Más de 100 padres incumplen con la cuota alimentaria de sus hijos

Miércoles 13 de noviembre de 2019 | 06:30hs.
Los menores, principales afectados en medio de la disputa. | Foto: Natalia Guerrero

Por Esteban Bueseck interior@elterritorio.com.ar

Por ley en la provincia se deben publicar de forma online y con una actualización mensual el nombre y dirección de los alimentantes morosos, es decir, quienes deben la cuota alimentaria de sus hijos.
Según establece el marco normativo, es función del Registro Público de Alimentantes Morosos la integración de un listado “con la individualización de todas aquellas personas que incumplieren su obligación alimentaria, cuya inclusión fuere ordenada por los jueces competentes de las distintas circunscripciones judiciales de la provincia, en virtud de sentencia firme”, sostiene la ley provincial 3.615 de creación de ese inventario.
La ley data de 1999, pero la individualización y publicación de los morosos recién comenzó a hacerse efectiva en los últimos años.
En ese marco, y hasta septiembre pasado, último dato disponible, había en la provincia 119 deudores: 117 hombres y 2 mujeres de distintas localidades de Misiones.
“Estar en el registro significa no cumplir con la cuota de alimentos, siempre y cuando esa cuota esté fijada y establecida judicialmente a través de un acuerdo homologado, al que se haya llegado por acuerdo de partes o que el juez haya fijado una cuota a través de una sentencia y esa sentencia se encuentre firme y que esa persona no cumpla o adeude total o parcialmente dos cuotas de alimentos, que pueden ser consecutivas o no, dentro de un período que no sobrepase un año calendario”, explicó a El Territorio la abogada Carolina Malla.
Estar dentro de ese registro público implica una serie de consecuencias para el deudor.
“Para el moroso significa no poder ocupar ningún cargo público, de ninguna naturaleza, en ninguno de los tres poderes del Estado, ni cargos electivos”, específico Malla.
El Tribunal Electoral de la Provincia no podrá proceder a la proclamación de candidatos a cargos electivos sin la previa verificación de que la persona no se encuentra incluida en el registro. En caso de verificarse la inclusión del candidato o candidata en el registro, se suspenderá su proclamación hasta tanto acredite su baja en el mismo, aclara la letra de la ley.
“Y también se establece que esa persona no puede ser contratista del Estado y no se le pueden renovar licencias como las de conducir”, agregó la especialista en derecho de familia.
Además comparó que en otras provincias se es más tajante y hasta las Cámaras de Comercio o entidades crediticias adhieren a la normativa, lo que le impide la otorgación de créditos.
Consultada sobre si figurar en el registro significa algún tipo de restricción para el moroso en el contacto con su hijo, la especialista del derecho aclaró: “No se puede restringir la comunicación o contacto por el hecho de adeudar cuotas alimentarias. Se trata de cuestiones independientes, no es que porque no paga la cuota se puede decir ‘ah bueno, entonces no te los llevás o no los visitás’, eso no es correcto ni legal, porque son cosas diferentes”.

Deber dual
Por otro lado, aclaró que el deber de alimentos para con el menor es de ambos progenitores. “El Código Civil dice que ambos tienen el deber de contribuir a la alimentación de sus hijos con una cuota adecuada que signifique la satisfacción de la vestimenta, la alimentación, la recreación, los gastos educativos, etcétera. Pero en realidad por lo general es la madre quien detenta el cuidado, o por ahí tienen un régimen compartido pero pasan más tiempo con la madre o pernoctan con ella, y se supone que ella también cumple una labor en especie y esa labor tiene un valor económico”, sostuvo.
Y siguió: “Si gana un sueldo ella también tiene que contribuir a esos alimentos, pero también esas tareas que hace la madre, al estar más tiempo con el menor, tienen una valoración económica y por eso la madre contribuye en menor cuantía”.

Trabajo registrado o en negro: cómo se hace el cálculo

Si bien la mayoría son hombres, en el registro también puede haber mujeres. En este punto, la abogada de Familia, Carolina Malla, indicó en diálogo con este medio que “por lo general son todos hombres porque la mayor parte de las veces, sobre todo cuando el niño o niña son muy chicos, el cuidado personal es exclusivamente de la madre, pero no quita que pase lo contrario porque los dos tienen el mismo deber alimentario”.
En otro punto de la charla comparó cómo se hacen los descuentos de la cuota alimentaria cuando el alimentante trabaja en relación de dependencia y cuando no es así, cuando trabaja en negro o es monotributista.
“Cuando tenés un sueldo fijo el descuento es directo, el juzgado ordena al empleador descontar. Y ese descuento se hace sobre el sueldo bruto menos los aportes obligatorios de ley que son para jubilación y obra social, salvo que las partes hayan acordado otra cosa, como tomar el neto del salario”, contó.
Ese dinero descontado del salario del alimentante “va a una cuenta judicial que le pertenece a la madre, es una cuenta inembargable y gratuita en el Banco Macro, la cuenta subsiste hasta que el alimentado alcance la mayoría de edad”.

Blanco y negro
Y comentó cómo se hacen los cálculos de la cuota: “Cuando se fija un porcentaje, en alguien que tiene un sueldo fijo en relación de dependencia, ahí no hay problema porque se fija un 18% del salario por un hijo; por dos un 30%, por ejemplo, más o menos eso es lo que están fijando los juzgados en Posadas. Ahí no hay problema porque cuando sube el salario, sube la cuota. Pero cuando no tiene un ingreso fijo, lo que se está haciendo ahora es establecer un porcentaje en función de la variación del Salario Mínimo Vital y Móvil, que actualmente es de $16.875”.
En ese marco insistió: “Trabajar en negro no significa que no debe pagar una cuota de alimentos; siempre el juzgado va a establecer una, pero se presenta el problema del incumplimiento, de que muchas veces como no hay forma de acreditar estos ingresos porque hace changas o está inscripto como monotributista, salvo que se trate de un profesional liberal. Entonces aparece este problema donde el cumplimiento depende de esa persona casi en forma exclusiva y ahí es donde lamentablemente no hay otra cosa por hacer”.
Precisamente, la economía informal, o sea los pagos “en negro”, totales o parciales, son uno de los modos habituales de incumplir la obligación de dar alimentos o de cumplirla en menor medida de lo que correspondería hacerlo.
La salida del registro se da solo cuando el moroso salda su deuda, pero no es automática dado que se debe pedir una nota solicitando el libre de deuda alimentaria, “pero hasta que el juzgado no informe que esa persona pagó no le van a dar el certificado, en definitiva, se necesita un oficio para dar la baja. Así como se ingresa con un oficio del juez, se sale con un oficio del juez. Lo que no quita que después pueda volver a estar en mora e ingresar nuevamente”. 

En cifras

$16.875

Por lo general, sobre esa base de salario mínimo se realiza el cálculo de la cuota alimentaria para trabajadores en “negro”.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina