Las discográficas están usando IA para reemplazar a los bateristas

Miércoles 7 de agosto de 2019 | 14:00hs.
Sony es la última compañía en sumergir los dedos de los pies en la música con IA. La compañía reveló esta semana que sus investigadores han creado un modelo de aprendizaje automático que puede crear el seguimiento del bombo. Según la empresa japonesa, la inteligencia artificial es capaz de construir patrones de batería "musicalmente plausibles" basados en los instrumentos existentes que se utilizan en la canción.

La IA pronto podría convertirse en una herramienta invaluable en los arsenales de composición de los músicos, los desarrollos recientes son una indicación. En julio, la startup Landr, con sede en Montreal, recaudó 26 millones de dólares para un producto que analiza estilos musicales para crear conjuntos de procesadores de audio a medida, mientras que OpenAI y Google a principios de este año presentaron herramientas de creación en línea que utilizan algoritmos de generación de música.

Inspirados por este y otros trabajos recientes, los investigadores de Sony buscaron un modelo de aprendizaje automático para la generación condicional de pistas de bombo. Dada una canción existente y un código de baja dimensión que analiza la relación entre dicha canción y el nuevo material que se generará, la IA crea una variedad de patrones de batería "musicalmente plausibles" de una canción a otra, independientemente de las diferencias de tempo y tiempo o cambio (es decir, cambio de velocidad o duración).

Para entrenar el sistema de inteligencia artificial, los investigadores de Sony compilaron datos de 665 canciones diferentes de una amplia gama de géneros, incluidos pop, rock y electrónica. Todas las canciones cuentan con instrumentos de ritmo, bajo, patada y trampas que estaban disponibles como pistas de audio separadas de 44.1kHZ. Con las señales contemporáneas de esas pistas, los investigadores crearon patadas de batería al establecer muestras de batería en todos los picos de amplitud. El sistema de IA genera condicionalmente los patrones de bombo basado en las características del otro material sobre el que se coloca, como ya mencionamos, independientemente del tempo de la canción y los cambios en la velocidad o la duración.

Sony no es la única compañía que ha jugado con música asistida por IA. Facebook ha utilizado la inteligencia artificial para convertir música de un género a muchos otros estilos. Google también experimentó con la capacidad de AI para crear arte, construyendo un proyecto llamado Magenta que tiene la tarea de generar creaciones musicales y visuales. Otros han logrado utilizar el aprendizaje automático para crear infinitos riffs de guitarra y musicales completos, aunque los resultados son bastante cuestionables en términos de calidad.

Esto no quiere decir que los músicos profesionales vayan a desaparecer, en 2016 la compañía IBM creó Watson Beat, un software que analiza millones de canciones y es capaz de producir una melodía artificial. La idea es que los músicos la utilicen como guía cuando se sientan estancados o que quieran probar cosas distintas. Estos le pueden pedir al programa un ritmo cualquiera sobre el que pueden construir su propio tema musical. Watson incluso puede sugerir frases y palabras populares para elaborar las letras de la canción.

Como muchos especialistas afirman, la inteligencia artificial llega para reemplazar todas las tareas que sean rutinarias, pero las creativas, las emocionales y las artísticas serán meramente humanas, aunque utilicen tecnología para su producción.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina