Hace 60 años

Sábado 27 de enero de 2018
1956. La Revolución Libertadora presionaba para que Perón abandonara su exilio panameño antes de la Reunión de Presidentes Americanos que se celebraría allí en julio y a la que asistiría el presidente Aramburu. Se movieron las piezas para que en agosto el general pudiera instalarse en Caracas con su compañera María Estela Martínez. Interín Perón sufrió una serie de atentados. 1) El embajador en Venezuela, general Toranzo Montero, había contratado en Tánger a un sicario llamado Jack (un loco que fue y le tocó el timbre al General y cuando lo atendieron dijo: Quiero hablar con Perón porque lo vengo a matar). 2) Suena el teléfono. ¿Usted es Perón? Sí, soy yo. Tengo que hablar con usted porque vengo a matarlo. Bueno, cómo no. ¿Qué quiere hablar conmigo? ¿Puedo hablarle personalmente? Sí. Este Sí de Perón desarmó completamente a Jack que le contó que Toranzo le había adelantado la paga por el crimen. 
1957. La Libertadora lo planeó en Buenos Aires y se lo encargaron a los mismos personajes que trasladaron el cadáver de Evita al cementerio de Milán: el coronel Cabanillas y el sargento Sorolla. Cabanillas, antiperonista fanático, había planeado dos atentados fallidos contra Perón en octubre del 45; ahora le dio una orden a su cómplice: tenía que hacerse pasar por peronista y caer preso; una vez detenido debía fingir una crisis nerviosa para ser trasladado al hospital y de allí fugarse a Montevideo. La noticia del preso peronista fugado comenzó a circular y llegó a oídos de Perón. Sorolla llegó a Caracas y fue a ver al General que lo recibió como a un héroe de la Resistencia. El 25 de mayo debía volar el auto con una bomba. Dijeron los diarios del 28: “una bomba de tiempo conectada a medianoche al sistema de encendido del motor del Opel de Perón, estalló a las 7 y 5 de la mañana del sábado. Voló la tapa del motor del vehículo cuando el chófer iba en busca del ex mandatario. El pequeño carro se incendió a medias". 
1958. En enero Perón abandonó Venezuela, pasó a Santo Domingo. De allí volaría a España. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina