“De chico ayudaba a mi papá a proyectar películas de Disney”

Lunes 13 de diciembre de 2010

Los chicos lo reconocen por la calle, los padres le escriben mails, y su facebook son puras expresiones de amor de parte de sus seguidores. A sus 35 años Diego Topa es un referente para muchos pequeños que lo siguen en su programa Play House Disney de Disney Channel. Este año ya cumplió una década y según lo dijo a El Territorio “hay Topa para rato”.
En su segunda visita a la capital misionera se encuentra feliz pese a que el clima no se portó muy bien. Es que el show previsto para ayer en el Anfiteatro Manuel Antonio Ramírez se postergó para hoy a las 15, en el mismo escenario. De seguir las inclemencias climáticas desde el Instituto Provincial de Loterías y Casinos (Iplyc) analizan un espacio alternativo, cerrado.
De manera que el amigo de los chicos nació en Caseros, provincia de Buenos Aires, se presentará hoy con su barra: el perro chicho, su amigo el sapo y la bebu muu.La entrada es gratuita, sólo se solicita un alimento no perecedero.

 

¿Qué sentís al volver a presentarte en Posadas?
Me encantó, la última vez recibí mucho amor, devoción y un fanatismo especial. No sólo el que se genera a través de los chicos sino a través de la familia.

 

En el face me dicen “¡volvés a Posadas, no lo puedo creer!”
Sentís que la popularidad que vivís hoy es similar a la de Piñón Fijo años atrás...
Primero te digo, me encanta lo que hace Piñón y lo que logró. Cada uno de nosotros tiene su lugarcito ganado, ojalá algún día podamos compartir un escenario. Lo cierto es que mi vida cambió 360 grados en cuanto a la popularidad, no sé si es mayor o menor que la de Piñón.
Es cierto que ayudabas a tu papá a animar fiestas infantiles
Desde chico, proyectaba películas de Disney y de paso las presentaba y las animaba. Mi viejo nunca me pidió, yo sólo me mandaba y me encantaba, retrocedía  las películas, hacía un poco de presentador. Me encantaba.

 

Y recordas cuál era tu favorita?
En realidad eran fragmentos de películas, Pinocho y esas... Me gustaban todas.
Seguramente muchos te preguntarán si Topa es tu apodo...
Todos me preguntan ‘¿por qué te dicen Topa?’. yo respondo: porque Topa porque es mi apellido.
Mi nombre surgió porque de chico todos me decían Topa o Topita, ahora es mi marca porque justamente es mi apellido.

 

Pensás salir a pensar
Algo voy a hacer, porque muchas veces en las giras no puedo pasear. Mañana (por hoy) me voy a Encarnación.

 

¿Qué te gustaría conocer de Misiones?
Me queda conocer las Cataratas porque la verdad no tuve tiempo, cuando bajé en el aeropuerto de Iguazú no podía creer lo que veían mis ojos, me muero de ganas. También tengo ganas de disfrutar, tengo que elegir como una época del año para conectarme sólo a disfrutar completamente. Me gustaría dejar de ser Topa en un momento.

 

¿Con qué cosas te entretenés en la actualidad?
Me acabo de comprar la play hace una semana, la descubro y la estoy disfrutando un montón. Encargué los juegos, hay uno que es para matar bichitos. Antes no había la inseguridad de estos días y jugábamos a la pandilla, me críe jugando en la vereda, trepando árboles.
Topa asegura que suele involucrarse mucho con su trabajo: "Yo miro todo lo que sea programas para chicos -explica-, traigo cosas de afuera, mi cuñada es maestra jardinera y hablo mucho con ella, me interesa el tema". De todos modos aclara: "En realidad Disney cuida mucho el contenido, el lenguaje, la forma de expresarse, si hay una oración con una mala sintaxis o una palabra mal pronunciada, se vuelve a grabar".

 

 

Un poco de su carrera

A los 12 empezó a estudiar teatro con Esteban Mellino (más conocido como el crispante "Profesor Lambetain"). Fue él quien a las pocas clases, le dijo "tenés que hacer algo para chicos urgente". Y fue así que protagonizó su primera obra infantil El tesoro del pirata Pucho. Después le siguieron otras muchas obras realizadas todas a pulmón, un programa infantil (en los comienzos de la televisión por cable) llamado Tick tack (donde Topa debía ponerse el traje de un muñeco con ese nombre) y otro llamado Cosa de chicos. Una vez terminado el secundario (se recibió de técnico químico) Topa probó otros caminos actorales. Hizo cine (El dedo en la llaga, Sin bandera, Fuga de cerebros) y televisión (Montaña Rusa, Montaña rusa otra vuelta). Hasta que llegó el casting para Disney que lo ubicó como uno de los conductore.