Le amputaron los brazos y piernas, pero no sus sueños

Domingo 19 de mayo de 2019
La joven pareja está a punto de tener su primer hijo.
Cristian Ferreyra (30) apenas tenía 1 año y medio cuando a causa de una meningitis quedó sin sus piernas y brazos. Cualquiera hubiera pensado que su vida sería un calvario, pero no fue así.
Aquel episodio nunca lo frenó y se dedicó a perfeccionarse como DJ, el oficio que eligió. Actualmente es uno de los mejores animadores de fiestas de la zona sur misionera, aunque por estos días el trabajo es escaso.
Para Cristian la vida es una cuestión de proponerse a cumplir los objetivos y hacerlo, sin importar las dificultades que se presenten en el camino. Uno de sus sueños, además de ser DJ era algún día poder formar pareja y que a la otra persona no le importara su condición física y el anhelo se volvió realidad.
Así fue como conoció a Gisel Antunez, su actual esposa. “Él siempre me interesó, siempre me importó conocerlo porque lo admiraba. Cómo se desempeña en lo que hace que es lo que más le gusta”, admitió la joven.
En diálogo con El Territorio relató que apenas se conocieron quedó “maravillada por el gran corazón que tiene”.
El sueño de tener una pareja superó las expectativas de Cristian, ya que junto a su esposa están esperando a su primer hijo. “Creo que un hijo en una pareja enamorada viene a completar la familia,estoy muy feliz”, dijo Gisel.
Por su parte, Cristian confesó que no ve la hora de ver por primera vez a su hijo. “Yo sé que lo podré alzar y mimar porque sólo me amputaron los antebrazos y me desempeño muy bien con la parte que ha quedado”.
Y añadió que “me llena de emoción saber que él será mi compañerito y haré todo para que se sienta orgulloso de mí, trataré de ser el mejor padre y amigo de mi hijo y estoy muy agradecido a mi esposa por darme tanta felicidad”.
Con él la vida es más sencilla porque hay mucho amor entre ambos”, destacó Gisel.
En tanto que él la define como una chica maravillosa que se preocupa por él. “Creo que Dios unió nuestros caminos y ahora llegará Rodrigo Maximiliano para fortalecer mucho más esta familia”, expresó.

La preocupación
A pesar de la alegría de la noticia, la preocupación por la situación económica no deja de ser una realidad para esta familia. Es que Cristian vive prácticamente de su pensión de 7.000 pesos, aunque actualmente le queda un resto mucho menor porque sacó un préstamo para construir un muro en su vivienda.
Además, ante la crisis que atraviesa el país, debió renunciar a las cuotas de una casa que estaba pagando en el barrio Andresito Guacurarí y por tal motivo recibió en los últimos días una nota del Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (Iprodha) pidiendo que regularice su situación o será desalojado.
Sin embargo el joven expresó que le resulta imposible, por lo que espera poder tener una reunión con las autoridades correspondientes. “No quiero que mi hijo nazca sin un techo, entiendo las reglas legales, por eso pido que me comprendan, no es fácil en mi situación trabajar como lo hace la mayoría”.
“Si alguien quiere contratarme para hacer sonido, mi número es 3764 761014”, concluyó. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina