Advierten un peligroso deterioro y grietas en tramos de la ruta 4

Miércoles 10 de febrero de 2016

Choques, despistes, lesionados y muertos representan parte las crónicas cotidianas en estas localidades. Suelen caratularse como accidentes, aunque muchos vecinos sostienen que se podrían haber evitado estos hechos “accidentales” si la ruta 4, que une San Javier con Santa Ana, estuviera en mejores condiciones y con las medidas de precaución y seguridad. Varias muertes que enlutaron a familias y comunidades enteras se cobró esta realidad y todos los vecinos de la zona coinciden en que la mezcla de una ruta en algunos tramos  en malas condiciones sumado a obras que perjudican aún más esta situación y la imprudencia de los conductores, se transforman en un cóctel mortal que se llevó varias víctimas.
En el acceso a la localidad de Gobernador López, la empresa contratada en su momento por la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) construyó -cuando asfaltó los siete kilómetros que separan a la ruta 4 del poblado- una especie de ingreso que se encuentra justo en el vértice más alto de esa ruta y que pierde total visibilidad para los automovilistas.
Los que viajan en sentido desde Alem a San Javier se encuentran sólo 300 metros antes con una curva, y al salir de ésta ya es inminente la llegada a este sector que se llevó varias vidas. No obstante, este carril cuenta con la ventaja que la cinta asfáltica no lo desvía de su trayecto, sino que para acceder al acceso a la localidad hay que hacerse a un lado a la izquierda e ingresar a una especie de dársena.
Los que transitan desde San Javier hacia Alem tienen una recta de poco más de un kilómetro pero visibilizan el acceso a solo metros, con el agravante que al llegar a unos 50 metros antes del acceso abruptamente un fuerte cordón de cemento desvía de la ruta hacia la derecha, por lo que la falta de visibilidad, la escasa demarcación y la alta velocidad hace que quienes no conozcan el lugar sean propensos a accidentes, que en muchos casos terminan en fatalidad.
Fue en este tramo que días pasado el reconocido médico Juan Fernando Alegre perdió la vida. Por las noches, el peligro aumenta en forma considerable, y por eso los vecinos cuestionan la falta de señalización e iluminación, al observar que puede transformarse en una trampa para más de uno.

Baches y reclamos
A pocos años de su asfaltado concretado en el año 1974, la ruta provincial 4 comenzó a tener problemas de grietas y baches, ya que el terreno extremadamente pedregoso en algunas zonas hace que por debajo de la cinta corra mucha agua y con ella se debiliten las bases y se produzcan rajaduras, roturas y desprendimientos.
A poco kilómetros del acceso a la ciudad de Alem, se visualizan los mayores inconvenientes y en la zona de la curva conocida como Kaleprenneer o el acceso a Picada León, los grandes baches u hundimientos son moneda corriente que en algunas ocasiones son solucionados provisoriamente tapando los agujeros con cemento y otros materiales, pero que a  las pocas semanas ya ceden a la fuerza de la naturaleza y el peso de la gran cantidad de tránsito pesado que circula sobre ella y vuelva a lo mismo. Desde el gobierno se viene anunciando el reasfaltado de esta arteria tan importante para acceder al puerto de San Javier, donde se concreta la gran mayoría de las exportaciones de cebolla, ajo, mijo y otros.

Obras paradas
La ruta 225, que une la ciudad de Alem con la ruta provincial 103, fue cortada luego de las últimas inundaciones del mes de noviembre por haberse desprendido su cinta asfáltica a la altura de un alcantarillado y por ello el jefe de la Unidad Regional 8 de la Dirección Provincial de Vialidad, Juan Carlos Jungengel, resolvió la clausura y dijo en ese momento, “en cuestión de días estaremos solucionando esto”.
No obstante las semanas pasaron y el único trabajo que se realizó en la zona fue la puesta de carteles que pretenden impedir el paso de los vehículos, aunque por el olvido los propios vecinos van corriendo los mismos y tanto motos como otros vehículos comienzan a utilizar la zona, pese al peligro que significa que el asfalto se podría hundir en cualquier momento.


Un relevamiento actual refleja la preocupación de los habitantes
DOS ARROYOS. En el mes de junio del año pasado a la altura del kilómetro 28 de la ruta 4, dos docentes del BOP 55 -que se encuentra a dos kilómetros de ese lugar - perdieron la vida al chocar de frente con otro vehículo que se cruzó de carril y la alta velocidad hizo que tanto las educadoras como el chofer del auto -que las impactó- murieran en el instante.
Este accidente enlutó a la toda la comunidad educativa de la institución educativa e hizo que los alumnos de la misma realizaran un estudio de campo dando números alarmantes. Surgió que más del 90% de los encuestados manifestó haber vivido algún tipo de incidente vial en los últimos 5 años.
De este número también resultó que el 60% debió soportar pérdidas humanas de algún familiar, vecino o allegado a la familia.

Nuevo edificio
Con el aumento de accidentes se aviva en esta localidad la preocupación ya que se está terminando de construir el nuevo edificio del Bop 55, a solo 500 metros de donde funciona hoy compartiendo con la Escuela 79.
Esta nueva construcción, en un terreno donado por el vecino Mario Ramírez, se está ubicado al final de una cerrada curva que posee escasa visibilidad.
Se puede constatar el acceso a la nueva escuela, cuando se está a menos de 150 metros y teniendo en cuenta que los autos no viene a menos de 130 kilómetros por hora. Por eso ya se plantea el peligro que representaría para la comunidad educativa, de no mediar alguna solución antes de su inauguración.


Reclaman la reparación de caminos en Pozo Azul
SAN PEDRO.  Familias asentadas en el kilómetro 80 del paraje Tres Vueltas de la localidad de Pozo Azul vienen reclamando la reparación y mantenimiento de los caminos rurales para entrar y salir de sus chacras.
El pasado 25 de enero las familias realizaron un corte en la ruta 217, reclamando al Municipio de San Pedro, soluciones a los problemas de caminos, luz y agua. Ese día, el intendente Miguel Ángel Dos Santos y el secretario de administración de la Comuna, Marcelo Arguello, firmaron un acta de compromiso que el trabajo comenzaría esta semana.
Los pobladores denuncian que los caminos son intransitables, que nunca llegó la luz ni el agua, ni el resto de los beneficios prometidos y anunciados. Contaron que la escuela a la que asisten los niños de la zona tiene pozo perforado; pero no funciona por falta de energía.
En la nota firmada se habían comprometido las vecinos a colaborar para la limpieza de los laterales del camino. Cabe destacar que, la mayor preocupación es el inminente inicio del ciclo lectivo 2016, para lo cual solicitaron el acompañamiento de toda la comunidad.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina