Marcha de los días: Arrancó la campaña del miedo al otro

Domingo 14 de julio de 2019 | 05:00hs.
El cronograma electoral indicaba que el 7 de julio era el día en el que se podía comenzar la campaña electoral de cara a las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (Paso). Los dos espacios mayoritarios, Juntos por el Cambio y el Frente de Todos, no perdieron tiempo y esta misma semana comenzaron a poner sobre la mesa todas las fichas que piensan jugar para lograr inclinar la balanza en su favor.
Por lo mostrado en esta primera semana, tendremos una campaña que será de mucha intensidad y fuerte en lo que respecta a declaraciones. Y la muestra del lado de Juntos por el Cambio  en los días pasados cuando por un lado la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, en distintas entrevistas televisivas, hizo declaraciones en las que apuntó directamente contra el candidato a gobernador de Buenos Aires del Frente de Todos, Axel Kicillof, contra Máximo Kirchner y contra La Cámpora en su conjunto. Hasta Rodríguez Larreta abandonó su perfil conciliador y se metió en el barro de la campaña sucia para acusar al sector Kirchnerista de un tiroteo entre facciones sindicales.
Pero la intensidad no solo se dejó ver del lado del oficialismo nacional, también hubo situaciones de discusiones intensas en la otra vereda. Alberto Fernández, que hasta estos días parecía el candidato más moderado de la palestra política, tuvo sus días de nerviosismo al enfrentar micrófonos de periodistas que lo consultaban una y otra vez acerca de su cambio de postura respecto de su compañera de fórmula, Cristina Kirchner, a quien hace algún tiempo denunciaba y criticaba públicamente.
La estrategia del gobierno es polemizar con Cristina, Axel y La Cámpora para dejar de lado a Alberto Fernández. El candidato del Frente de Todos quiere hablar de la economía junto a los problemas de la gente y al ser consultado por lo periodistas por otros temas que los considera operados por Cambiemos, se trenzó en discusiones subidas de tono que nada le suman en su campaña.

La hiperpolarización del miedo
Por lo que indican las encuestas, la elección de primera vuelta de este año puede marcar un hito en la historia electoral de la Argentina acercándose y hasta superando a la elección más polarizada hasta estos tiempos, la de Raul Alfonsín contra Ítalo Luder en la que la suma de ambos candidatos dio el 91 por ciento de los votos.
Por estos días, las encuestas muestran que en las Paso, ambos candidatos podría llegar a capitalizar entre los dos casi un 80 por ciento de los votos. Y en las generales de octubre, podrían llegar a ese 90 por ciento, con lo que la elección se definiría en esa instancia. Algo a lo que aspiran ambos candidatos.
La polarización, que había comenzado como una estrategia de Juntos por el Cambio, se transformó en una estrategia también del Frente de Todos. Lo resaltable, si se quiere por la negativa, es que la construcción de esta polarización no la están realizando a partir de ofrecer proyectos concretos diferentes, si no que la están potenciando a partir del temor por un futuro incierto.
Por el lado de Juntos por el Cambio el eje de comunicación de campaña pasa por imponer temor a la vuelta al pasado. Cada uno de los discursos de campaña pasa por hacer hincapié en lo que fueron las partes más negativas de los 12 años de gobierno kirchnerista. Seguridad, narcotráfico, abandono de la infraestructura, corrupción, ataque contra la libertad de expresión y la cercanía con el modelo de Venezuela son los puntos que desde el oficialismo nacional mencionan una y otra vez insistiendo con que a eso se volvería si gana Alberto Fernández.
Por el otro lado, Fernández centra su campaña en los gravísimos problemas para administrar la economía que tiene el gobierno nacional. Pobreza, pérdida de fuentes de trabajo, inflación, deuda externa, fuga de capitales, beneficios a los amigos de Macri,  corrupción y marginalidad son algunos de los conceptos que se vierten en cada uno de los discursos del Frente de Todos en los que se asegura que estos problemas se profundizarán si se concreta la reelección de Mauricio Macri.
Así, desde los dos sectores salen a capturar votos ajenos, los votos de esos electores que no se casan con candidatos ni con partidos y que no temen en pasar de una elección a otra de un extremo al otro de la polarización. Los consultores calculan que son cerca del 30 por ciento de los votantes los que tienen este comportamiento volátil de una elección a otra. Si bien para las Paso muchos ya definieron sus votos, hay que ver con los resultados qué efectos tiene en los sectores no politizados e independientes. El gobierno sueña con empatar o perder por pocos puntos, en cambio desde la oposición esperan que la diferencia sea más holgada.

Los cuentos de Carrió
Alguien que se sumó a la campaña de declaraciones fuertes fue Elisa Carrió, que en los últimos tiempos hace apariciones esporádicas en el plano público, pero todas ellas de gran repercusión. Carrió fue la gran ausente en el encuentro de Parque Norte, si bien todos los candidatos de su sector estuvieron presentes, la líder de la Coalición Cívica fue la única de las cabezas del oficialismo nacional que no se presentó allí. 
Pero igualmente fue noticia por sus declaraciones rimbombantes. Declaraciones que por momentos parecen más del plano de la fantasía que de la realidad. Hace un año atrás Carrió apareció en los medios asegurando que el dólar estaría a 23 pesos. Unos días después la moneda estadounidense se disparó por encima de los 30 pesos y en estos días esta rondando los $43.
Hace pocos meses, en la previa de las elecciones de Córdoba, la dirigente del oficialismo nacional vertió declaraciones fuertes contra De la Sota, con palabras que hasta pareció que la dirigente agradecía el hecho de que el cordobés haya muerto. Y además lo vinculaba con el narcotráfico. Algo que también hizo semanas después con Omar Perotti, cuando el hoy gobernador electo de Santa Fe era candidato a la gobernación. En ambas provincias Juntos por el Cambio perdió por paliza. La derrota no es fruto de las declaraciones de Carrió, eso está claro, pero no quedan dudas de que con sus declaraciones no ayuda mucho.
Esta semana se despachó de nuevo apuntando contra Cristina Kirchner. La dirigente afirmó que la expresidenta mantuvo en Cuba, donde estuvo durante diez días, reuniones con agentes rusos con los que proyecta la manera de hackear la elección argentina. Y aseguró que la intención de Rusia es instalar en la Argentina un sistema similar al de Venezuela, y por eso la colaboración con la ex presidenta. Las declaraciones de Carrió parecen estar más cerca de los debates de la Guerra Fría de la década del 60 que de la actualidad argentina.

Veranito con tormentas
Esta primera semana de campaña encontró al gobierno nacional en medio de un veranito financiero. Pero un veranito que tiene nubarrones que presagian fuertes tormentas. Es que mientras el dólar se mantiene en baja, y el riesgo país desciende, empujando esto a la inflación hacia abajo -en la semana que comienza se conocerán los índices de inflación de junio que serían inferiores a los de los meses anteriores-, por otro lado los informes acerca de la caída del consumo, la baja de puestos de trabajo y el aumento de la pobreza son alarmantes.
En el último año, según varias consultoras, se han perdido en la argentina unos 300.000 puestos de trabajo. Esto es consecuencia y a la vez producto de una fuerte caída del consumo que llevó a varias empresas, incluso históricas, a cerrar sus puertas o a entrar en concurso de acreedores.
Más números alarmantes se conocieron este fin de semana, cuando desde la Universidad Católica Argentina (UCA) salieron a asegurar que el Observatorio de la Deuda Social de esta entidad estima que la pobreza, a esta altura del año, está en el 35 por ciento.
Si lo comparamos con el último dato oficial, que fue dado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) a comienzos de este año y que medía el segundo semestre del 2018, entonces debemos decir que la pobreza creció tres puntos, esto sería que 1.200.000 argentinos cayeron en situación de pobreza en el primer semestre del 2019. Lo que significaría, además, un crecimiento de casi ocho puntos respecto del primer semestre de 2018, cuando la pobreza estaba en un 27,3 por ciento.

Confusión en la Tierra Colorada
En Misiones uno de los principales miembros de Juntos por el Cambio tuvo una semana de confusiones por una resolución judicial. El miércoles por la tarde se conoció una resolución de la Cámara Nacional Electoral que rechazaba un reclamo de las autoridades de la Unión Cívica Radical (UCR) de Misiones respecto de la decisión  que la jueza María Verónica Skanata había tomado en noviembre pasado, exigiéndoles volver a convocar a elecciones para definir a las autoridades partidarias por considerar que la convocatoria anterior, de la que había surgido ungida una sola lista por eliminación de su contrincante, tenía irregularidades.
Las primeras horas se generó confusión y se pensó que esto podría complicar la participación de la UCR con lista propia en las Paso de agosto, pero luego llegaron las aclaraciones que indican que esto no es así, puesto que la justicia sólo se refiere a las autoridades partidarias y no a las candidaturas.
En el partido Centenario consideran que la decisión de la Justicia cayó en saco roto, ya que desde diciembre pasado el partido está intervenido por las autoridades partidarias de la Nación. Con una intervención que tiene fecha de vencimiento en marzo de 2020 y en la que se indica que antes de esa fecha se debe llamar a internas para elegir autoridades. La fecha de esa elección se acordaría luego de las elecciones nacionales, pero sería entre enero y febrero próximo.

En marcha la maquinaria electoral
El jueves el Frente Renovador realizó un encuentro de más de mil dirigentes con quienes encabezan la campaña de la elección por diputados nacionales. En el Centro de Convenciones de Posadas la Renovación juntó a toda la dirigencia provincial para que escuchen a los candidatos a diputados nacionales, liderados por Diego Sartori, al gobernador electo Oscar Herrera Ahuad, y al diputado nacional Ricardo Wellbach, quienes marcaron las líneas de trabajo para las elecciones de agosto y octubre.
Allí se plantearon los ejes de la propuesta renovadora, que estará centrada en presentarle a los misioneros una oferta que, según afirman, irá al Congreso a defender los intereses de la provincia por sobre cualquier otro interés.
Algo que a los candidatos a legisladores de los espacios que lideran Macri y Fernández les costará, “ya que tendrán que responder desde sus bancas más a esas estructuras partidarias que a lo que pide el misionero”, aseguran. En esa línea se manifestó esta semana el gobernador Hugo Passalacqua, quien en el acto del 9 de julio afirmó que “nuestros diputados cuando vayan a Buenos Aires, deben ir –y si no, rendirán cuenta acá- a representar la soberanía de los misioneros, no de ningún interés de afuera de Misiones, solamente el de la gente que está hoy acá, no vamos a tolerar que se traicionen los intereses sagrados del pueblo de Misiones”.
En el mismo acto planteó también la diferencia de posturas entre los legisladores nacionales de la renovación y los de otros espacios, haciendo mención a las deudas que la Nación tiene para con la Tierra Colorada. “No se nos puede ignorar más, no podemos mandar tres pesos a Buenos Aires para que vuelva uno…no es justo”, afirmó Passalacqua en aquel acto reafirmando la soberanía de Misiones.
Fuentes internas del Frente Renovador indicaron que dentro de ese espacio político se considera necesario obtener los cuatro escaños que se ponen en juego en octubre para la Cámara Baja, “para que ayuden a gestionar y a gobernar en el próximo período”.
Es que en la Renovación consideran que con los cuatro diputados el próximo gobernador podrá “reclamar y hacer notar con más fuerza cuales son las necesidades de la provincia de Misiones en un contexto de un Congreso fraccionado donde el próximo Presidente no tendrá mayoría, deberá negociar con las provincias y el voto de los bloques indepen dientes, que no tengan obediencia debida, valdrá mucho más que los otros”.
Así, subidos a estos conceptos, en la Renovación consideran que ya ganó con elegir la boleta corta, despegada de la puja nacional, y estima que el apoyo en las urnas para octubre podría ser similar al de junio pasado.
Para reforzar esta posibilidad, le pidieron a la  Justicia Electoral que se expida sobre la posibilidad de que en el cuarto oscuro haya boletas presidenciales cortadas, separadas de sus propuestas locales, para así facilitarle a los electores que acompañaron mayoritariamente a la Renovación el pasado 2 de junio el acceso a las opciones presidenciales. Ayer la Justicia le dio el visto bueno al pedido.
Para la primera vuelta de la elección faltan apenas 28 días, la campaña nacional comenzó con alta tensión, veremos en los próximos días si la tensión aumenta o disminuye, y veremos también si los candidatos a presidente, de una vez por todas, que país tendremos si es que el pueblo los elige para gobernar, o si solo se dedicarán a contarnos qué país tendremos si el que gana es su contrincante.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina