Le atribuyen otro golpe a la banda que se hizo con un millón en 5 días

Miércoles 13 de febrero de 2019
Los delincuentes forzaron una caja fuerte que estaba oculta en el piso.
Días atrás este matutino dio a conocer una seguidilla de robos atribuidos a una sola banda, que en cinco días y seis golpes en la zona Centro se hizo con la suma que supera el millón de pesos. Se trata de gente muy profesional, dijeron los investigadores, que anuló sistemas de vigilancia y no dejó rastros en las escenas. Pero al parecer, habría actuado en más ocasiones.
Es que más allá de estos asaltos, El Territorio pudo saber de otro hecho de inseguridad en la misma zona, uno que se desconocía hasta el momento a pesar de que pasó hace más de un mes. Se trata del robo de una importante suma de dinero en efectivo y cheques a las oficinas de la firma DLM Misiones SA, empresa destinada a la venta de materiales para la construcción que se encuentra ubicada sobre el kilómetro 852 de la ruta nacional 14, en la zona industrial de Leandro N. Alem.
Dicho ilícito se produjo el pasado viernes 15 de enero por la noche. Allí al menos dos delincuentes forzaron dos ventanas, dañaron una puerta, anularon las alarmas, los sensores de seguridad y las cámaras de vigilancia del lugar. Es decir, el mismo modus operandi reflejado en las páginas de este diario el último domingo.
Según comentaron fuentes de confianza ligadas al caso, los delincuentes habrían estado más de dos horas dentro de las oficinas sin despertar las sospechas de los vecinos de la zona. Y añadieron que tras forzar la caja fuerte que estaba oculta en el piso de una de las oficinas, se apoderaron de la suculenta suma de dinero.
También huyeron con el DVR del lugar, un aparato de vigilancia y seguridad que almacena imágenes y sonido de todo el predio.
Por si fuera poco, y lo que más preocupa a los propietarios y empleados de la mencionada empresa, dos semanas después de este robo los mismos delincuentes habrían regresaron a las oficinas de la empresa para delinquir. Esto sucedió el viernes 1 de febrero por la noche. Pero en este caso, el sensor de seguridad dio aviso a los encargados de la empresa, quienes rápidamente se trasladaron al lugar y lograron poner en fuga a dos sujetos que escaparon por la parte trasera del predio, escudados por la protección que les dio la oscuridad y un teal de la zona.
Se sospecha que los dos hombres vistos habrían contado con la colaboración de un cómplice, ya que en el predio se advirtieron tres tipos de pisadas distintas. Este dato no es menor, ya que hasta ahora no había certezas de cuántas personas integran la banda. También se incautó una barreta de medio metro aproximadamente con la cual los delincuentes intentaron ingresar a la oficina.
Sin duda que estos hechos de inseguridad desataron la preocupación de muchos otros empresarios y comerciantes de dicha zona industrial de Alem. Mucho más teniendo en cuenta la posibilidad concreta de que la banda siguió operando, hasta ahora con impunidad. 

La seguidilla posterior
Todo indica que después de estos dos golpes, los mismos delincuentes irrumpieron en el depósito de una distribuidora de gaseosas, ubicada sobre avenida Pincen de Oberá, en inmediaciones de la intersección con ruta nacional 14. Luego accedieron a un depósito de vinos lindero al primero, lo que marca el grado de planificación y recursos. Todo esto ocurrió el domingo 3 de febrero.
El martes 5 irrumpieron en un secadero de Campo Viera, donde los malvivientes redujeron a un empleado de seguridad, ingresaron al sector de administración y forzaron una caja fuerte. Al otro día, desconocidos violentaron el acceso de un local de venta de autopartes de Guaraní, donde desconectaron las alarmas e hicieron desaparecer las grabaciones de las cámaras de seguridad.
Ya en la madrugada del jueves, accedieron a un comercio de materiales de construcción y ferretería ubicado justo en el límite entre Oberá y Los Helechos, sobre ruta provincial 5. Allí, además de hacerse de una suma de efectivo, los delincuentes también se llevaron varias amoladoras, elementos de corte y un par de masas.
Y la lista sigue. Al otro día un grupo comando violó la seguridad del secadero de yerba, también ubicado sobre la ruta 5,  de la familia Vancsik y se hizo de un botín de 200.000 pesos en efectivo. Los delincuentes forzaron tres cajas fuertes con masas y amoladoras, por lo que se estima que también tendrían relación con el citado atraco a la ferretería.
Los últimos seis casos interviene la Unidad Regional II, mientras que el hecho ocurrido en Alem le corresponde por jurisdicción a la Unidad Regional VI. Hasta ayer a la noche no se habían registrados mayores novedades, por lo que no hay sospechosos identificados.

Profesionales
“Demostraron ser muy tácticos, gente con mucha experiencia que sabe lo que hace. Todos usan guantes porque no se encontraron huellas ajenas, conocen a la perfección los sistemas de alarmas y se llevaron todas las grabaciones de las cámaras. Cuentan con una logística que no es habitual y dieron todos los golpes sobre rutas, con lo que se aseguran una vía de escape rápida”, precisaron en su momento investigadores de la URII, declaraciones que se ajustan a la perfección al hecho contra DLM Misiones SA.
En tal sentido, opinaron que se trataría de una banda mixta integrada por profesionales llegados desde otros puntos de la provincia o el país, con respaldo de fuentes locales encargadas de obtener datos internos de las respectivas empresas afectadas.
En los ataques a los secaderos de Campo Viera y Los Helechos sorprendieron por la espalda y redujeron a los serenos, quienes ni siquiera pudieron precisar el número de malvivientes ni si estaban con el rostro cubierto. No se sabe siquiera si usaron armas. Por ahora son fantasmas. 

7

Golpes.
La banda atacó en siete oportunidades y solamente en una sus planes se vieron frustrados. Si bien no trascendieron cifras oficiales, sólo con los golpes de febrero lograron hacerse con un millón de pesos.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina