domingo 25 de octubre de 2020
Cielo claro 23ºc | Posadas

Intoxicación alimentaria, la más frecuente en verano

martes 28 de enero de 2020 | 2:00hs.
Diarrea, fiebre y vómitos, entre los síntomas principales.
El verano puede traer consigo varias consecuencias para la salud, ya sea por exceso de sol, mala alimentación o el ingreso en aguas contaminadas. Un problema muy común y que aparece todos los años es la intoxicación alimentaria, que deriva en cuadros de gastroenteritis. Puede ser producida por varios factores y se caracteriza por síntomas como malestar estomacal, vómitos y diarrea acuosa.
En este marco, Radioactiva dialogó con el médico gastroenterólogo Fernando Barreyro, quien se explayó sobre este tema, que es una constante en días de calor: “Lo que se suele ver a esta altura del año son los cuadros asociados a la intoxicación alimentaria que ocurren cuando se consumen alimentos que han perdido la cadena de frío o que fueron manipulados por personas que no se higienizaron las manos”.
Sin embargo, el profesional insistió en que estos cuadros no deberían durar más de 48 horas y que, pasado este tiempo, sería oportuno consultar a un médico de cabecera.
“Lo que se ve últimamente son casos de personas que han ido a veranear a otros lugares, se han sumergido en agua dulce, ríos, lagunas, arroyos y algunas veces estos síntomas persisten más de dos o tres días, sobre todo la diarrea”.
En estos casos, explicó que lo que puede ocurrir es una infestación parasitaria. “Es algo propio de nuestra zona y hay que tenerlo en cuenta, aquellas personas que no resuelven el cuadro sintomático en 48 horas y persiste de tres a cuatro días, nos marca que más allá de una intoxicación alimentaria común hay que ver otras cosas, y lo de los parásitos es algo que está empezando a suceder más frecuentemente”, sostuvo.

Grupos vulnerables
El profesional resaltó además la importancia de cuidar a cierto grupo etario propenso a estos cuadros o a la deshidratación.
“Donde hay que tener cuidado es con los niños menores a 2 años, los adultos mayores a 65, porque en ellos la deshidratación es algo grave. Cuando no pueden ingerir líquido y tienen diarrea, tempranamente deben consultar a su médico de cabecera o a una guardia para evitar una descompensación mayor”.
Por eso recomendó en términos generales a la población mantenerse siempre hidratado, pero no caer en un exceso de líquido cuando se tiene un cuadro de gastroenteritis.
Por otra parte y en relación a la manipulación de alimentos, indicó la importancia de higienizarse bien las manos y tener en cuenta de donde proviene el agua con la que se laven, por ejemplo las verduras.
“Cuando uno tiene dudas del agua que esta consumiendo y no tiene acceso al agua mineral, tiene que hervirla por cinco minutos y ahí queda potabilizada. Es una de las consultas habituales el tema del agua, hay cierta desconfianza respecto a este tema”, concluyó.
Entre los alimentos a los que se les debe prestar atención antes de consumirlos están los huevos, que pueden contener la bacteria salmonella; la mayonesa y sobre todo si es casera; las verduras de hojas verdes mal lavadas; la carne, que no puede perder la cadena de frío y los pescados.


Febriles y gastroenteritis en niños

La médica Liliana Fernández Sosa, gerenta asistencial del Hospital de Pediatría, señaló a El Territorio que reciben un promedio de 250 a 300 consultas diarias. El 50 por ciento llega por síndrome febril, un 25 por ciento por gastroenteritis y el resto por razones variadas. “Las consultas frecuentes son por síndrome febril y gastroenteritis, vómitos, diarreas por transgresiones alimentarias o a veces ir al río y tragar parte del agua sucia, lo que genera trastornos gastrointestinales”.
Fernández Sosa comentó que es muchos de estos casos, las madres llegan por temor a que su hijo tenga dengue. “Lo ideal es que ante un cuadro de fiebre la madre en su casa le dé paracetamol y le baje la fiebre con un baño. Si la fiebre bajó, se queda en casa; si persiste o tiene decaimiento, vómitos, diarrea o dolores en el cuerpo, debe consultar a emergencias o a su pediatra”.
Además comentó que se están viendo cuadros de otitis o conjuntivitis “por las piletas, ríos o arroyos a los que se meten. Como siempre en esta época aumenta la demanda, pusimos el refuerzo correspondiente”, aseveró.
Te puede interesar
Ultimas noticias