“Sentimos la necesidad de ponernos los pijamas”

Jueves 15 de marzo de 2012
El sábado pasado, con la numerosa delegación de la ópera Martín Fierro que se presentara el lunes pasado, arribó a Posadas Germán “Cóndor” Sbarbati, uno de los dos cantantes que tiene actualmente La Bersuit. El otro es Dani Suárez. Ambos, en la época en que brillaba el líder Gustavo Cordera, eran los coristas e interpretaban ciertas canciones. Pero ha corrido mucho río bajo el puente. Hoy Cordera vive cerca de Punta del Este y sus compañeros están en la ruta con dos grupos, La Bersuit y De Bueyes.
“En un momento sentimos la necesidad de ponernos el pijama, Gustavo quedó en camino y bueno, acá estamos” comenzó contando Cóndor Sbarbati a este diario, a lo que la pregunta inevitable fue: ¿Como es la Bersuit sin Cordera?. “No fue fácil para nosotros, siempre tratamos de poner el mismo ejemplo con un equipo de fútbol: se te lesiona un jugador, o se va uno y hay que rearmar el equipo, tiene que seguir jugando. Con Dani (Suárez) ya veníamos respaldando a Gustavo (Cordera) y en el oficio de cantar mucho antes de que él cantara. Somos todos profesionales en el tema” explica el hombre que en la ópera de Nico Posse y Mono Mazarello interpreta al Hijo de Fierro.
Por más que no es cualquier jugador el que tienen que reemplazar, sino a “Juan Román Riquelme”, el cerebral del equipo, explicó que tanto él como Suárez “somos profesores de canto, con Dani cantamos juntos hace 20 años y casi no necesitamos ni mirarnos. No nos costó por la parte musical ni por la artística sino el rearmar el equipo”.
Sbarbati explicó que volvieron en el Quilmes Rock del 2011, luego de una gira por España y Londres. “Llevamos ya más de 60 shows desde esa vuelta”.
Desde que se disolvió la Bersuit, banda numerosa si las hubo y las hay, los músicos armaron diferentes proyectos. De Bueyes es una agrupación que apareció por necesidad, luego de la disolución de una banda en común: Bersuit Vergarabat. Pero Cordera y Juan Subirá encararon como solistas; Tito Valenzuela en su Banda La Demanda, y el resto Dany Suárez, Osky Riggi, Condor Sbarbati, Pepe Céspedes, más Martín Pomares, quien se sumó al desafío post Bersuit como De Bueyes.
“No hay repertorio que no podamos cantar. No tenemos miedo de abordar ningunas de las canciones de la Bersuit, la gente pide siempre. En De Bueyes hacíamos dos o tres clásicos. Ahora con De Bueyes queremos encarar otra propuesta musical, estábamos más rockeros”.

Nuevo disco
Los nuevos Bersuit acaban de publicar un nuevo disco nuevo. Titulado La Revuelta, son doce canciones producidas por el ex Abuelo Cachorro López. Según la Rolling Stone “los mejores momentos aparecen en las baladas cadenciosas (“No te olvides”, “La serpiente”, “El muelle”, “El motor”), o en el rocksteady pampeano ‘Santa Cecilia’, con Vicentico como invitado. En el plano de la devolución de favores, Andrés Calamaro se abraza a la banda que lo rescató en el luminoso hit etílico ‘Es sólo una parte’. La Bersuit abandonó la etapa escatológica y parece crecer en las voces de sus cantantes más afinados”.
Sbarbati le dijo a El Territorio que la nueva obra “tiene una semana nomás, Cachorro es uno de los productores más grossos del país y el mundo. Le dimos 70 canciones y eligió 13, de las que quedaron 12. Pusimos todo nuestro amor a la música y a los pijamas. Felices de tener este disco y ojalá llegue hace a Misiones pronto. La prensa en Buenos Aires lo comparó con Libertinaje e Hijos del Culo. Este trabajo será presentado el 2 de Junio en el Luna Park”.

Abuelita narradora
Cuando se le consultó a los directores de la ópera Martín Fierro porqué Sbarbati para uno de los personajes, no dudaron en explicitar sus dotes de cantante lírico.
Cóndor Sbarbati, de niño, mamó el folclore y a los 14 años ingresó al coro y apareció lo lírico. “Luego el rock me llevó por otros lares, pero la lírica está en mi desde pequeño y por eso ensamblé en Martín Fierro. Es una Biblia para mí y la música es otra, así que todo cierra. Al Martín me lo leía mi abuela. Así que ya desde los 8 años lo vengo mamando, recuerdo que luego me familiaricé en la escuela”.

Un recuerdo para el Flaco
“El Flaco significó mucho para mi, imaginate que le puse a mi hija Maribel (nombre de una composición de Spinetta), tuve el gusto de decirle que lo quiero y que lo apreciaba, compartí escenarios con él y le pude dar un abrazo. El fue un gran alimento para el alma, un gran vacío en la tierra pero una gran fiesta en el cielo”.