sábado 27 de febrero de 2021
Algo de nubes 34ºc | Posadas

La avioneta que se escapó de la Fuerza Aérea se abasteció frente a Corrientes

sábado 19 de enero de 2019 | 6:00hs.
En Cerrito detectaron varios bidones vacíos con restos de combustible.
La avioneta Cessna 182 matrícula LV-HBB que escapó el miércoles hacia el espacio aéreo de Paraguay después de haber sido detectada por los aviones de la Fuerza Aérea Argentina (FAA) cuando sobrevolaba irregularmente este país, aterrizó en una pista clandestina situada en una estancia de la zona de Cerrito, del departamento Ñeembucú, justo frente a Yahapé (Corrientes). Fue abastecida de combustible y sus ocupantes retomaron viaje antes de ser abordados por una comitiva fiscal-policial que allanó la propiedad.
De acuerdo a la información publicada por el sitio digital abc.com, el piloto de la que sería una aeronave vinculada al narcotráfico se habría percatado de la cercana presencia de las fuerzas de control y levantó vuelo hacia otra pista de la zona. Esto sucedió minutos antes de la llegada de los intervinientes, que se trasladaban al lugar por vía fluvial debido a que no había posibilidad de hacerlo por tierra.
La agente fiscal Claudia Alonso, quien comandó el operativo, confirmó que se trata de un lugar de muy difícil acceso, al que sólo se puede llegar por agua.
En diálogo con el canal de noticias TN, la funcionaria manifestó: “Pobladores del lugar nos avisaron que la avioneta estaba volando bajo cerca de Cerrito, sobre una estancia a la que solo se puede llegar a través del río Paraná, ubicada a cinco horas de distancia por agua de Pilar, donde está emplazada nuestra fiscalía”.
Luego agregó: “Cuando estábamos llegando por agua al lugar, en medio de una zona boscosa, vimos pasar una avioneta con similares características a la denunciada. Una vez en la estancia, encontramos dos pistas clandestinas, una recién usada, con bidones de combustibles al costado”.
Se pudo establecer también que la estancia de Cerrito pertenece al empresario Rolando Daniel Rosner González, que en ese momento se encontraba en la ciudad de Encarnación.
En relación a la situación de este último, trascendió que la fiscal indagaría hoy a González, que se presenta como empresario ganadero, a pesar de los pocos animales que tiene en el lugar. Se supo además que tiempo atrás los investigadores ya habían inspeccionado esa estancia por despegue o aterrizaje de “avionetas irregulares”.
Según la investigación que llevó adelante Alonso, se trataría de una avioneta robada que se utiliza para operaciones clandestinas y en este caso habría sido interceptada y perseguida cuando se internaba en territorio argentino. El piloto logró eludir a los aviones y regresó al territorio paraguayo.
Durante la huida, fue avistada por personas que transitaban por la ruta que une Yabebyry con Laureles y Cerrito, quienes refirieron que la avioneta volaba muy bajo en la zona ribereña.
El aterrizaje, sin embargo, se produjo en una estancia cercana al río Paraná de Tacuruty- Cerrito, donde permaneció hasta que elevó vuelo para escapar de las autoridades.

Armados
En el procedimiento se incautaron varias armas largas, numerosos bidones vacíos con restos de combustible de avión, dos bidones cargados, teléfonos celulares, cinta de embalaje y otros elementos que abandonaron el piloto y sus acompañantes.
En la propiedad hay una pista de aterrizaje de aproximadamente 1.200 metros, con rastros de utilización constante. No obstante, el sitio no tiene acceso por tierra.
Este establecimiento ya había sido allanado tiempo atrás, especificó abc.com, dando cuenta de que en aquel momento se incautó otra avioneta que era utilizada para actividad ilícita, según se presume.
La zona es caracterizada por ser punto de referencia del tráfico de drogas con destino al mercado argentino.
Las autoridades del vecino país reiteraron la dificultad de perseguir este tipo de vuelos irregulares, ya que no cuentan con los equipos requeridos para detectarlos pese a los esfuerzos que hacen desde la Dirección Nacional de la Aeronáutica Civil (Dinac).


Cessna robado hace dos años

La avioneta tenía pintada en uno de los costados LV-HBB, es decir, la serie alfanumérica argentina que tenía registrada Sebastián Aresca, dueño del Cessna 182, que denunció hace dos años el robo del aeródromo de Victoria.
Paraguay no tiene ley de derribo, pero la Argentina cuenta con un “protocolo de protección del espacio aéreo”. Según el informe ‘MTO CZP 24/19 (16ENE19) Grupo de Vigilancia y Control Aeroespacial’, al que accedió en exclusiva TN.com.ar, los radares detectaron el Cessna 182 a la altura de General Obligado, Chaco, a las 13.15, pero una hora y media después, presionado por dos Pampa de la FAA, que “le mostraron el armamento que llevaban, pero que no le realizaron disparos de advertencia”, cruzó rasante hacia Laureles, en Paraguay, donde lo vigiló la FAP.

“Su vuelo constituye una amenaza”

Ayer trascendió un audio en el que se puede escuchar a un miembro de la Fuerza Aérea Argentina intentando mantener comunicaciones con el piloto de la avioneta.
“Aeronave interceptada: su vuelo constituye una amenaza para la defensa nacional, ha sido declarado hostil, coloque rumbo norte”, le exigió la Fuerza Aérea Argentina (FAA) al Cessna 182 matrícula LV-HBB.
“Será neutralizado de persistir su actitud”, le insistió a la avioneta con identificación adulterada mientras dos Pampa lo persiguieron hasta la frontera con Paraguay.
Según consigna el portal TN a partir de tres fuentes con acceso a la investigación en Paraguay, el piloto de la aeronave ingresó a ese país volando de manera rasante, aterrizó en una estancia de Cerrito, del departamento de Ñeembucú, a metros del río Paraná, y consiguió despegar antes de que lo atrapara en tierra la Policía Nacional.
Te puede interesar
Ultimas noticias