María Ovando irá a juicio acusada de consentir abusos de su hija y su nieta

Sábado 9 de noviembre de 2019
Ovando fue absuelta en 2012.
María Ramona Ovando (46), mujer que fue juzgada y absuelta por la muerte de su hija de 3 años en noviembre del 2012, irá nuevamente a juicio acusada de consentir los abusos de una nieta y una hija en su casa de Eldorado. La denuncia se hizo en 2015 y Ovando fue señalada por cobrar cada vez que ultrajaban a las menores. 
Por el caso, también irán al banquillo Marcos Iván Laurindo (23), pareja de Ovando, y Lucas Sebastián Ferreira (23), quien era amigo de ambos. Según pudo saber El Territorio, fue fiscal de Instrucción Dos de la Capital del Trabajo, Bibiana María Alderice, quien realizó el requerimiento formal para que se eleve a juicio la investigación. 
Ovando está acusada de abuso sexual con acceso carnal doblemente calificado y abuso sexual gravemente ultrajante para la víctima doblemente calificado en calidad de partícipe primario, puesto que la Justicia considera que “tenía la obligación -no solo moral, sino también legal- de actuar en defensa de la integridad sexual de su hija y nieta, a quienes debía contener y resguardar”. 
A Laurindo se los acusa de los mismos delitos, pero en calidad de autor, mientras que Ferreira está señalado por ser el autor de abuso sexual con acceso carnal.  
Si bien no hay precisiones de cuándo ocurrieron los hechos, se sabe que las víctimas tenían entre 6 y 9 años y 5 y 6 años. Las mismas ratificaron los padecimientos que sufrieron en audiencias de Cámara Gesell, siendo contundentes al señalar a los  responsables y describir donde ocurrieron los abusos. 
La pareja de Ovando habría abusado de la nieta de la mujer - la mayor de las víctimas - en reiteradas ocasiones, mientras que manoseaba sistemáticamente a su hija. También se describe un caso de violación por parte del tercer acusado, en perjuicio de la mayor de las víctimas. 
La presentación que dio inicio a esta investigación la realizó la bisabuela y abuela paterna de las víctimas, Vualda Godoy, quien se había quedado entonces con la custodia de las menores por una serie de denuncias por malostratos y abandono de persona.

Denunciante
 “Apenas llegó conmigo, la más grande me confesó -sic-  lo que venían haciendo desde hace un tiempo su padrastro y el cuñado de Ovando”, expresó con lágrimas en los ojos Godoy, en una entrevista a El Territorio publicada el 8 de mayo de 2015, dos meses después de que se presentará ante la Justicia. 
Respecto de los hechos denunciados, Godoy también sostuvo que sus nietas le contaron que Ovando siempre estuvo al tanto de las vejaciones que ellas sufrían. La abuela recordó que en una oportunidad, su nieta más grande le relató que “una vez le contó a su mamá lo que pasaba pero ella le dio una cachetada y luego nunca más les dijo nada”.
En octubre de 2014, Ovando ya había sido denunciada en la Comisaría de la Mujer de Eldorado por supuesto “abandono de personas agravado por el vínculo”. La presentación en ese entonces fue radicada por una docente de la Escuela 858 Héroes de Malvinas, quien relató que las menores habían ido a clases en “total estado de abandono, con hambre y víctimas de maltrato”.

El primer juicio
Sin embargo, el hecho que más repercusión tuvo fue el de la muerte de su hija de 3 años, a causa de un cuadro de desnutrición y por el cual llegó a juicio imputada por abandono de persona en 2012. El proceso fue seguido entonces por diferentes organismos de derechos  humanos y colectivos feministas, quienes pelearon por su absolución por considerar un caso de criminalización de la pobreza.
María Ovando es analfabeta y entonces se determinó que vivía en condiciones de pobreza extrema junto a sus doce hijos en Colonia Delicia. El día de la sentencia, el 28 de noviembre del 2012, la sala de audiencias estaba abarrotada e incluso llegaron medios otras partes del país. 
El Tribunal Penal Uno, compuesto por los jueces Atilio León, Lyda Gallardo y el subrogante , Juan Carlos Sosa decidieron su absolución sin hacer lugar a la solicitud del fiscal Federico Rodríguez,  quien había pedido una condena de 5 años de prisión. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina