martes 17 de mayo de 2022
Cielo claro 9ºc | Posadas

Sector forestoindustrial advierte por baja en la demanda interna de madera

lunes 03 de febrero de 2020 | 7:00hs.
Sector forestoindustrial advierte por baja en la demanda interna de madera
En el interior algunos aserraderos debieron cerrar ante la merma en la demanda.
En el interior algunos aserraderos debieron cerrar ante la merma en la demanda.
Por Emmanuel López Del Valle

Por Emmanuel López Del Valle politica@elterritorio.com.ar

El sector forestoindustrial de la provincia se encuentra inmerso en una profunda crisis. La inestabilidad financiera derivó en una fuerte alza de los insumos necesarios para la producción. Desde la Asociación de Productores, Industriales y Comerciantes Forestales de Misiones y Norte de Corrientes (Apicofom) advirtieron por una fuerte baja en la capacidad productiva que, actualmente, se encuentra al 30% por la escasa demanda y la estacionalidad.

Como consecuencia, indicaron que la Fábrica de Viviendas de Madera, inaugurada el año pasado, produce sólo cuatro unidades por día, destinadas para la demanda habitacional de la provincia, cuando la capacidad de producción es de 20 por jornada.

Sin embargo, pese a la coyuntura negativa, desde el sector maderero mantienen vigentes las expectativas de repunte y aguardan por más medidas del gobierno nacional en favor del sector.

Baja capacidad

La situación en el mercado interno misionero es complicada, advirtió Guillermo Fachinello, titular de Apicofom.

En diálogo con El Territorio, planteó que “el panorama del sector en la provincia es muy complicado por los altos índices del dólar, la volatilidad del peso y la fragilidad de la economía argentina, por lo que es difícil hacer un cuadro de los costos de la producción maderera”.

Sobre la coyuntura de uno de los rubros clave de la economía misionera ejemplificó: “El año pasado inauguramos la Fábrica de Viviendas de Madera, única en Latinoamérica, con una capacidad de producción de 5.000 casas al año, capaz de construir 20 por día. Pero por la escasa demanda, sólo se fabrican cuatro por jornada, que son únicamente para los plantes de vivienda que lleva adelante el gobierno provincia”.

Refirió que la merma en los presupuestos y la devaluación que reinó durante gran parte del 2019 fueron los factores que incidieron en la actual crisis que atraviesa el ámbito maderero local.

En tanto añadió que la capacidad de la producción es del 30% actualmente, porcentaje por debajo del promedio habitual a esta altura de año. Entre los principales factores que incidieron en la merma de la capacidad productiva están los elevados índices inflacionarios y los costos logísticos altos.
“Para repuntar necesitamos que el mercado interno se comience a mover, para que haya un promedio mejor para competir a nivel internacional”, expresó.
Y detalló que la industria mueblera fue una de las más afectadas por la crisis. “Es la cadena que mueve a casi toda la producción. Estamos trabajando con proyectos para que se dinamice el rubro, pero las tasas de interés le restan competitividad. Misiones tiene muchas líneas de fomento, que repuntan el mercado local, pero a nivel nacional todavía estamos complicados”.

En este sentido, solicitó por decisiones políticas del gobierno nacional que incentiven a la forestoindustria de la región. 
“Hay muchos desarrolladores que tienen interés en invertir, más aún en nuestras líneas de producción sustentable y de ahorro energético. Ahora lo que solicitamos es que nos incluyan y que se cumpla con el Plan Nacional de Viviendas de Madera”, aseveró.

Sobre este punto, desde Apicofom solicitan el cumplimiento de una medida impuesta por la gestión del ex presidente Mauricio Macri, quien estableció que al menos el 10% de las viviendas sociales deberán ser construidas y financiadas por el Estado nacional. Y que desde su sanción en 2017, no se cumple.
“La semana pasada mantuvimos una reunión con el ministro de Producción, Matías Kulfas, quien se interiorizó de la situación y se comprometió a cumplimentar con la normativa para reactivar la forestoindustria”, mencionó.

Por último, el titular de Apicofom celebró la creación del Ministerio de Desarrollo Habitacional y Hábitat, que servirá para cumplimentar con la normativa de viviendas de madera en todo el país.

Exportación y tasas de interés

La semana pasada, el gobierno nacional dispuso la moratoria con quitas de 42%, que beneficiará a más de un millón de pymes de todo el país.
Al respecto, Fachinello calificó la iniciativa como positiva, aunque “todavía sigue siendo muy elevado”.

Solicitó además que el precio de los combustibles sea igual en todo el país, medida que influenciará en una eventual baja de los costos logísticos.
En materia de exportación, comentó que China es uno de los principales puntos de ventas al exterior, aunque aclaró que sólo se comercializan rollos sin elaborar.
“Por suerte no nos tocan las retenciones. Sin embargo, lo más complicado es que bajaron los precios internacionales porque surgieron otros actores aún más competitivos”, dijo.

Por último, contó que hay múltiples expectativas de repunte para este año y estima, sobre todo, un mayor incremento en la demanda de madera y materia prima dentro del mercado interno. 

Fábricas del interior, a la espera del repunte nacional

En San Pedro, la industria de la madera fue una de las actividades económicas primarias que, con el paso del tiempo, fue superado por otras actividades como la yerba mate, que actualmente resulta la mayor actividad productiva del municipio, quedando pocas empresas que se dedican al sector forestoindustrial. 
De esta manera, en el interior inician el año con bajas expectativas bajas y la mirada puesta en la apertura del mercado interno.
Los aserraderos que se encuentran en la zona urbana de la capital de la Araucaria disminuyeron su capacidad de producción y otras, en cambio,  cerraron ante la escasez de demanda de tirantería, tabla, machimbre y moldura, que caracterizan a la zona Norte.

La preocupación es aún mayor ya que el sector de la madera representa uno de los mayores generadores de fuentes laborales, continúa siendo una de las fuentes laborales más importantes del sector privado.

Una de las empresas que hace más de dos décadas funciona en Cruce Caballero, ubicado 18 kilómetros de la zona urbana de San Pedro, es Cruceca, que se mantiene en pie realizando recortes con la ventaja de que disponen de la madera propia. De lo contrario, la situación sería insostenible por los elevados índices inflacionarios, que repercuten en el precio de los combustibles. Desde la firma aseguran que las ventas cayeron hasta un 100%.

“Realmente no tenemos buenas expectativas porque, sin la apertura del mercado nacional no podemos vender la tirantería, machimbre y molduras, que es lo que nos sostiene. Tenemos materia prima propia, aserradero propio y todas las ganas de trabajar. Lo que nos falta es un mercado en auge”, indicó Bernardo Ayala, encargado del aserradero Cruceca. 
Te puede interesar
Ultimas noticias