“Le tomó 20 segundos matar a mi papá, eso fue lo que duró todo”

Martes 2 de julio de 2019 | 04:00hs.
Carlos Cardozo

Por Carlos Cardozofojacero@elterritorio.com.ar

El homicidio de Mariano Antonio Skeppstedt (65) sigue conmoviendo a la localidad de Eldorado a medida que avanzan las horas y se conocen los graves antecedentes que ejerció el acusado, Pablo S. (28), contra sus ex parejas, incluida la última persona con la que tuvo una relación y quien es hija de la víctima: Karen.
Según pudo indagar El Territorio, el acusado, que permanece detenido en la Comisaría Tercera, sería trasladado en horas de la mañana de hoy al Juzgado de Instrucción Dos para la audiencia indagatoria. Allí se le informará los elementos que hay en su contra y tendrá la posibilidad de dar su versión de los hechos.
El hombre será imputado formalmente por el crimen y si bien en un primer momento el caso se instruyó como homicidio preterintencional, la jueza Nuria Allou podría inclinarse por la figura de homicidio simple, que prevé una pena de 8 a 25 años. En cualquiera de los casos, el delito podría modificarse con el correr de la investigación y los elementos que se incorporen al expediente.
Ayer, una de las hijas de la víctima, Natalia Skeppstedt, quien es abogada, trabaja en el poder judicial - al igual que su hermana Karen - y se convirtió en la representante de la familia en esta difícil situación, habló con El Territorio y contó detalles de lo ocurrido el último viernes en pleno centro de la Capital del Trabajo.
“Es un momento de sentimientos encontrados, de mucha tristeza,de dolor, impotencia indignación y de mucha bronca. Pero a su vez debo tener la cabeza lo más fría posible porque estoy de alguna manera tratando de colaborar con lo legal, pero esto a uno lo supera”, empezó describiendo.
“Lo que le pasó a mi papá - continuó- es la consecuencia de las acciones de un loco y no lo digo en el sentido de que no sabía lo que hacía, que estaba decidido ese día a generar daño y no le importaba nada. La destinataria directa era mi hermana”.
La entrevistada detalló que el detenido y su hermana Karen mantuvieron una relación de unos cinco meses que empezó el año pasado y finalizó el año pasado. “Luego vivieron la seguidilla de episodios cuando ya habían terminado, pero cuando entras en ese círculo de violencia vos vas y volvés”. Sin embargo, su hermana pudo ponerle fin a ese círculo de violencia después de un episodio aterrador.
“Las agresiones finalizaron en una denuncia, pero la denuncia fue el acto final, porque él ya la había agredido. Cuando él exhibe un arma y le apunta en la cabeza es cuando ella decide denunciarlo” señaló Natalia, agregado que esta presentación tuvo lugar en febrero y como consecuencia de eso se dictó una orden de restricción y contacto que estaba vigente en la actualidad, pero no fue respetada.
“El día viernes, a las 3 de la madrugada - Pablo S. (28)- comenzó a enviarle mensajes de texto porque en el WhatsApp ella lo tenía bloqueado. Esos mensajes empezaron a subir de tono a tal punto que en horas de la mañana, ya siendo las 9.00 le escribe y le dice: ‘Yo te estoy esperando acá afuera, te voy a matar’”, agregó la hija de la víctima respecto a las horas previas al crimen.
Pero las amenazas de muerte no eran solamente hacia Karen, sino que también nombró señor Skeppstedt y otros familiares. El acusado empezó así a circular en cercanías a los juzgados Civil (1 y 2) y Correccional de la localidad. “estaba al acecho, a la pesca de encontrarla a ella”, describió la hermana de Karen.
“En ese ínterin, cuando los tonos de los mensajes fueron preocupantes ella - por su hermana - le avisó a su mamá, por ende a mi papá y decidió retirarse antes del trabajo”, siguió Natalia. Es así que finalmente una compañera del trabajo le ofreció llevarla a su casa, que queda a tres cuadras del lugar del trabajo, desencontránose con su padre. A otro compañero de trabajo la joven le escribió “creo que hoy me muero”.
“Él - por su padre- dejó su celular en su casa y fue a buscarla desesperado, por eso ni siquiera se le pudo avisar de que ella ya había salido del Juzgado. Ella se fue al departamento que alquila, dejó sus cosas y lo vio al tipo que estaba dando vueltas en la camioneta. Más se asustó y le dijo ‘llévame ya a lo de mi papá’, pero cuando llegó la esposa le dijo ‘pero tu papá te fue a buscar’ y no pudieron comunicarse con él”, describió.
Fue así que Mariano Skeppstedt (65) y Pablo S. (28) coincidieron en el juzgado a las 12.30, hora de salida de Karen. El padre llegaba para buscarla y el presunto asesino la esperaba. “Paró, estacionó la camioneta, bajó y le tomó 20 segundos matar a mi papá; 20 segundos duró todo, no hubo discusión, le empieza a proferir unos insultos y le propina más golpes mortales”, describió la hija de la víctima.
Y agregó indignada: “Tanto fue el impacto de los golpes que todo el mundo los escuchó. Pero no cuando cayó al suelo, los golpes se escucharon. Y después se subió a la camioneta y se dio a la fuga”.
Natalia insistió que el acusado “tiene muchas denuncias por violencia de género, incluso de su ex pareja” y que la anterior denunciante no recibió las respuestas de la Justicia que esperaba. “Estamos hablando de un tipo peligroso, sumamente peligroso. Minutos antes de que pasara eso con mi papá le tiró el auto encima a la pareja de su ex mujer. Estaba totalmente decidido a hacer daño”, se indignó.
La empleado judicial instó a las víctimas, familiares, Policía y sistema judicial a no minimizar los casos de violencia de género. Detalló que se enteró el infierno que estaba viviendo su hermana no se enteró si no hasta después de la muerte de su padre, cuando ambas fueron a declarar a la comisaría y la joven dio su testimonio.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina