Los Toros, una oportunidad con el rugby como herramienta

Jueves 6 de diciembre de 2018 | 03:00hs.
Facundo Alzaga

Por Facundo Alzaga deportes@elterritorio.com.ar

Hace poco más de dos años, allá por septiembre de 2016, de la mano de Mariano Hernando, comenzó a gestarse en Misiones un proyecto que, con el rugby como herramienta, pretende darle una oportunidad a aquellas personas que están privadas de su libertad por haber cometido un error en algún momento de su vida.
Lo que para muchos podría parecer casi una locura, para este eldoradense fue una buena chance  de transmitir los valores y conocimientos que fue incorporando a lo largo de los años en este deporte.

Desde su rol de docente como profesor de educación física, Hernando pisó por primera vez una cárcel el 26 de septiembre de 2016 y desde ese día comenzó a darle forma a lo que hoy es el equipo Los Toros, que está integrado por presos de la Unidad Penal III de Eldorado y que el fin de semana pasado dio un gran paso hacia la integración que se busca al participar del tradicional Seven del Tacurú, torneo que lo tuvo como gran atracción dentro y fuera de la cancha y en el cual llegaron hasta las semifinales por la copa de plata.

“Lo que pasó el fin de semana con los chicos participando y compitiendo de igual a igual en un seven como el del Tacurú es todo lo que queremos y pensamos desde la inclusión. Que Los Toros puedan compartir 48 horas de libertad con jugadores de todo el país es un gran paso para nosotros”, comentó Mariano Hernando, quien formó parte de la selección misionera de rugby desde el 2008 hasta el 2016.

“Que los valores que fueron incorporando se vean reflejados, no sólo dentro de la cárcel, sino también afuera, en cada una de las oportunidades que tengan para salir, es fundamental. Estos ‘Toros’ se sacrificaron mucho durante todo el año. La mayoría de ellos terminó la escuela secundaria, trabaja todo el día para la sociedad, para el servicio penitenciario y para sus propios proyectos”, destacó el también actual jugador de Carayá, que tuvo un paso por Centro de Cazadores antes de ir a estudiar educación física en la ciudad de La Plata. 

Líderes positivos

“Con esto se empieza a transmitir un liderazgo distinto dentro de un sistema carcelario que siempre tuvo líderes negativos. Generalmente, en la cárcel, los que tienen los índices de delitos más altos o una actitud más violenta son los líderes y hoy por hoy eso en Eldorado cambió”, explicó, y se explayó argumentando que “gracias al proyecto Tacleando Muros y a la Fundación Espartanos, hoy los valores son distintos. Los líderes de la cárcel son los que más estudian, los que más trabajan y los que mejor juegan al rugby. Hablamos de jugar bien cuando lo jugamos bajo la lógica de los valores”.

Luego, se encargó nuevamente de remarcar y valorar lo que significó para Los Toros la invitación de jugar un seven como el del Tacurú.
“Para nosotros es un orgullo y nos abre un montón de puertas, porque nos permite que muchos de estos jugadores sean insertados en la sociedad. Digo insertados y no reinsertados porque seguramente muchos de estos pibes nunca tuvieron una oportunidad. La oportunidad que tuvimos muchos de nosotros. Es un acto muy noble el del Tacurú y el de la Unión de Rugby de Misiones por ficharnos los jugadores”. 

Una vida ligada al rugby

Mariano Hernando nació en Eldorado y desde niño jugó al rugby en Carayá. A los 18 años pasó a Centro de Cazadores cuando se mudó a Posadas para estudiar Comunicación Social. 

Después decidió cambiar  de carrera y se fue a estudiar profesorado de educación física en La Plata, donde jugó en equipos como San Luis y Universidad Católica de La Plata. Fue ahí donde se vinculó de lleno con la posibilidad de poder ayudar a las personas que están en una situación de encierro y el rugby fue la herramienta. 

“La idea de acercarme a trabajar a una cárcel nació en la Universidad de La Plata. En la carrera de educación física nos enseñaron a vincularnos con los contextos vulnerables y de encierro”, explicó. 

“Fue así como se me ocurrió investigar acerca de cuáles eran los beneficios que le otorga la práctica de rugby a las personas que están privadas de su libertad. Cuando volví a Misiones se me ocurrió la idea de acercarnos a enseñar rugby al penal de Eldorado. Escribí un proyecto en el cual presentamos a este deporte como herramienta para la reinserción social”, recordó.

“Con el tiempo también nos dimos cuenta de que lo importante para la reinserción es el trabajo y la escuela. Para que estas personas no reincidan necesitan trabajo y estar incluidos socialmente. Así que implementamos que para poder jugar primero tenían que ir a la escuela y trabajar. 
Aumentamos el índice de escolaridad de la población carcelaria. Además de los valores del rugby le generamos posibilidades reales por medio de la educación y el trabajo de poder insertarse socialmente”, explicó el entrenador de Los Toros.

Un lazo de confianza desde el principio

En cuanto a cómo fue su primer acercamiento a la cárcel, Mariano Hernando tiene el recuerdo bien marcado porque desde el primer día se generó un lazo de confianza muy importante para los resultados conseguidos en estos dos años de actividades. “Arrancamos el 26 de septiembre de 2016, fue la primera vez que entré a una cárcel. Hicimos una ronda de rugby, nos abrazamos todos y nos juramos decirnos siempre la verdad. Eso me dio un lazo de confianza con los jugadores muy bueno. Muchos me reconocieron que hacía mucho tiempo que no recibían un abrazo. Esa ronda realmente nos unió”, aseguró.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina