Llegó la asistencia a Venezuela y Cruz Roja pide no politizarla

Miércoles 17 de abril de 2019
El primer envío de ayuda humanitaria de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna llegó ayer a Venezuela, entregando medicinas y suministros para atender a pacientes en un país cuyo presidente niega la existencia de una crisis humanitaria.  
Trabajadores con chalecos azules ayudaron a subir a camiones cajas con el emblema de la federación, mientras los líderes de la organización pidieron a las autoridades mantener la ayuda lejos de la disputa política de la nación. “Será distribuida conforme los principios fundamentales de nuestro movimiento: neutralidad, imparcialidad e independencia”, dijo Mario Villarroel, presidente de la Cruz Roja Venezolana. “No permitan la politización de este gran logro”, agregó.
La entrega de ayuda humanitaria internacional se convirtió en un punto clave de la lucha de poder en Venezuela, a tres meses de que el líder de la oposición Juan Guaidó se autoproclamó presidente interino. Tanto la oposición como el gobierno se acusaron de politizar la crisis, mientras que grupos defensores de los derechos humanos afirman que sigue cobrando vidas y los hospitales batallan para proporcionar incluso atención básica.
Guaidó convocó a la comunidad internacional y recaudó cientos de toneladas de ayuda, principalmente de Estados Unidos, en la frontera en Colombia.
Sin embargo, el presidente Nicolás Maduro se negaba a permitir que entrara. En febrero, las fuerzas de seguridad estatales bloquearon los puentes fronterizos y reprimieron a los líderes de la oposición que intentaban entregar la ayuda. “No somos mendigos”, dijo Maduro como justificación. Sin embargo, con cientos de miles de personas que han salido a las calles para protestar,  Maduro se vio presionado para atender la escasez de la nación de bienes básicos como alimentos y medicamentos.
De forma selectiva, ha escogido aceptar ayuda de aliados como China, diciendo que es una medida necesaria para enfrentar las estrictas sanciones estadounidenses.
La actual entrega representa un reconocimiento tácito de Maduro de que el país pasa por una crisis humanitaria, algo que durante mucho tiempo calificó como una medida propagandística de la oposición. En años recientes, 3,8 millones de personas huyeron  del país a naciones vecinas como Colombia, en busca de atención médica por cosas tan pequeñas como infecciones, hasta tratamientos para cáncer que ya no pueden obtener.    
Los hospitales en Venezuela con frecuencia operan sin suministros básicos, piden a los pacientes que lleven el equipo quirúrgico y la medicina. Un reporte reciente de Humans Rights Watch en colaboración con la Escuela de Salud Pública John Hopkins Bloomberg, concluyó que el sistema de salud en Venezuela está “totalmente colapsado”.
Mencionó los niveles crecientes de mortalidad materna e infantil, la propagación de enfermedades prevenibles con vacunas y los altos niveles de desnutrición infantil.
“La combinación de escasez de medicina y escasez de alimentos, junto con la propagación de enfermedades a través de las fronteras venezolanas, representa una compleja emergencia humanitaria”, afirma el reporte.

3,8

Millones de desplazados..
En los últimos años más de tres millones y medio de venezolanos se vieron forzados a dejar sus lugares de nacimiento a causa de la crisis imperante en su país.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina