sábado 10 de abril de 2021
Cielo claro 23.5ºc | Posadas

Hincha de River fue a mirar el partido con amigos y en el festejo lo mataron

martes 11 de diciembre de 2018 | 5:00hs.
Hincha de River fue a mirar el partido con amigos y en el festejo lo mataron
Exequiel, fanático de River.
Exequiel, fanático de River.
Cristian Valdez

Por Cristian Valdez [email protected]

Hasta que River Plate levantó la ansiada Copa Libertadores todo era alegría y festejos. La tragedia sobrevino pocas horas después. Exequiel Aarón Neris (21) fue asesinado por vestir la camiseta del equipo millonario y celebrar, como tantos hinchas argentinos, el campeonato internacional obtenido ante Boca Juniors.
Sucedió el domingo a la noche, en inmediaciones de la plazoleta del barrio La Cantera -chacra 247, en inmediaciones de las avenidas Andresito y Jauretche- del oeste posadeño. Fue atacado por un dúo de supuestos hinchas del equipo rival, que lo golpearon hasta casi desmayarlo y posteriormente le asestaron una profunda puñalada en la pierna izquierda, que perforó la arteria femoral y se desangró.
No murió en el lugar porque sus propios familiares lo asistieron y ante la demora de la ambulancia lo llevaron en un patrullero policial hasta el hospital Favaloro, donde fue estabilizado y trasladado de urgencia al Madariaga. Luego de poco más de doce horas internado en terapia intensiva, ayer al mediodía no soportó el quinto paro cardiorrespiratorio y falleció.

La peor noticia
Exequiel era hincha fanático de River, por eso decidió no mirar el partido en su casa sino en la de sus amigos, como tantos otros anteriores. Su familia contó que fue hacia esa propiedad pasado el mediodía del domingo y no se volvió a comunicar hasta que minutos después de las 22 un vecino llegó exaltado para contarle que estaba agonizando en un extremo de la plazoleta.
“Cuando nos enteramos corrimos y lo encontramos en el suelo, sujetándose la herida con la mano porque no paraba de sangrar. Tenía golpes en todos lados, en la cabeza. Estaban los patrulleros de la Policía pero no querían llevarlo al hospital porque decían que había que esperar la ambulancia, que nunca llegó así que tuvimos que exigirle de mala manera que lo trasladen, si se estaba muriendo en la calle”, relató el hermano de la víctima, Franco Neris.
Como deportista e hincha de Boca, el joven declaró que “no se puede creer, los vecinos comentaron que mi hermano estaba pasando la plazoleta para volver a casa cuando le agarraron estos asesinos y por tener puesta la camiseta, lo insultaron y mataron. ¿Cómo puede ser que hagan eso por un partido de fútbol?”, interrogó y al tiempo criticó a los habitantes de la cuadra porque “si vieron lo que estaba pasando, si escucharon los gritos de él pidiendo auxilio, por qué no salieron a defenderlo, a evitar que estos delincuentes lo maten. Estamos destruidos, no podemos entender que mataron a un buen hermano por un simple resultado”.  

Puñalada letal
De acuerdo a la información brindada de manera oficial por la Policía de Misiones, el episodio de sangre fue alertado a través del sistema de emergencias 911 y un grupo de efectivos de la Comisaría Decimotercera llegó pocos minutos después hasta la calle 135 casi esquina 108, donde estaba Exequiel herido de gravedad.
Más allá de los claros signos de haber recibido golpes, detectaron que tenía una herida cortante a la altura del fémur de la pierna izquierda, que generaba un profuso sangrado. El mismo herido, antes de desvanecerse, aportó algunos datos que posteriormente sirvieron a los uniformados para buscar a los responsables, lo que ocurrió en la víspera.
“Estaba festejando, normal, como todos los que son hinchas de River. Se puso la camiseta y salió a lo de sus amigos y así, ansioso por el partido, fue última vez que lo vimos”, dijo al borde el llanto Juan Alberto Neris (72), abuelo del joven fallecido.
En esa línea, reconoció que “la familia está destruida, pensamos que se iba a recuperar pero al final se murió. No nos entra en la cabeza cómo pudieron hacer una cosa así, haber matado después de perder un partido de fútbol. Es una locura y espero que los jueces se encarguen de encontrar a los culpables y sobre todo, que paguen en la cárcel por el daño que hicieron a un nieto excelente, que jamás molestó a nadie y disfrutaba sanamente los logros de su equipo”.
Una vez confirmado el deceso del joven, el titular del Juzgado de Instrucción Seis, Ricardo Balor, ordenó que el cuerpo sea sometido a autopsia por el Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial, entre otras diligencias tendientes a resolver el crimen.

En Puerto Rico, dos agredidos

El domingo en la Capital de la Industria se sucitó un hecho de similares características. Así, Raimundo Hillebrand, responsable del Hogar de Niños de la localidad, contó que, tras terminado el encuentro por la Copa Libertadores entre River y Boca, dos jóvenes provenientes de Alemania que realizan un voluntariado en el Hogar fueron agredidos por un grupo de unos 50 hinchas de River que celebraban el torneo obtenido. En el marco de los festejos, los dos jóvenes de 19 años salieron a la avenida principal con camisetas de Boca, ignorando que, ante la presencia de ese violento grupo, llevar una camiseta azul y amarilla era potencialmente peligroso. En las intersecciones de las calles Gervasio Posadas y la avenida San Martín, los dos jóvenes se cruzaron con la patota y por motivos que aún se desconocen los agredieron duramente con piñas y patadas. Uno de los jóvenes tuvo heridas menores, mientras que el otro, según manifestó Hillebrand, fue “pateado en la cabeza contra el asfalto”, lo que le provocó serias lesiones. Se encuentra internado en la clínica Imsa de esa localidad a la espera de los estudios que determinarán la complejidad de sus lesiones.


Los acusados, detenidos en el mismo barrio

Al cierre de esta edición, estaban casi confirmadas las sospechas de que los agresores son hinchas de Boca Juniors, aunque será tarea de los investigadores determinar si, efectivamente, el festejo del hincha de River fue el desencadenante del crimen. Inmediatamente cometido el hecho, las patrullas policiales coparon el barrio en busca de los acusados y finalmente la tarea dio resultado, cerca del mediodía, con la detención de dos hermanos de 18 y 22 años. Los investigadores llegaron a ellos gracias a los datos aportados por el propio Neris, sostenidos por testimonios de vecinos que se convirtieron en principales testigos del hecho. Las fuentes policiales informaron que ambos tienen domicilio a cinco cuadras de donde vivía la víctima y por estas horas se sospecha que pudieron haber tenido cruces anteriores por alguna diferencias potenciadas con el resultado del Superclásico. La Dirección Homicidio se sumó a la tarea de campo junto a la Minibrigada de Investigaciones. Se hicieron allanamientos en las casas de los acusados, donde se secuestraron varias prendas de vestir y un arma blanca que será sometida a pericias.


Te puede interesar
Ultimas noticias