Liberarse en el encierro

Miércoles 8 de abril de 2020 | 02:00hs.
Roxana Ramírez

Por Roxana Ramírez deportes@elterritorio.com.ar

En aislamiento las personas se encuentran con mayor predisposición o tendencia a la ansiedad y el estrés por miedo a la pandemia de coronavirus y también angustia por el encerramiento en sí; es por ello que el yoga es una de las actividades más requeridas por sus beneficios tanto mentales como físicos.
La instructora Lorena Barnet, directora del Instituto Sol Naciente de Posadas, lleva adelante con éxito clases virtuales, a través de la plataforma Zoom, en la que tanto alumnos como instructora interaccionan buscando llevar adelante lo mejor posible estos particulares días e incluso son varios los niños que también se suman a las clases virtuales.
“Las clases online las empezamos a mediados de marzo y nos cuesta llevarlas adelante a ambos, tanto al alumno como al profesor, porque estamos acostumbrados a las clases en el salón, al tacto y corregir de manera presencial; pero tenemos que adaptarnos… lo importante es trabajar el cuerpo y sobre todo ahora que se necesita más que nunca eliminar toxinas y liberar un poco el estrés”, compartió Lorena.
Es que para la reconocida instructora de yoga deportivo “de alguna manera hay que aportar para estar equilibrados tanto mentalmente como físicamente”.
En cuanto a las clases y los trabajos que se llevan adelante, Lorena explicó que “hacemos desintoxicación tanto física como mental y luego de una clase intensa, en la que se utiliza mucho como elemento el bastón, y lo más cercano que pueden tener en una casa es un palito de escoba, y con eso, sobre todo la gente adulta, trabaja para la corrección postural que hoy por hoy demandan mucho”.
Y agregó que “ya veníamos trabajando en el salón con las distintas patologías que sufren tanto las personas adultas como los adolescentes por el tema del colegio, por la carga de los útiles y la gente en la oficina por la mala postura; en sí el estrés y el andar diario que va generando una acumulación de cosas que después repercute la salud”.

En estos momentos de cuarentena, ¿se hace hincapié en alguna parte en particular para ayudar a atravesar el aislamiento?
Se trabaja mucho en ciertas posturas que apuntan a mejorar el nivel emocional y que van a descomprimir y desbloquear los canales energéticos y así la persona se empieza a sentir un poquito liberada del estrés en el encierro. Es más que nada la falta de costumbre que tenemos de andar todos los días, de una rutina; y de pronto estamos parados, eso genera estrés y ansiedad, entonces a nivel posturas eso se empieza a descomprimir y libera ciertos canales energéticos para que la persona que lo practica sienta la liberación de distintas cosas que pueden llegar a enfermar o simplemente a sentirse incómodo.

¿Qué te cuentan los alumnos? ¿Los ayuda a sobrellevar mejor el día a día? 
Ellos me mandan los mensajes para ver a qué hora nos conectamos, entonces eso da a entender que también hay una disposición de parte del alumno que quiere hacer las clases, aunque sea a través de una pantalla y que necesita ser guiado para sentirse mejor y a veces te dicen ‘dormí y ni me acordé que hora era’, eso es una referencia al alivio que le genera la práctica, aunque sea 45 minutos, que es el tiempo que nos permite la aplicación. Hay veces nos volvemos a reconectar  -después de los primeros 45 minutos- cuando son trabajos intensos, entonces seguimos con la parte de relajación.

Los especialistas apuntan a hacer yoga ¿notaste que hay más personas practicándolo?
Sí, la mayoría de los profesores por lo que veo y de distintos países están trabajando de manera virtual y tienen muchos alumnos porque todos los que estamos en la práctica del yoga sabemos los beneficios y sabemos que en este momento es donde más tenemos que realizar la práctica para sentirnos bien tanto emocionalmente como físicamente.
Yo estoy conectada con profesores y maestros de la India; realizamos una práctica nosotros los instructores para justamente transmitir más conocimiento al alumno en este momento de crisis mundial que se está viviendo.
Por estos días, la instructora posadeña cuenta con alumnos, por clase de entre 20 y 25 personas, que se van turnando de lunes a viernes, y a veces los sábados, tanto a la mañana como a la tarde. “Tenemos que ir más o menos corriendo los horarios y los días por el hecho de que a veces la plataforma está colapsada entonces nos vamos acomodando a los tiempos, pero siempre realizando la práctica”.
Finalmente, Lorena invitó a realizar yoga en estos días de pandemia “ya que es tan completo y no necesitás mucho, sino un simple espacio y un elemento para apoyar en el piso y ganas de hacer algo y poder liberar todas las emociones que están a flor de piel en este momento.
A mi visión, los profesionales van a seguir apuntando a que se realice esta disciplina como ya anteriormente a la llegada de esta pandemia, es que ayuda a mejorar distintas patologías que se estaban generando por el estrés la vida diaria”.
Los interesados en poder realizar las clases de yoga deportivo pueden comunicarse al 3764204573, de la profesora Lorena Barnet.

El beneficio en los niños: “Los mantiene enfocados”

La práctica de yoga cuenta con innumerables beneficios y en el caso de los niños, que por estos días canalizan su estrés con hiperactividad, esta disciplina los ayuda a mantenerse enfocados y más tranquilos. Lorena cuenta con alumnos que ya practicaban con ella en el salón y que ahora siguen manteniendo sus clases online y los beneficios en sus hogares son evidentes. “La mamá de tres de mis alumnitos me llama y me dice ‘Lore, yo quiero ver si ellos pueden captarte desde la pantalla’ y probamos porque los niños no son como los adultos, nosotros por ahí lo hacemos por una necesidad de ir liberando endorfina del cerebro y empezamos a querer hacer algo, en el caso de ellos no captan eso y el estrés lo vuelcan en su hiperactividad, en empujar, en correr y saltar y tocar cosas que por ahí los ponen en peligro, entonces entran en conflicto con los padres”, explicó la instructora. Lorena comenzó con los tres hermanitos a realizar las clases y ver cuál era su reacción al trabajar de manera virtual y vieron, tanto ella como los padres, que ellos se adaptaron rápidamente. “Es otro contacto entonces ahora había que ver cuál era la reacción de ellos al verme del otro lado de la pantalla y ver si me podían seguir. Le dije a la mamá ‘vamos a intentar y probar’, ellos ya me conocen y captaron rápido”. La madre les pone la computadora adelante, les extiende una sábana y “los tres hermanitos van siguiéndome con ningún tipo de conflicto ni objeción. Se trabaja 35 minutos y después pasamos a la parte didáctica porque ya le había mandado trabajos previos, su mamá los imprime y ellos los hacen”, explicó Lorena. “Yo les voy hablando y van haciendo los trabajitos, pintan o hacen expresión libre. Es lo que trabajamos también en el salón y ahora a través de una pantalla, es un desafío tanto para ellos como para mí, pero la mamá está chocha porque es una hora y pico en la que están enfocados en una actividad y en hacer algo”, finalizó.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina