Rosa entre los pilotos

Domingo 20 de octubre de 2013
Rosa Zacowski, Ernesto Grimm y Carlos Deperini son tres pilotos que ejercieron distintas funciones dentro del club, y que hoy con mucho amor y humildad trasmiten sus conocimientos, anécdotas y experiencias a los más jóvenes
Quienes se acerquen a las instalaciones del Aeroclub podrán conocer y compartir con tres personajes históricos, nostálgicos e imborrables de las páginas de la historia institucional. Ellos son Rosa Zacowski, Ernesto Grimm (Ver: Un grito...) y Carlos Deperini.
Los tres comenzaron desde muy jóvenes a frecuentar el ambiente aeronáutico, compartieron gran parte de la historia del club y actualmente alientan al nuevo semillero de la Escuela de Vuelo.
Rosa empezó a los 14 años como mecánica y luego como piloto. Le pidió a sus padres que la llevarán al aeroclub y allí “yo sola empecé”, frente a personas que no tenían fe en su decisión. Ella comenta: “me dijeron que como tenía uñas largas no iba a durar acá. Y después cuando vieron que la Fuerza Aérea me autorizó a ejercer no tuvieron otra que dejarme participar. Después de aeroclub entré en la Dirección Aeronáutica. Trabajaba a la mañana en la dirección y a la tarde en el aeroclub. Y acá también hacía de mecánica y los vuelos al área de frontera”.
El apasionante relato de Rosa continúa: “era la única mujer en ese entonces. Hacía todos los servicios que el avión necesitaba. En especial el entelado del avión. En eso me convertí en especialista. Fui piloto, mecánica y hasta la que lavaba los aviones”.
“Yo lo único que quería era volar. A veces me subía al avión y me iba hasta donde la fuerza del mismo me dejaba, el instructor se enojaba porque decía que seguro algún día me mataba”,  sentencia emocionada.


Un grito desde el cielo
Carlos Deperini empezó a volar en la década del 50. “Ernesto Grimm fue mi primer pasajero y teníamos que ir a Iguazú, con escala en Eldorado para recargar combustible. Los instructores me dijeron que la reconocería porque es una localidad que tiene una calle larga. Pero la mayoría de las localidades eran así. Al  verme perdido, le pedí a Grimm que sacara la cabeza por la ventana y preguntara a los gritos ¿dónde está la pista?” comenta Deperini.
Luego agrega “paramos en Larrague y le preguntamos a un paisano ¿esto qué es? Es Larrague, contestó. A bueno, eso no más queríamos saber”.

:: Notas relacionadas
Época dorada de la aviación misionera
Qué ocurrió el 9 de julio de 1929
Quaranta, el samaritano del aire
“Nos guiábamos por las vías del  tren cuando nos perdíamos”
Aterrizó entre dos plantas de naranja
Llovió plata y nadie  estaba para recibirla
Volar te da la sensación de ser el verdadero dueño del viento
Las grandes tragedias en Misiones
El campeón mundial de vuelo a vela

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina