Mauricio Lange, el misionero en la carrera espacial argentina

Domingo 14 de octubre de 2018 | 01:30hs.
Esteban Bueseck

Por Esteban Bueseck interior@elterritorio.com.ar

Hace 14 años, Mauricio Lange (42) estuvo “en el lugar indicado”, tal cual él lo describe. A fines de los años 90 había dejado su Leandro N. Alem natal para ir rumbo a Córdoba tras el sueño de ser ingeniero en electrónica en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). Apenas recibido comenzó a trabajar en varias empresas, principalmente en la automatización industrial.

“Mientras trabajaba en una de esas empresas llegó gente de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) buscando una solución para la ingesta de datos de satélites, eso fue en el año 2004. Ahí conocí la Conae y fue un flash, porque una vez que uno conoce el ámbito aeroespacial, se enamora”, dijo en diálogo con Radioactiva 100.7

“Desde ahí empecé a trabajar en distintos proyectos”, manifestó el ingeniero responsable del desarrollo del segmento terreno en el recientemente lanzado Saocom 1A.

“Armé todo lo que es infraestructura computacional y los programas de software que se usan para el control del satélite desde los distintos lugares, tanto en Córdoba como en el resto del mundo. Una vez que el satélite se lanzó, pasé a formar parte del equipo de ingeniería que valida que todo el sistema compuesto por satélite y estaciones terrenas sirva para lo que fue diseñado”, expresó.

“Desde ahora en adelante mi trabajo es que el sistema funcione a la perfección para darle un servicio tanto al usuario individual como al usuario institucional, ya sea el Inta, el Servicio Meteorológico u otros actores nacionales e internacionales, para recibir los datos científicos de humedad del suelo que hacen falta”, añadió.

Ahora la Conae trabaja para poder recibir las 225 imágenes diarias que transmitirá el Saocom, para satisfacer 20 mil pedidos por mes. “Son unos 30 gigabytes de datos por cada contacto que realiza con alguna antena, no sólo la de Córdoba. Esto es, unos 223 gigabytes por día y cinco petabytes en cinco años”, explicó Lange, responsable de operaciones. El Saocom 1A será un instrumento clave para analizar la humedad del suelo, una variable imprescindible para la principal actividad económica de Argentina: la agricultura.

El trabajo sigue
Saocom (Satélite Argentino de Observación con Microondas) se compone de dos satélites de observación terrestre de la agencia espacial de Argentina. La misión consiste en la puesta en órbita del Saocom 1A y Saocom 1B, básicamente similares que conformarán una constelación, por la necesidad de obtener la revisita adecuada. De momento, el primero de los dos ya está en órbita desde el 7 de octubre pasado.

“Pero todo lo que hicimos nosotros está pensado para dos satélites que van a permitir tener mayor capacidad de respuesta en tiempo y de cobertura espacial”, detalló Lange, al tiempo que señaló que el Saocom 1B “ya está en fabricación hace tiempo y la idea es que se lance en 2020. Con eso se completa la constelación Saocom 1, que junto con cuatro satélites italianos forman una constelación mayor que se llama Siasge (Sistema Italo Argentino de Satélites para la Gestión de Emergencias)”.

Consultado sobre si planea trabajar fuera del país, sostuvo: “En la Conae estamos a la par de otras organizaciones espaciales, trabajamos con la ASI, que es la Agencia Espacial Italiana como socios en este emprendimiento y laburamos a la par. De hecho, tenemos nuestros propios procedimientos y estándares, así que la idea es seguir haciendo carrera en nuestra agencia nacional. Uno no apunta desde acá irse a otra agencia, sino que esta es primera a nivel mundial junto con las otras que hay, como la Nasa o la Agencia Europea”.

Remarco que “como en todos los ámbitos del país, tenemos complicaciones pero esperamos que ahora, con el éxito de la misión, eso demuestre que es importante seguir apostando e invirtiendo en el ámbito científico argentino”.

“Cuando empecemos a sacar las primeras imágenes, será un hito muy importante, el uso del sistema trae gran impacto económico para el país. Hay una parte muy importante que empieza ahora con el uso de todos los sistemas. Las imágenes van a mejorar la calidad de vida de los productores misioneros y de todo el país”, valoró.

Fiesta en Alem
El lanzamiento al espacio del Saocom 1A tuvo su contenido de emoción singular en Alem, donde vive Blanca Esteche, maestra jubilada y madre de Mauricio. El profesional es el mayor de tres hermanos y cursó sus estudios primarios en la Normal 1 para luego recibirse de técnico electromecánico en la Epet 9, de donde emigró a la UTN. Blanca recibió a El Territorio en la casa donde vivió su infancia y juventud Mauricio y contó con una lágrima de nostalgia: “Desde pequeño su pasión por la mecánica y desarmar cosas se evidenciaba. Dibujaba cohetes y máquinas hasta sobre las paredes”.

Los años de primaria vieron crecer al joven transitando las aulas de la Normal, pero la pasión ya estaba definida a sus 12 años, por lo que ingresó a la Epet 9.

Apenas comenzaba a leer, “ya nos pedía las revistas que salían en esa época de mecánica, computación y recuerdo que cuando tenía 10 años le compramos su primera computadora. Lo primero que hizo fue desarmarla de punta a punta para investigar”, relató la madre, que en aquel momento mostró su enojo al ver eso, pero ya la pasión dominaba cualquier razón y el niño la pudo armar y usar para seguir avanzando en modelos.

Una pasión hecha realidad.

Con la información de corresponsalía Leandro N. Alem

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina