Es icono arquitectónico y será un monumento

Domingo 15 de abril de 2012
A fines del año pasado la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos (CNMMLH) había elevado al Ejecutivo su propuesta de declaratoria de monumento histórico nacional correspondiente a la Escuela Normal nº 1 “Domingo F. Sarmiento” de Leandro N. Alem, (ícono de la arquitectura en tiempos de la Provincialización de Misiones, junto al IPS, y el edificio del Correo), tomando como fuente lo publicado en el Boletín de la Comisión.
En su parte sustancial la Comisión expresó entonces: “Con base a la documentación que entregara en mano la asesora arquitecta (de Misiones) Graciela Kuna, la museóloga Dora López se refirió a este tema durante la sesión del Comité ejecutivo del 10 de noviembre de 2011 y conforme a los valores del edificio - como obra de autor y expresión de modernidad arquitectónica y guardando simetría con otras declaratorias de vanguardia - se acordó y resolvió proponer su declaratoria como Monumento Histórico Nacional. La nota de referencia y fue insertada en enero de este año en el sitio web oficial de la Comisión que difunde los boletines mensuales. En octubre de este año se cumplirán 30 años de la muerte del arquitecto Mario Soto, artífice de la obra, y en este marco y con referencia a la marcha del trámite El Territorio entrevistó a Patricia Ortiz, de la Oficina de Prensa de la Comisión.

¿Cómo es el mecanismo de nombramiento tras una postulación?
Una vez que la Comisión postula un bien o lugar con el voto del Plenario, (instancia cumplida en el caso de la Escuela de Alem) se eleva el proyecto de decreto que debe rubricar la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

¿Saldrá este año? ¿Podrá ser antes de octubre?
“Cuando salga”, ya no depende de la Comisión, sino de los tiempos de la Presidente. Creemos que saldrá en un par de meses, si no surgen dificultades con la documentación del expediente.

¿Cuáles son las implicancias (derechos/deberes) a partir de la nominación por la CNMMLH?
El propietario, en este caso la Escuela de Alem, debe mantener el bien en las mismas condiciones materiales al momento en que lo postuló. De otro modo se estaría burlando la buena fe del pedido.
Como encuadre general le digo que para la Comisión tiene relevancia este tipo de declaratorias porque no sólo incorporan bienes del interior del país, sumando así memoria federal; sino también porque las expresiones de la arquitectura moderna deben engrosar el repertorio patrimonial declarado.

Homenaje a Mario Soto
Las docentes de la Unam, Graciela Kuna y Beatriz Rivero, impulsoras de la propuesta visitaron recientemente la localidad de Alem y aportaron un dato que da cuenta de la sensibilidad de la directora de la escuela que el Día de la Memoria el 24 de marzo pasado, compartió con los alumnos evocaciones sobre la figura de Mario Soto, el arquitecto que junto a Rivarola proyectó la obra, y que murió en 1982, en el exilio español. Asimismo, expresó Kuna: “Cuando estuve en Buenos Aires, pude conversar con la esposa de Soto, Myriam Goluboff - arquitecta, docente en la facultad de arquitectura en España, que actualmente vive en Galicia - y nos recordó que en octubre 2012 se cumplirán 30 años de la muerte, y que por ese motivo la Sociedad Central de Arquitectos de Argentina, prepara un homenaje a Soto, por lo que consideramos oportunísimo si la declaración se obtuviera para esa fecha. Diego Sartori, Intendente de Alem, mostró sumo interés de darle un marco festivo llegado el nombramiento y ofrecimos dar una charla en la propia Escuela para motivar la sensibilización de los alumnos y todos los alemeños, durante este cuatrimestre, charla propiciatoria de lo que vendrá - espero- con una exposición fotográfica, que también sirva para lo de octubre. Interesaremos para que participe también al Ministerio de Educación”.


Al estilo de Le Corbusier
Graciela Kuna, impulsora de este importante logro, explicó detalles. “Esta acción se enmarca en el proyecto de investigación Movimiento Moderno de Misiones,  de la facultad de Humanidades de la Unam, que completa un legajo previamente presentado por la Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica de Santa Fe. El proyecto de investigación aborda el proceso de Provincialización (los años 50) y las obras de arquitectura que le dieron materialidad a aquella empresa. La Escuela de Alem es un icono y fue proyectada por los arquitectos Mario Soto y Raúl Rivarola. Fue construida entre 1957 y 1963. También fueron autores de otras obras importantes en la provincia: las hosterías de San Javier, Montecarlo y Apóstoles, y el Hotel de Turismo en Posadas. Soto y Rivarola,  explicó Kuna, ganan el concurso para el diseño y dirección del Hotel de Turismo de Posadas, y diseñarán también la Escuela de Alem, punto de peregrinación de los arquitectos conocedores de su historia, y que para encontrarla basta llegar a Alem y preguntar por “la Escuela”. La Escuela está implantada a 45º de la trama ortogonal y es un digno ejemplo de cómo los modernistas querían diferenciarse del resto de la historia urbana y generar su propio lenguaje. Los arquitectos se ajustaron a los pilares de estilo del famoso Le Corbusier (planta libre, ventana corrida, fachada despegada y terraza jardín) y mantuvieron el planteo de “estructura independiente” que permitirá cierta libertad interior, algo muy necesario en el caso de un programa arquitectónico dedicado a la educación, y más aún con un pensamiento de los 50. Apelarán a la composición de fachada como telón que tamiza la entrada de sol, conformándose en una síntesis entre la fachada despegada y los parasoles. En el interior se encuentran dependencias como paquetes unidos por el gran techo.  La obra había sido declarada Patrimonio histórico-arquitectónico, cultural y educativo de Misiones en 2005.