Las personas que abandonaron la caravana intentarán volver a emigrar

Viernes 9 de noviembre de 2018
La Gran Central Metropolitana, la principal terminal de autobuses en la ciudad de San Pedro Sula, de donde partió la caravana de migrantes que recorrió más de 2.000 kilómetros, es escenario de los destinos cruzados de muchos hondureños que sueñan con una vida mejor en Estados Unidos.  
Por las noches, docenas de personas duermen en el suelo o en el césped. Algunas esperan el autobús que las llevará a la frontera con Guatemala, desde donde iniciarán el viaje a su “sueño americano”.
Otras, tumbadas al lado, regresan tras fracasar en el intento y esperan transporte para volver al lugar que quisieron dejar atrás.
Según el gobierno mexicano, cientos de personas, la mayoría hondureños, que se unieron a la caravana que ahora está en la Ciudad de México o a otras posteriores han regresado a su lugar de origen.
Algunos se cansaron o enfermaron. Otros fueron detenidos o desistieron de pedir asilo y aceptaron que los repatriaran. Muchos vuelven a la terminal de micros con la tristeza y la frustración en el rostro, pero casi todos comparten una idea: lo volverán a intentar, aunque no sepan cuándo. “Me voy a ir 30 veces más si es posible”, aseguró Daniel Castañeda, un joven de 18 años de Comayagua, en el centro del país, que se lanzó a probar suerte en la segunda caravana y lo detuvieron al cruzar a México después de un choque con la policía en el puente fronterizo a finales de octubre.
“No le digo cuándo, pero de que me voy a seguir yendo, me voy a seguir yendo. El país se va a quedar vacío”, dijo.
Reny Maudiel, un adolescente de 16, decidió regresar debido a esos brotes violentos que, a juicio de algunos analistas, se debieron a que gente con vínculos delictivos se infiltró en ese segundo grupo. Maudiel tenía los pies llagados y estaba cansado, pero este joven aprendiz de albañil no pierde la esperanza de volver a intentarlo: “Espero que surja otra oportunidad”.
Aunque el presidente estadounidense Donald Trump arremetió contra la caravana durante la campaña para las elecciones legislativas del martes con el argumento de que había delincuentes entremezclados con los migrantes, quienes dejan el país cuentan que huyen de la pobreza, el desempleo y la inseguridad.
San Pedro Sula es una de las ciudades más violentas en una nación, con una de las tasas de homicidios más elevadas del mundo. Las dos principales pandillas, la Mara Salvatrucha y Barrio 18, se disputan territorios, las fuerzas de seguridad no cuentan con la confianza de los ciudadanos.
Además, casi 5,5 millones de hondureños -más del 60 por ciento de la población- son pobres, según el Banco Mundial.   
Pablo Alba es uno de ellos. Este veterinario de 64 años se emociona al recordar a su hijo de 11 enganchado a su cuello y pidiendo irse con él al norte. Se negó. “Si hay que sufrir, voy a sufrir solo”, le dijo antes de dejarlo junto a sus tres hermanos al cuidado de su casera y unirse, sólo con lo puesto, a la caravana que salió de San Pedro Sula el 13 de octubre.

Fue censurado por preguntar sobre la marcha

La Casa Blanca suspendió el pase de prensa del corresponsal de CNN Jim Acosta, después de que el periodista se enfrascó en una confrontación acalorada con el presidente Donald Trump durante una conferencia de prensa. Ambos comenzaron a discutir después que Acosta le preguntó a Trump sobre la caravana de migrantes centroamericanos que se dirige a la frontera sur de Estados Unidos. Cuando Acosta intentó hacer una pregunta de seguimiento, Trump lo interrumpió: “¡Es suficiente!”, y una asistente de la Casa Blanca intentó infructuosamente quitarle el micrófono al reportero. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, emitió un comunicado en el que acusó a Acosta de “poner sus manos sobre una joven mujer que sólo intentaba hacer su trabajo como becaria en la Casa Blanca”, y dijo que el acto era “absolutamente inaceptable”.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina