Las subas siguen sin freno y pegan de lleno en harina, aceite y productos de higiene

Jueves 15 de agosto de 2019
Nazarena Torres

Por Nazarena Torres politica@elterritorio.com.ar

Las sorpresas no dejan de llegar y cada día es una caja de Pandora para los argentinos. El precio del dólar, las corridas, la inflación y los incrementos llegan sin avisar a la casa -y bolsillo – de los vecinos.  A la espera de medidas profundas que amortigüen el impacto de una crisis generalizada, desde distintos sectores urgen una tregua en el mercado que permita, por lo menos, pasar el mal trago hasta tanto la economía vuelva a estabilizarse. 
En tanto, los precios son una incógnita tanto para consumidores como para comerciantes, ya que las grandes empresas de consumo masivo frenaron las entregas a mayoristas y supermercados o bien, ya enviaron nuevas listas de precios con subas escalonadas del 20%. Harinas y derivados, aceites, artículos de limpieza e higiene personal aumentaron los precios, aunque en las góndolas todavía no se siente plenamente.
Lucas Kerps,  gerente de autoservicios Kerps, confirmó ayer que los incrementos están siendo del 20 por ciento y llegan de a poco con la entrega de las nuevas listas. 
“En primer medida, estuve viendo en portales nacionales aumentos del 10 y 15% en productos de consumo masivo. Pero hay muchos productos que rondan el 20%. lastimosamente por ese lado, la noticia es más pesimista”, sostuvo en diálogo con el programa Acá te lo Contamos por Radioactiva. 
En ese sentido, apuntó que los primeros productos que sufrieron incrementos importantes fueron los alfajores, la grasa comestible bovina, productos de algodonería, pañalería y productos femeninos.  
“No tenemos precios nuevos en harinas, aceites ni lácteos. Obvio que va a suceder, pero no sabemos cuánto, por lo que estamos en incertidumbre. El que empezó a remarcar precios el viernes habría que preguntarle por qué, porque el problema empezó el lunes con el efecto post elecciones primarias”, estableció. 

Aumento del pan
Por su parte, Héctor Omar Acosta, presidente de la Asociación de Industriales Panaderos, anticipó que “el lunes va  aumentar entre un 20 y un 25 por ciento el kilo de la harina, el último martes ya la trajeron en un 15 por ciento con pago de contado y otros molinos no entregan. Yo esperaría que esto se estabilice y que se tranquilice un poco el mercado, porque fue una locura de golpe este cambio e incertidumbre de la gente”. 
Además dijo que el precio de margarinas y levaduras, productos que son de necesidad básica y de uso cotidiano, también sufrió un incremento de hasta el 30%. 
Aunque Acosta aclaró: “Nosotros no podemos trasladar esos aumentos a los consumidores porque ya las ventas están en caída y con esto sería la hecatombe. A veces uno culpa a las empresas que aprovechan el momento y suben de un día para el otro porque el stock está”. 

Abastecimiento 
Respecto al abastecimiento de productos y la amenaza de faltantes, Kerps aseveró: “Yo no he tenido problemas con nuestros proveedores y nosotros tampoco hemos dejado de hacer entregas. Seguimos trabajando normal y subimos precios en productos que ya nos pasaron las listas con aumentos”. 
“Venimos de un contexto con baja en el consumo y eso no daría una alerta para que falte mercadería, por lo que stock hay. El que no entrega mercadería es meramente especulación. Nosotros tampoco limitamos la compra de ningún producto, el único movimiento es subir los precios”, añadió. 
De la misma manera, Acosta argumentó que “no hay desabastecimiento de pan porque harina hay y va a haber, no va a faltar. Sí hubo una baja del 40 por ciento en la producción de panificados a nivel país y si continúa esta situación, nos presentaríamos en crisis”. 
Al mismo tiempo, destacó el programa provincial Ahora Pan, que contribuyó a que los consumidores no dejen de comprar en las panaderías misioneras el producto.

Came presentó un documento con propuestas al ministro Sica

Frente a la situación de incertidumbre y desequilibrio actual del mercado, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) le envió un documento al ministro de Producción y Trabajo de la Nación, Dante Sica, con propuestas de medidas urgentes que generen un alivio en el bolsillo tanto de los consumidores como de los empresarios pymes.
En lo que respecta a la parte tributaria, solicitaron la suspensión de juicios y embargos por 120 días, recálculo de deudas, además de la apertura de distintas modalidades de planes que puedan adecuarse a los flujos financieros de la empresa. 
Asimismo, pidieron que se relance el Programa de Recuperación Productiva, aumentando la asignación de uno y medio a dos unidades de salario mínimo, vital y móvil, y la suspensión del impuesto al cheque por 120 días para las micro, pequeñas y medianas empresas, entre otras cosas.
De la misma manera, desde Came plantearon la necesidad de una reposición de la Línea de Crédito para la Inversión Productiva (LCIP) del BCRA, la ampliación de programas de bonificación de tasa del Ministerio de Producción y Trabajo y lineas de créditos especiales por doce meses. 

Energía y consumo
En cuanto a lo energético, instaron a eximir del cobro de IVA e Ingresos Brutos en las boletas de luz y gas para las micro, pequeñas y medianas empresas hasta el 31 de diciembre y diferir a 90 días el pago de energía (gas y electricidad).
Por último, para fomentar el consumo interno, solicitaron que se devuelva el 100 por ciento del IVA por la compra de alimentos y bebidas con tarjetas de débito a jubilados y perceptores de programas sociales en todas las bocas de expendio, e instaurar el mismo beneficio para todos los consumidores cuando las mismas se realicen en comercios pyme. 
También pidieron la ampliación del Programa Ahora 12 y líneas de Crédito de Impulso al Consumo. “Dado que la mayoría de las pymes trabajan para abastecer al mercado interno, resulta crucial que la actual coyuntura no derive en una profundización de la caída aún mayor de la demanda”, resaltaron. 

“Somos débiles ante los caprichos de los mercados”

Alberto Guida, dirigente empresarial.
Daniela Cortés

Por Daniela Cortés Corresponsalía Buenos Aires

La devaluación del peso ante la abrupta subida del dólar ya impactó en el precio final de algunos productos básicos de la canasta familiar. “La harina ya subió un 15% y el aceite un 25% porque son commodities, es decir productos que tienen un precio global en dólares que aplica en todo el mundo”, señaló a El Territorio el presidente de la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas, Alberto Guida.
“Todo lo que vemos en las góndolas de los supermercados tiene algún componente en dólares, ya sea algún ingrediente, la materia prima o el envoltorio que lo cubre y por lo tanto cuando hay una devaluación tan fuerte como la que empezó el lunes y todavía estamos viviendo, eso tarde o temprano termina trasladándose al precio final”.
Según Guida, “las nuevas listas de precios ya están llegando a todos los comercios y para el fin de semana ya habrá precios más altos en la mayoría de los productos”.
Al iniciar el diálogo, el dirigente empresarial advirtió que “hay que llevar tranquilidad a la gente de que no hay peligro de desabastecimiento porque hoy en nivel de inventario del comercio mayorista está alrededor de 20 días y el lunes fue el único día que se paralizó la cadena de distribución. Ya el martes por la tarde se comenzaron a fijar los nuevos precios y se retomó la actividad”.
Consultado sobre cuál es el aumento que se trasladará a los almacenes y supermercados, Guida dijo que “estamos viendo un aumento promedio de un 15%, algunos productos aumentan por encima de ese promedio y otros menos. Pero todos aumentan porque acá la realidad es que todos están mirando el dólar y cuando se dan estos movimientos tan bruscos, todos tratan de cubrirse para evitar pérdidas. El productor no quiere perder y el comerciante no se quiere fundir”.
Seguidamente Guida explicó que “la inflación que tanto nos castiga a los argentinos tiene un componente objetivo que es el índice inflacionario que releva el Indec, pero también tiene un componente subjetivo que es el calculo que se hace hacia futuro de cuánto va a valer el dólar dentro de 60 días, porque el ciclo del comercio necesita una estimación a futuro y es ahí donde cada uno hace sus propias cuentas”.
En ese contexto, Guida dijo que “el proceso recesivo que ya veníamos sintiendo se agudizara en los próximos 60 días porque no habrá una recomposición salarial que acompañe semejante devaluación y por lo tanto el consumo que ya venía planchado ahora con estos nuevos aumentos sin dudas se enfriará más”.
Sobre las medidas de ayudas económicas anunciadas ayer por el presidente de la Nación, Mauricio Macri, Guida dijo que “son medidas paliativas que van a servir para amortiguar un poco la crisis de los bolsillos, pero claramente no son una solución de fondo para corregir las distorsiones impositivas y estructurales que hacen que nuestra economía sea tan sensible a cualquier movimiento del dólar”.
Finalmente, Guida, que tiene en su currículum mas de 40 años dedicados al trabajo en diversas empresas multinacionales y nacionales, dijo que “crisis como las que estamos viviendo no me asombran, porque lamentablemente a nuestro país le falta una dirigencia política capaz de resolver los verdaderos problemas argentinos. Y no hablo sólo de este gobierno o del anterior. Hablo de los gobiernos de los últimos 50 años en los que no fue posible sentar las bases de políticas de estado en materia de educación, seguridad y desarrollo nacional. Por eso somos tan débiles para defendernos ante los caprichos de los mercados”.

Congelamiento del combustible, en stand-by

La decisión del gobierno de congelar el precio de los combustibles por los próximos 90 días provocó la alerta en las empresas del sector. Por este motivo, el gobierno resolvió ayer poner esta medida en stand-by para convocar primero a una ronda de diálogo a las compañías para negociar cómo se puede instrumentar y también definir quién asumirá los costos de ese congelamiento. Esas dos fueron las causas, según puedo reconstruir El Cronista con distintas petroleras que hicieron que se frenara la resolución que iba a salir ayer en el Boletín Oficial, a través de la Ley de Abastecimiento. “El único que paga el costo es el productor”, se quejaron en una de las productoras de hidrocarburos de Vaca Muerta. El punto es que con el congelamiento no sólo se frenaron las subas sino que además se puso un tope al precio del barril, lo que se conoce como el “barril criollo”. Según describieron, si el gobierno fija un crudo de 59 dólares por barril y lo convierte a un tipo de cambio de 45,19 pesos, implica que “el congelamiento es íntegramente afrontado por el productor de crudo y no por el complejo refinador”. “En estos valores, el negocio en Vaca Muerta para las productoras no integradas queda paralizado”, se acotó.

Passalacqua lanzó el Ahora Niño con reintegros del 15%

El gobernador de la provincia Hugo Passalacqua anunció ayer una nueva línea dentro del programa de los Ahora. Se trata del Ahora Niño, en sintonía con el mes en el que se celebra el Día del Niño. Funcionará mañana y el sábado en los comercios misioneros adheridos. 
A través del programa, se podrán adquirir  juguetes, ropa y zapatos para niños, artículos de librería y deportes, regalos, óptica, perfumería y relojería.
Se podrán abonar las compras en hasta 12 cuotas con tarjeta de crédito del Banco Macro, sin interés y con un 15 por ciento de reintegro.
El mandatario provincial realizó el anuncio a través de la cuenta de Twitter. 
En esa red social también expresó: “Seguimos firmes en el camino que tomamos ya hace tiempo cuando avizorábamos que la crisis del país comenzaba a impactar en el día a día de las familias”.
“Los Ahora fueron y siguen siendo una herramienta contributiva en el marco de otras  políticas activas”, manifestó, en referencia a toda la línea de beneficios.
Ahora Misiones, Ahora Carne, Ahora Pan, entre otros, son medidas que se vienen sosteniendo en la provincia con el objetivo de mantener el consumo y fomentar las ventas en comercios locales. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina