Menor ratificó en Gesell que fue abusada por el soldado Carlos Villar

Viernes 29 de noviembre de 2019 | 06:00hs.
Villar está detenido hace más de un mes, cuando hallaron asesinada a Vilma.
Carlos Cardozo

Por Carlos Manuel Cardozo fojacero@elterritorio.com.ar

La situación procesal del soldado Carlos Luis Leandro Villar (20) se vuelve cada más comprometida a medida que las autoridades del Juzgado de Instrucción Tres de Puerto Iguazú avanzan sobre las medidas de prueba que lo señalan como un presunto violador serial y femicida.
Es que, según detallaron fuentes ligadas a la investigación, el acusado de matar a Vilma Mercado fue señalado ayer en Cámara Gesell por una menor que lo denunció por violación. Este testimonio se dio en el marco de la instrucción de una causa en la que fue imputado hace unos días. 
La joven fue atacada el 11 de octubre - dos semanas antes del femicidio de Vilma - en el mismo lugar del crimen y bajo el mismo modus operandi. Sin embargo, el expediente se abrió días después del hallazgo del cadáver de Vilma, ya que en su momento no había mayores elementos en los que avanzar. 
Como viene informando este medio, en la presentación policial la menor contó que caminaba por una avenida cuando se acercó un hombre en moto y la obligó a subirse al rodado amenazándola con un cuchillo. 
La adolescente recordó que el desconocido la llevó hasta el monte donde ocurrió el crimen de Vilma y allí comenzó a maniatarla y a colocarle la cinta en el rostro. Afortunadamente pudo aprovechar un descuido del agresor y logró escapar hacia la ruta semidesnuda. Allí logró pedir ayuda y luego fue asistida por la Policía. 
La joven de 16 años es correntina y en su momento señaló que estaba bajo los efectos de estupefacientes. Sin embargo, en la víspera dio más detalles que implicaría seriamente al acusado, ya que detalló que su agresor llevaba una mochila del Ejército cuando la abordó. 
También dijo que se movilizaba en una Honda Titán, la misma moto que utiliza el joven. Sin embargo, se detalló que refirió que era de un color distinto al del vehículo de Villar.

Reconocimiento
Luego de la audiencia Villar fue sometido a una ronda de reconocimiento, donde la menor lo señaló como su agresor. Sin embargo, la denunciante aclaró que ya lo había reconocido como su atacante cuando vio sus fotos en las redes sociales, una vez que se conoció el femicidio de Vilma. 
Fuentes ligadas al proceso manifestaron que los pasos a seguir serán convocar a las personas que la asistieron esa noche del 11 de octubre y además aún están pendientes las pericias a las cintas utilizadas en ambos hechos para confirmar que sean las mismas. 
Además de esta causa, Villar está acusado por abuso sexual con acceso carnal y femicidio en la causa que investiga la muerte de Vilma, lo que podría valerle una pena a prisión perpetua. En ambas indagatorias decidió abstenerse de declarar, como lo ampara su derecho. 
Vilma Mercado fue vista por última vez el miércoles 23 de octubre en horas de la noche cuando salió de su vivienda en el barrio Las Orquídeas de Iguazú. Al día siguiente, y tras llevar varias horas sin dar señales de su paradero, la mamá de la joven decidió realizar la denuncia ante efectivos de la Seccional Segunda. 
A partir de averiguaciones con el círculo íntimo de la muchacha, más precisamente un grupo de compañeras de colegio, se pudo establecer que Vilma había comentado en un grupo de WhatsApp que la noche del miércoles debía encontrarse con un chico, aunque no dio nombres ni detalles de con quién sería. 
Tras analizar los registros del servicio de mensajería instantánea se pudo corroborar que la chica se conectó por última vez cerca de las 00.05 del jueves. Luego, y tras tomar distintas testimoniales, los investigadores llegaron hasta el soldado voluntario Carlos Luis Leandro Villar (20), quien en primera instancia declaró como testigo, pero al caer en algunas contradicciones en su relato fue demorado por los efectivos. 
Horas más tarde, durante un allanamiento en su vivienda, los pesquisas encontraron otros elementos que terminaron por confirmar las sospechas que recaían sobre él. 
El peor final se terminó confirmando en horas de la tarde del viernes 25, cuando se produjo el hallazgo del cuerpo. El cadáver fue encontrado durante una serie de rastrillajes realizados por los especialistas de la Dirección Homicidios, quienes fueron convocados por el juez Brites para trabajar el caso.
El cuerpo estaba en una zona de monte ubicado al costado de la ruta nacional 12, en cercanías a una antena repetidora de televisión y a unos quince kilómetros del casco urbano de la ciudad. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina