Navidad y Año Nuevo: claves para un menú adecuado al calor

Martes 24 de diciembre de 2019 | 16:30hs.
Los argentinos, como dijo Borges, “son hijos de los barcos”. Con esto quiso graficar que muchos habitantes del país tienen ascendencia europea, sobre todo italiana y española, con todo lo que esto conlleva.

Una de esas consecuencias son las costumbres navideñas, entre las que se destacan la tradición de armar el arbolito y festejar la Nochebuena con platos que preparaban las abuelas… muchas de ellas del "viejo continente".

Sucede que esas preparaciones estaban pensadas para Navidades blancas, cubiertas de nieve, con temperaturas que rondaban la escala negativa del termómetro. Pero a esta altura del año en gran parte de la Argentina suele hacer muchísimo calor.

No es raro ver las mesas cubiertas de pavo relleno, lechón adobado, puré de manzana caliente, mazapán y una parva de chocolates y frutos secos cuya sola idea de ingerir esta combinación con 30°C basta para desmoralizar al glotón más empedernido.

Entonces, ¿cómo celebrar las Fiestas sin faltar a la tradición, pero sin caer en los indigestos clichés culinarios? 

#1. Poco alcohol.

Tomar vino tinto a temperatura ambiente no es la mejor idea. Es mejor contar con jarras provistas de abundante agua, jugos naturales, y en caso de que se quiera beber, cervezas frías, vino espumoso o cocktails ligeros con baja graduación alcohólica, como el Spritz.

#2. Platos livianos.
Las ensaladas combinadas con frutas van muy bien, al igual que los ceviches de verduras (como los aguachiles mexicanos). El pescado, prestando especial atención a la cadena de frío, también es una opción. Un pacú a la parrilla, por ejemplo.

Conviene obviar las carnes pesadas, harinas y frituras; como también no excederse en las porciones. Trabajar con productos frescos y ricos, de estación como ciruelas, cerezas, higos y damascos. Combinar las ensaladas con pollo frío y pescados con duraznos, queso de cabra, menta y rúcula. También se puede preparar terrina de lentejas y cilantro, la mousse de atún o los duraznos y ciruelas en almíbar con mousse de queso.

#3. Frutas.
Para coronar la comida, no hay nada mejor que una buena ensalada de frutas de estación, bien fresca, sobre todo ahora que comienzan a llegar las frutas de carozo, pulposas y en su mejor estado: ciruelas, duraznos y cerezas son algunas de ellas, que además tienen colores navideños, igual que las frutillas y arándanos.

Con un poco de creatividad, incluso, pueden usarse como decoración en la mesa navideña.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina