Manipulación de la conciencia moral

Sábado 13 de julio de 2019
José Miérez

Por José Miérez Gerontólogo

Misioneristas, electores y elegidos: quisiera una vez más compartir con ustedes temas de actualidad, aclarando el significado de algunos términos. 
Conciencia: sentimiento interior del bien y del mal. Conocimiento de las cosas. 
Ética: parte  de la filosofía que trata de la moral. Moral: Ciencia que trata de la bondad o malicia de las acciones humanas.
Ciencia: conocimiento de las cosas por sus causas.
Filosofía: amor a la sabiduría, conocimiento profundo en ciencias, artes o letras conocer.
Electores: ustedes al colocar su voto.
Deben discernir para distinguir con acierto a las personas que ocuparan los cargos públicos (presidente, senadores, diputados, concejales, defensores del Pueblo), su pasado, presente y qué harán en el futuro, cómo lo harán, con quiénes lo harán, estimar el costo según programas, el costo actual y a la población que será beneficiada, para luego controlar, supervisar, evaluar y que se puedan ver que han  sido dignos en el ejercicio de sus obligaciones y responsabilidades.
En estos días ha fallecido un digno representante ex presidente de la república, el doctor Fernando De La Rúa, fiel a sus ideologías políticas y defensor  de la libertad republicana que nunca dejó de ser un demócrata, marcando a fuego su tiempo, que servirá como un faro a las generaciones futuras. Que descanse en paz y al arribar a la otra orilla de la vida eterna será, a no dudar, atendido por sus correligionarios.
Insisto nuevamente que los bienes propios de una república son libertad, educación, salud, seguridad, que puede delegar pero no desentenderse de ellos.
Vivimos en tiempos tormentosos con muchos mentirosos, manipuladores y corruptos. De los tres, al primero y al tercero hay que agradecerles porque son fáciles de identificar, pues no tienen vergüenza de no tener vergüenza y códigos de conducta y señalan los atajos que no hay que imitar. Los peligrosos son los manipuladores y los que se dejan manipular. “El poder del hombre sobre el hombre”. Tratado en el Congreso de Moralistas Europeos en Estrasburgo en 1973.
Orientaciones para vencer la manipulación de la conciencia moral: 
1) El empeño por desterrar la manipulación debe comenzar y terminar en la creación de un nuevo tipo de hombre, un hombre solidario, un hombre que se realiza en la praxis, un hombre alertado. El cambio de estructura queda invalidado si no le acompaña un cambio de corazones.
2) La permanente conquista de la libertad se logra a través del descubrimiento crítico de las situaciones personales y sociales. 
3) El polo contrario a la manipulación es la concienciación. La forma de superar la manipulación es vivir en concienciación permanente. Esta actitud se identifica con la de criticidad. 
4) La manipulación es incompatible con la dignidad del hombre que aspira a la igualdad y a la participación. 
Para que exista contraste de pareceres se requiere por lo menos: elevación de todo individuo a los niveles de sujeto o de conciencia critica; favorecer la constitución y el funcionamiento de la opinión publica en la sociedad en general y en todo colectivo humano religioso; propiciar la creación y la vida de comunidades intermedias (por ejemplo, las comunidades de base en el colectivo eclesial); no acallar manipulativamente la voz de nadie (por ejemplo, de los marginados en el colectivo social; de los seglares en el colectivo eclesial).
Una vez más insisto en que el desprecio práctico de los derechos esenciales del hombre, discriminación permanente de la mujer, falta de respeto a las minorías, práctica de la intolerancia y hasta del fanatismo moral son formas de actuar que aún son difíciles de abandonar. 
Estos estragos nos han llevado a estragos seguidos de  muerte. La moral cerrada engendra la manipulación, la moral abierta la elimina.  Es preciso buscar y recuperar dentro de la historia humana la corriente de la moral abierta.
Debemos investigar el comportamiento de aquellos postulantes que actúan de acuerdo a las circunstancia como las alpargatas que calzan o a la izquierda o a la derecha, mientras esas alpargatas, mientras sean bigotudas, nos dejan el rastro de donde salieron y hay que estar atentos  a donde se detienen.
En lo personal soy un agradecido y reconozco a quienes me han ayudado para haber obtenido los objetivos que me he propuesto de servir a mis queridos viejos y sé por quién depositar mi voto a docentes y colegas. Según documentos de mi biblioteca, pondré a disposición de ustedes lo que Carlos Valles, sacerdote jesuita, en siete palabras nos marca un rumbo muy interesante para seguir tendiendo la mano, ayudando y ser felices.  
Esas palabras son: transparencia (“Yo he hablado claro ante todo el mundo“, Jesús); credibilidad (“Si no creéis en mí, creed en mis obras“, Jesús); creatividad (“El reino de los cielos es semejante a … “, Jesús); intimidad (“El discípulo a quien amaba Jesús”, Juan); asombro (“Al oírle Jesús se maravilló”, Mateo); tierra (“Este es mi cuerpo”, Jesús); ¡sí! (“Hágase en mí según tu palabra”, María).
Para mí, aprender a decir sí es aprender a vivir.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina