Maderas misioneras y formas experimentales

Domingo 26 de mayo de 2019
Alejandro Tolj (53), de profesión luthier, es uno de los más solicitados por los artistas locales, mientras que su fama crece y trasciende fronteras. 
 Además de arreglar instrumentos, tiene su tiempo de confeccionar modelos propios, demostrando que la madera de Misiones es especial para este tipo de trabajo. A la vez, evidencia que se puede construir un instrumento musical de cualquier forma y con cualquier elemento, incluso con una tabla para el inodoro.
Tolj es oriundo de Rosario y hace muchos años que está radicado en Oberá, donde tiene su taller.
Allí, en su lugar de trabajo, sobrevuela la imaginación, cada proyecto lo boceta primero en papel, porque no quiere trabajar con computadora, es así que lápiz en mano y papel blanco dibuja el futuro instrumento.
“Un ukelele puede ser cuadrado, redondo, con forma de gota, de la forma que quieren, como los charangos, pero tiene que respetar el volumen, demostrando que las maderas de Misiones son excelentes, tenemos madera muy codiciada”, explicó el luthier a El Territorio.
Hace dos años está dedicado a tiempo completo al trabajo de luthier y además, arregla instrumentos para los artistas que llegan a su domicilio en calle Alem y Santa Fe de la Capital del Monte.
Los instrumentos que confecciona suelen ser utilizados para el jazz, pero él pretende que se puedan usar para todos los ritmos musicales, es así que toma una cigar box o guitarra con caja de cigarrillos y va innovando con elementos que no son tradicionales. El experimento se orienta a comprobar que se puede construir una guitarra, un ukelele o un cigar box con latas, platos o madera misionera.
Señaló acerca de su proceso de producción: “Estoy dividido en tres etapas, fabricación que hay una línea de producción, también está el diseño y cálculos, al final la realización, pero también están las reparaciones”, enumeró. 
Y relató que aprendió el oficio de los luthiers de una forma particular. Barriendo las astillas que dejaban las maderas que se transformaban en guitarras. Fue de esa manera que aprendió a diseñar estas piezas. El empeño y dedicación que le ponía a cada uno de sus trabajos eran tales que al poco tiempo estaba trabajando a la par de los artesanos más destacados de Argentina.
Actualmente está desarrollando una guitarra de viaje para el mercado de la gente que está en movimiento y necesita algo acorde para hacer música, “pienso en el músico callejero, que en el mundo tiene mucho espacio para mostrar su arte y a ese artista le servirá la guitarra porque trabaja un montón y viaja un montón”, explicó.
Tolj además analiza y planifica un proyecto para crear una escuela de luthiers, teniendo presente la cantidad de interesados en el oficio, pero es una meta a largo plazo.
Sus instrumentos están a la venta a través de internet y ya hay algunas cigar box con su sello en Canadá; también tuvo consultas de artistas de Estados Unidos, y además se vendió en diferentes provincias de Argentina. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina