Port Egmont, 1766

Jueves 8 de enero de 2015
Se cumplen hoy 249 años de la primera usurpación inglesa en zona de Malvinas.
Cuando fueron descubiertas por los exploradores las islas estaban deshabitadas y no tenían aún su nombre en los mapas. Sin embargo existen indicios de que una raza indígena pudo antes haber llegado hasta ellas porque se encontraron restos de canoas primitivas y puntas de flechas. Si bien no puede aseverarse quién las descubrió existen algunas pistas que conducen a Esteban Gómez (1520), a Simón de Alcazaba (antes de 1540), a John Davis (1592) o a Richard Hawkins (1594). Lo que sí es seguro es que en ese entonces los mapas holandeses ya las mostraban con el nombre de ´Sebald eilanden´ porque en 1600, el marino Sebald de Weert, les dio ese nombre. Noventa años después (1690) el inglés John Strong navegó entre las islas y bautizó a ese paso oceánico ´Falkland channel´; en 1740 se produjo una escaramuza (persuasiva) entre españoles y británicos, y en 1764 Louis Antoine de Bougainville estableció Port Louis, en lo que hoy es la isla Soledad, lo que motivó el reclamo de los españoles. Los franceses “las devolvieron” en 1766 (por un lado se reconoció la soberanía española y por otro se indemnizó a Bougainville...) y los ciento quince colonos franceses que quedaron bajo el gobierno de Felipe Ruiz, levantaron la capilla y otras casas. Así se estableció la gobernación de Malvinas. Mientras, el 8 de enero de 1766, el inglés John Byron fundaba Port Egmont en la isla Trinidad, del archipiélago de las Sebaldinas y recién tras la convención de Nutka (1790) se logró su expulsión. Desde ese año se sucedieron más de 30 gobernadores residentes en Puerto Soledad que dependían de las autoridades de Buenos Aires (después de 1810 dejaron de ser españolas y Argentina se consideró heredera de las islas), y en 1823 se concedió a Luis Vernet su concesión para la explotación de sus recursos. En 1829 se creó la comandancia militar de las islas cuya jurisdicción alcanzaba el cabo de Hornos.

Aguará-í

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina