El joven anarquista

Viernes 10 de abril de 2015
El 31 de octubre de 1926 un joven italiano atentó contra Benito Mussolini. Fue durante el desfile de la Marcha sobre Roma, en Bolonia. El muchacho disparó sin suerte sobre el Duce e inmediatamente el atacante fue individualizado por un grupo de fascistas cercanos que literalmente lo lincharon: fue apuñalado, recibió un tiro de revólver y presentó signos de estrangulamiento. Lo había detenido el oficial de Caballería Carlo Pasolini (el apellido del oficial suena conocido: era el padre del cineasta Pier Paolo Pasolini) y el evento se utilizó como palanca política por el gobierno para suprimir libertades y disolver los partidos opositores. El nombre del atacante - que se revela al final de la columna - también sonará conocido al lector misionero. Los motivos nunca se esclarecieron del todo pero tradicionalmente se lo ha considerado de ideas anarquistas: después del atentado, su padre y su tía fueron condenados a prisión acusados de haber influido en su decisión. Con el tiempo se conocieron nuevas versiones del hecho: un libro (Attentato al Duce. Le molte storie) sugiere una dinámica más compleja del atentado  relacionándolo con los vínculos entre su familia y el político fascista Leandro Arpinati. Esta versión afirma que “detrás del gesto de joven anarquista inmolado se escondía un complot mayor dentro del poder interno del fascismo, entre el ala radical vinculado a Farinacci y el encabezado por Mussolini”. También se especuló con que el disparo no fue efectuado directamente por él sino por otros, que lo culparon. Por lo tanto, la muerte del supuesto atacante suicida podría haber sido causada, según algunos historiadores, “por algo más premeditado que la ira colectiva de los protectores del Duce”. Una calle de Bolonia lleva su nombre, y en 1978 se realizó una película sobre el atentado realizada por Gianfranco Mingozzi. El joven atacante, que murió ese día, fue Anteo Zamboni (como nuestra querida escritora). Había nacido en Bolonia el 11 de abril de 1911. Tenía 15 años.

Aguara-í

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina