este tipo de desechos en cualquier cuerpo de agua y cada día aumenta esta cantidad. Si bien algunos proyectos ambiciosos han sido planteados, ninguno ha logrado saber qué hacer con todo ese material. Sin embargo, proyectos recientes han planteado convertirlo en otras sustancias. Una de ellas es, por ejemplo, la actividad que vienen realizando los Vecinos Sustentables de Posadas, que recolectan botellas rellenas de plástico para convertirlas en madera. 
No es loco el hecho de querer transformar el plástico en otra cosa y cuando la innovación va de la mano del cuidado medioambiental en el desarrollo de los nuevos proyectos, surgen iniciativas que permiten avanzar hacia un futuro sostenible, llevando al terreno una economía circular que deje atrás el modelo del despilfarro de recursos.
Misiones tiene razones para inflar el pecho con respecto a la reutilización de un material que después de utilizado sólo contamina. Es más, todavía más orgullo rodea a un nuevo invento, que sería el primero en Argentina. Se trata de una máquina, un reactor, que acelera el proceso de descomposición del plástico y que genera combustible para andar con vehículos y para colocar en las máquinas. 
“Para lo que más funciona es para los autos diésel y para todo lo que es máquina agraria. La nafta, que se llama gasolina, sale el 15 por ciento que es 89 octanaje, no es 95 la súper pero se mezcla con la premium y queda 94 octanaje. Yo estoy andando con mi Vento, probando con una  Duster, con una camioneta Toyota y funciona. Un año entero la usé todos los días, ahora paré por razones personales, pero usé siempre el combustible plástico. Hice una baja escala de 30 litros de combustible por día y eso usaba  para consumo propio. Mandé a analizar y probé. Lo destilaba y lo usé durante un año, hasta que vi los resultados y funciona”, explicó el inventor, investigador y metalúrgico Walter Rosner, de Dos de Mayo, quien se encuentra ante el gran desafío de producir a mayor escala combustible a partir del plástico . 
El joven investigador patentó su invento que podría ser revolucionario en cuanto a reutilización de basura y además es el único en el país. 

Un invento misionero
Walter comenzó de a poco con su trabajo. Empezó de a pasos y a prueba y error pudo llegar a su proyecto final. La máquina tuvo tal alcance que quiere ser replicada en otros lugares, tal es así que el inventor recibió llamadas desde Uruguay, desde donde le consultan cómo funciona para poder copiar la técnica que tan acertadamente logró Rosner. 
“No hay antecedentes de esto en Argentina, es la primera en Sudamérica. Ya me llamó gente de Montevideo para que les comente cómo funciona la máquina y para ponerla en práctica allá”. 
El proyecto sigue en marcha se comenzó a ampliar, tal es así que se plantea realizar el trabajo a gran escala. 
“Ahora en la ruta 14 estamos haciendo un predio de dos hectáreas, estamos por hacer una planta y va a haber días para recepción de plástico, pero eso todavía lo estamos organizando. Estamos hablando con organizaciones, hay vecinos de Posadas que ya me llamaron porque están reciclando y limpiando de plástico su zona. Este proyecto tiene la materia prima garantizada”, indicó el metalúrgico, que todavía sigue planificando cómo será el acopio de plástico.  
Todo lo que es derivado de petróleo es útil para este proyecto.  “Hay algunos que dan más combustibles, algunos menos. Lo que estamos haciendo es clasificar, en la máquina tiene un sistema de destilación que clasifica el agua por un lado, otros productos químicos por otro lado, algunos tienen ácido, entonces todo eso es un tratamiento previo”. 

En marcha
Esta máquina llega a producir combustible capaz de mover un vehículo y el proceso lleva alrededor de tres horas. La máquina puede recibir plástico y también cubiertas, según Rosner.
“Lo primero que se hace, es colocar el plástico adentro del reactor, se llena bien, se cierra, adentro tiene unos ejes inyectores que hace que se descomponga el plástico. Esto se cierra bien herméticamente y se empieza a meter fuego debajo del reactor. Una vez que el reactor empieza a levantar a 70 grados de temperatura, ya empieza a actuar el gas, el gas del plástico, ya empieza a salir. Ese gas ya automáticamente se pasa por los catalizadores, los filtros de gases, para que no haya ninguna contaminación, que a la vez va por unas trampas de agua para que no vuelva ese gas para adentro y se inyecta en el circuito de calentamiento con oxígeno, que termina siendo un gas común. Esto se empieza aumentar, a medida que aumenta la temperatura va aumentando el gas. Cuando llega a los 100 grados ya empieza a hervir y empieza a salir el agua, se empieza a decantar el agua y una vez hecho esto, se para y se comienza a sacar la nafta a los 110 grados aproximadamente. Ahí cae la presión de la máquina”, explicó el inventor.
Pero como todo proceso, eso es sólo el inicio, ya que estamos hablando de tres horas de trabajo. 
“Se consigue hasta acá una nafta liviana y pesada juntas. Esto va en un tambor aparte que pasa después a la destilación refinada, eso queda aparte. Esto lleva un proceso de una hora y media, después es otra hora y media para sacar el combustible pesado, que es el aceite, el diésel, el fueloil y se lo manda a otro tambor que pasa a la otra refinadora. Ahí se empieza a sacar todo el combustible pesado que es el petróleo, el gas ya deja de existir porque se sacó todo y se vuelve a inyectar de nuevo al circuito de leña o gas para que vuelva a quemar, para que se transforme en lo que hay adentro, como una masa húmeda, que termina transformándose en carbón. Ese carbón pasa a ser un carbón activado como un carbón de cocina”. 
“Los otros son todos los gases que se transformaron en líquido, por eso el volumen del plástico es liviano, porque son más gases, más volátil que la masa, entonces por un kilo de plástico queda más o menos 50 gramos de carbón, estamos hablando del 5 por ciento.  Después de que queda la nafta pesada y liviana, se pasa a otro destilador que ahí es donde se saca la nafta con más octanaje o menos. Y después se saca el diésel, el fueloil y la brea para asfalto”.
En este proceso de convertir plástico en combustible tampoco se contamina al medioambiente, por lo que la máquina resulta una buena alternativa.  
“El circuito es todo cerrado y por eso no hay contaminación al ambiente. Cuando se termina de destilar todo, cuando termina el proceso, una hora después se deja descansar la máquina para empezar a hacer un vacío, para sacar todos los gases y pasar por un filtro, para que la persona que vaya a abrir el reactor no sea contaminada”, indicó Rosner, que  también comentó que para abril piensa comenzar con su proyecto a mayor escala.
Te puede interesar
Ultimas noticias