Mañana declararía el presunto femicida del barrio El Progreso

Jueves 14 de febrero de 2019 | 06:30hs.
La violencia contra la mujer mostró nuevamente su peor cara y Misiones se convirtió el martes por la noche en la decimoprimera provincia del país en registrar un femicidio en lo que va del año.
María Belén González, quien tenía apenas 17 años y cursaba un embarazo de tres meses, fue degollada en el barrio El Progreso de Posadas y por el hecho la Policía detuvo a su pareja, Sebastián E. (22), con quien convivía en un inquilinato desde hace ocho meses.
El hecho se conoció en las últimas horas del martes, cerca de las 22.40. Cuando personal médico y policial llegó a su domicilio la adolescente estaba tirada en el piso, con el torso desnudo y sin signos vitales.
Para cerca de la medianoche, sobre la calle Salvador Miqueri, a unos pocos metros de la colectora de la ruta nacional 12 -donde fue agredido de muerte Jonathan Ramírez (19)-, el inquilinato estaba lleno de efectivos policiales y funcionarios judiciales.
También antes de que el reloj marque la medianoche el único sospechoso del caso ya estaba detenido. Lo ubicaron en la intersección de las avenidas San Martín y Chacabuco y ahora espera alojado en una celda de la Comisaría Decimoséptima.
Los investigadores creen que el caso está esclarecido. Según se pudo reconstruir, el descubrimiento del crimen ocurrió a partir de una conversación del señalado femicida con el padrastro de María Belén.
Si bien no trascendieron mayores detalles de la secuencia, el encuentro ocurrió en la Terminal de Ómnibus de la capital provincial. Allí, el joven expresó que había tenido una discusión con la adolescente y se iba a entregar a la Policía.
Los primeros en llegar a la escena fueron los efectivos de la Comisaría Octava, pero rápidamente se presentó en el lugar la Dirección de Homicidios, la Policía Científica y la Comisaría de la Mujer de Itaembé Miní.
Bajo la supervisión de las autoridades del Juzgado de Instrucción Uno y la Fiscalía en turno, se hicieron los trabajos de rigor en el lugar y se secuestró el arma que sería la homicida. Fue la madre de la chica quien reconoció el cuerpo y señaló a su yerno.
Informaciones extraoficiales señalaban que la señora, una mujer de 40 años, ya había realizado denuncias por violencia de género contra el detenido, pero esta versión aún no fue confirmada por la Justicia.
Los pocos vecinos del lugar, que está justo en la entrada de una hormigonera, señalaron que no habían notado situaciones a destacar sobre su convivencia. Apenas los veían caminar por el barrio cuando salían a hacer una actividad.
La pareja se había instalado allí luego de una breve estancia en Puerto Rico, de donde es oriundo el detenido. Antes, la joven había vivido en Puerto Leoni, donde nació, y Ruiz de Montoya. 

Embarazada
Ya en la víspera, con la conmoción generalizada en la provincia por la noticia del asesinato, los profesionales del Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial realizaron la autopsia correspondiente, donde se supo que la joven estaba embarazada.
Sin embargo, esto no fue ningún impedimento para que el femicida actuara con saña. De las once puñaladas que le asestó, las que dañaron la aorta y la tráquea causaron el deceso.
Luego de la necropsia, el cuerpo de la joven fue entregado a sus familiares y trasladado a Ruiz de Montoya, donde se hará el sepelio, a las 10, en el cementerio municipal. El velorio, en tanto, estaba organizado en la Iglesia Asamblea de Dios, sobre la ruta provincial 7, a la altura del paraje San Juan.
Sobre el detenido, podría declarar mañana o a más tardar el sábado, cuando las autoridades judiciales tengan en sus manos los informes policiales completos. Será el inicio de un largo proceso judicial que podría terminar un una condena a prisión perpetua en un futuro juicio.

Emergencia nacional

Según un relevamiento hecho por el diario La Nación a nivel nacional publicado en la víspera, María Belén se convirtió en la mujer número 26 asesinada por su condición de género en lo que va del año. La estadística revela que en 2019 cada 40 horas una mujer es asesinada. Por otro lado, la revista Garganta Poderosa llevaba el registro de 33 casos hasta el 5 de febrero de este mes. En este caso, si se le suman los crímenes de María Belén y el de Nadia Ferrares en Ensenada, Buenos Aires, los números indicarían que en el país fue asesinada una mujer cada 30 horas. Estas cifras movilizaron a las organizaciones a pedir que se declare la emergencia nacional en violencia de género.


La muerte de su hija le develó que iba a ser abuelo

Quien habló ayer con El Territorio fue el padre de la joven asesinada, Hilario Aníbal González, de 47 años. Muy conmovido, el señor contó que se enteró del deceso de su hija adolescente a las 2 de la madrugada, mientras estaba trabajando en la localidad de Puerto Leoni.
El dolor indescriptible de la muerte de su pequeña, al que siente y sufre “como Dios manda”, según dijo, se le sumó al de saber que también iba a ser abuelo. Estaba en la casa de su hija mayor, Araceli (21), quien después de recibir  la noticia le contó sobre el embarazo que estaba cursando María Belén. Araceli también está grávida, a punto de dar a luz.
Hilario dijo que conocía al detenido pero que sólo lo vio una vez cuando fue a su casa. “Una vez mi hija perdió un teléfono y me quedé sospechando algo raro, pero nunca pensé que podía terminar así”, señaló al ser consultado si estaba al tanto de situaciones de violencia de género.
Dijo también que la joven estaba al cuidado de su madre, con quien no terminó en buenos términos, por lo cual no mantienen una relación fluida.
“En Argentina la Justicia no es Justicia, pero este enfermo que cometió el delito tiene que pagar. Hoy le pasó a mi hija, pero después le puede ocurrir a otra chica”, exigió. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina