Denuncian violaciones al Tribunal de la Haya

Viernes 2 de diciembre de 2011
Un grupo de mujeres libias se atrevieron a romper los tabúes en una sociedad muy conservadora para contar las agresiones sexuales sufridas bajo el régimen de Muamar Kadafi a los investigadores de la Corte Penal Internacional (CPI), que analizan desde ayer estos delitos.
Un equipo de la CPI llegó el miércoles a Libia para investigar sobre delitos sexuales presuntamente cometidos por partidarios de Kadafi durante los ocho meses de revuelta contra su régimen.
“Estamos aquí para llevar a cabo una investigación sobre delitos sexuales” cometidos durante la revuelta, declaró Jane O'toole, al frente del equipo de la CPI. Y explicó que la investigación abarcaría todos los aspectos de los principales delitos sexuales.
“No investigamos cada delito pero sí aquellos más graves y los principales”, dijo, y añadió que el objetivo también era descubrir quién los ordenó.”Todavía estamos en la fase preliminar”, añadió.
En junio, el fiscal de la CPI, Luis Moreno Ocampo, declaró que los investigadores de la Corte disponían de pruebas de que Kadafi había ordenado violaciones en serie durante la revuelta y distribuido excitantes sexuales, como el Viagra, entre sus soldados.
El equipo de O'toole, que permanecerá en Libia hasta el viernes, participó el miércoles por la noche en una conferencia en la que algunas libias contaron las atrocidades que afirman haber sufrido en manos de responsables del régimen de Gadafi antes y durante la revuelta.
Latifa Mesbah Humayar dijo haber sido violada por funcionarios de Kadafi en 1999 en un orfanato de Trípoli donde creció y pasó buena parte de su vida.
La activista feminista y bloguera Ghaida Tuati habló de su detención, durante tres meses, en la tristemente célebre cárcel de Abu Slim, en Trípoli. Fue encarcelada durante la insurrección contra el régimen de Kadafi, cuatro días después de haberse reunido con él en su residencia de Bab al Aziziya.
“Me reuní con él para hablarle de la violencia contra las mujeres en Libia y dijo: 'Eres una muchacha valiente, y necesitamos muchas muchachas como tú en Libia'. Cuatro días después me detuvieron”, dijo. “Espero que la comunidad internacional nos ayude llevando nuestros casos ante la Corte (Penal) Internacional”, concluyó.