Matias Skromeda: “No costaba nada frenar y dar la cara luego de abandonar a mi hermano”

Martes 3 de diciembre de 2019 | 00:00hs.
Agustín Mazo

Por Agustín Mazo fojacero@elterritorio.com.ar

Mientras se espera que sea citado a declarar el soldado voluntario de la Fuerza Aérea de 21 años que el domingo por la madrugada atropelló y abandonó en grave estado de salud al motociclista Javier Skromeda tras una colisión en el cruce de las avenida Rademacher y Comandante Rosales, la familia de este último continúa de cerca la evolución del herido. Y en relación a esto, trascendió ayer que continúa internado en terapia intensiva del hospital Ramón Madariaga bajo estricto monitoreo médico.

Según pudo averiguar este medio en base a fuentes vinculadas a la investigación, el hombre de 37 años que trabaja como motomandado para una pizzería local no tiene riesgo de muerte, aunque sí deberá pasar por el quirófano en las próximas horas para una intervención en una de sus piernas, producto de las severas lesiones que tuvo tras protagonizar la fuerte colisión con el Renault Clio.

Cabe recordar que el automóvil era conducido por Kevin Ezequiel I., quien permanece detenido desde el domingo luego de dar positivo en 0,42 el test de alcoholemia y que según informó la Policía de Misiones fingió el robó del vehículo para desligarse de la responsabilidad del accidente. 
Fuentes judiciales confirmaron que por el momento el soldado está acusado de lesiones graves en accidente de tránsito, y se prevé que en el transcurso de la jornada de hoy sea trasladado al Juzgado de Instrucción Uno para declarar ante el magistrado Marcelo Cardozo.

En dicha instancia se espera que pueda contar su versión de los hechos o, de lo contrario, optar por negarse a declarar. 
Además se espera que en lo que resta de la semana sean llamados a brindar testimonial Gerardo G. y Santiago A., los dos jóvenes que viajaban como acompañantes dentro del Clio y que también fueron testigos del encontronazo entre los dos vehículos.

Fue justamente el primero de los nombrados quién negó la versión del robo dada a los investigadores por el conductor y que a su vez apuntó como responsable de la huida al joven soldado. 

“No recuerda nada”

Parte de la familia de Javier se trasladó inmediatamente a la capital provincial desde Comandante Andresito, localidad de donde es oriundo el motociclista, una vez enterados de la grave colisión.

Los primeros en llegar al hospital Ramón Madariaga fueron Matias Skromeda y Delifina Antúnez, hermano y madre respectivamente del herido. 
Una vez terminado el horario de visita del mediodía, y a la sombra de uno de los árboles del espacio verde del parque de la salud, madre e hijo dialogaron unos minutos con El Territorio y dieron detalles sobre el estado de salud del trabajador.

“Tiene una lesión en la pierna, tibia y peroné. Además tiene lastimada la cadera por un fuerte golpe y tiene fractura de brazo derecho y otros golpes. Ahora sigue estable y hay que esperar a que evolucione por el tema de los pulmones”, comentó Matías quien desde el domingo a la mañana recorre toda la ciudad en busca de datos del accidente.

“Yo cuando lo vi ayer a la mañana (por el domingo) estaba muy sedado, vos le hablabas y se dormía. Me preguntó por la moto, por el celular de él y me preguntó que había pasado. Él no se acuerda de nada, yo le pregunté a él cuando se despertó por lo que pasó y nada”, añadió el familiar que gracias al llamado telefónico de una tía se enteró de lo sucedido.

Según comentaron los entrevistados, Javier tiene tres hijas pequeñas y llevaba apenas pocos meses cumpliendo funciones como motomandados ya que semanas antes había quedado sin trabajo. 

Indignación

Por otra parte, Bronca fue la palabra que utilizó Matías para describir la sensación que recorrió su cuerpo al enterarse de la actitud que tuvo el soldado luego del accidente. “No costaba nada frenar y dar la cara luego de abandonar a mi hermano y hacer la boludes que hizo después. Decir ‘fui yo, me equivoqué y quiero saber cómo está’, pero no tuvo interés y eso te da bronca”, agregó enojado el joven.

También comentó que ahora su hermano no podrá trabajar por varios meses y que una vez que se recupere de sus curaciones deberá volver a buscar trabajo y comenzar de cero.

Por su parte, la madre del accidentado indicó que según le manifestaron los médicos, Javier tiene para dos o tres días más en terapia intensiva, todo supeditado a como evolucionan los pulmones que fueron uno de los órganos más afectados tras el accidente. 
“El golpe que tiene en la cabeza es muy fuerte, el ojo tiene muy cerrado y no se acuerda si era su último pedido o no el que debía entregar o si iba a su casa”, añadió Delfina.

“Yo espero que se recupere pronto. Él tiene una cirugía para hacerse y va llevar clavos y va llevar varios meses de recuperación y kinesiología. Por la forma en la que quedo el auto iba a gran velocidad rápida”, comentó la mujer. 


En cifras

0,42

Según informó la Policía, el examen de alcoholemia realizado a Kevin Ezequiel I. (21) dio positivo en 0,42 gramos de alcohol en sangre.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina