Marco Pintos, arte y oficio de escultor

Sábado 13 de abril de 2019 | 01:00hs.
Marco Pintos heredó de su madre el arte y oficio de escultor. Desde niño veía cómo iban tomando forma los distintos materiales. Aprendió los nombres de las herramientas y sus usos, con el paso de los años fue perfeccionándose y creciendo en conocimientos y experiencia.
En charla con El Territorio, el reconocido artesano montercarlense contó que se dedica ciento por ciento al trabajo de la madera y que la confección de esculturas es su profesión y su estilo de vida.
Pintos destacó que fue a los 18 años cuando decidió que el arte sería su camino. Comenzó a tallar la madera, tomando el oficio de Ana María Bogado, su madre.
“Ella confeccionaba santos, adornos a pedido, también hizo los cetros de las reinas de la flor y de la orquídea”, relató, y esos saberes los transmitió a su hijo que con un don natural se dedicó a esculpir figuras.
“Allá por el 99 comencé a tallar la madera, un oficio que aprendí de mi mamá, y ella un día me dijo que ya no iba a seguir haciendo ese trabajo, así que comencé; yo no me formé en ninguna escuela o taller, aprendí de lo que veía de mi madre y de ahí en más me fui perfeccionando, capacitando, como que ya tenía incorporado eso”, describió sobre su labor.
Y agregó: “Es algo que llevaba en la sangre, cuando comencé a trabajar la madera era algo que se daba muy natural. Fui perfeccionando la técnica y dándole mi plus. Tengo obras propias y otras que son por pedido, pero siempre trato de plasmar lo que la persona quiere y algo mío, es una síntesis”.
Hace unas semanas finalizó un mural en madera de unos cinco metros.
“Era un encargo de una persona de San Antonio, en homenaje a los Caídos en Malvinas”, refirió. También es el autor de imágenes de Jesucristo. “Son imágenes bastante importantes en tamaño, de 1, 60 metros, una está en una iglesia de Paraguay y otra en Posadas y una escultura de un 1,80 para una capilla de Campo Viera”.
El artista remarcó que prefiere trabajar con madera dura pero “cada vez es más complicado conseguir la materia prima”.
Consideró que las obras de grandes dimensiones son “un desafío que me gusta emprender”.
“En general me dedico a obras grandes y vivo de lo que vendo, en ocasiones continuar un proyecto tiene sus dificultades, pero hay que seguir y terminar un trabajo y entregarlo es una satisfacción”.
Agregó: “La talla es mi trabajo y soy un agradecido porque todas las obras son artísticas, mis mayores compradores son personas del Paraguay o de otras localidades de la provincia”.
Una característica distintiva de las obras de Pintos, además de la utilización de madera dura (casi siempre) es que en el proceso de confección se ayuda mayormente de herramientas manuales.
“Es artesanal paso por paso, los cortes principales son con tronzadora para sacar lo mejor de la madera. Para el desbastado y perfilado utilizo hachas o escoplos. Para los detalles trabajo con gubias, formones y cuchillos”, enumeró.
Para saber más en Facebook: Marco Gustavo Pintos.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina