domingo 28 de noviembre de 2021
Nubes dispersas 22ºc | Posadas

La fuerza de la costumbre

viernes 16 de febrero de 2018 | 5:00hs.
La fuerza de la costumbre
Cuándo fue la última vez que escuchó sonar el timbre de su casa, o aplaudir en el portón, y al asomarse se encontró con un amigo que le dijo que pasaba por allí y le cayó de visita? ¿Recuerda la fecha en que se sentó con papel y birome a escribirle  a un amigo lejano esa última carta de puño y letra que despachó por correo? ¿Se acuerda de la emoción de subirse en la parte de atrás de una camioneta con los hermanos, primos, amigos, compañeros de escuela, rumbo al picnic o al arroyo a apagar el calor del verano?
Hoy es probable que si le cae a un amigo a su casa sin avisarle antes por WhatsApp o algún otro medio electrónico (ya ni siquiera se usa llamar por teléfono) no lo encuentre o esté ocupando haciendo otra cosa. El cartero sólo llegue a su domicilio trayéndole facturas para pagar. Y si lleva a una persona en la caja de un vehículo utilitario, sin cumplir con ninguno de los requisitos de seguridad que exige la ley, se exponga a ser sancionado con una multa.
Las maneras y formas que va tomando la vida cotidiana a través del tiempo van cambiando. Y el hábito hace que resulte absolutamente aceptable una conducta que tiempo después pueda terminar siendo inapropiada.
Cuando se levantaron los departamentos de Villa Cabello o Cristo Rey, no se previó lugar suficiente para el estacionamiento de vehículos. La solución que encontraron algunos vecinos fue avanzar sobre el espacio público (página 3). Y la costumbre naturalizó esa invasión. Desde la Municipalidad de Posadas aseguran que se trabajará para liberar el espacio público. Quizás en un futuro no tan lejano llegue el día en que usar como propio el lugar de todos sea lisa y llanamente inaceptable.

Por María Marta Fierro
Prosecretaria de Redacción
Ultimas noticias