Niño de 5 años en emergencia nacional necesita un trasplante

Miércoles 17 de febrero de 2016 | 14:37hs.

Su infancia no pasa como cualquier niño, jugando, correteando. Santiago Pedroso de 5 años se la pasa de consultorio en consultorio, sometido a tratamientos médicos, alejado de sus hermanos. Hoy, más que nunca, este niño nacido en Virasoro, Corrientes, necesita de la solidaridad. Ingresó a la lista de emergencia nacional del Incucai, pues su vida depende de un trasplante intestinal.

 

A los 2 años, Santiago fue internado en el Hospital Miguel Sussini con un cuadro de distensión abdominal, pérdida de peso y vómitos. Allí empezó su derrotero y su lucha por vivir.

 

Ya pasó por cinco cirugías. “Estando en Corrientes, los médicos, tenían la sospecha de una miopatía visceral y allá no había más nada que hacer así que nos trasladaron al Garrahan”, contó su mamá y compañera inseparable Soledad Ponce.

 

Una vez instalados en el Garrahan, el pequeño virasoreño fue intervenido quirúrgicamente catorce veces más, lo que permitió la confirmación del diagnóstico: miopatía visceral.

 

Por tres largos años el niño fue atendido en el Hospital Garrahan, con varias complicaciones. Y los profesionales de la salud decidieron trasladarlo al Hospital Italiano.

 

Allí hace un año que está con rehabilitación, pero sus intestinos ya no funcionan bien y necesita, sí o sí, de un trasplante de intestino que mejore su calidad de vida.

 

“A veces siento mucho miedo e impotencia, pero por algo Dios lo eligió a él. Y siempre le digo a Santiago que saldremos de esto juntos, que él es muy valiente y que tiene que seguir peleando y ganar cada batalla que pelea”, expresó Soledad.

 

Con tristeza, la mamá del paciente virasoreño contó que “en agosto entró en emergencia nacional del Incucai. Tiene una miopatía visceral. Ya su intestino no da más”.

 

“Ahora estamos en el Italiano, pero en estos días nos dan el alta ambulatoria, y nos quedamos cerca del hospital. No podemos volver a Corrientes, porque tiene que seguir su tratamiento acá, hasta que salga el trasplante”, dijo esperanzada la mamá.

 

Hace diez días su cuadro empeoró, ya que hubo una infección en ese catéter que lo alimenta, con el cual hace nutrición parenteral.

 

La patología que padece el niño, normalmente se presenta tras la primera década de vida y sus síntomas son distensión abdominal y/o dolor, vómitos, estreñimiento, diarrea, disfagia y/o infecciones del tracto urinario.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina