Lanzan cámaras para detectar el uso de celulares al volante

Miércoles 4 de diciembre de 2019
Las distacciones al volante causan accidentes y el uso del celular es uno de los más frecuentes.

Por Gerardo Schafer sociedad@elterritorio.com.ar

El uso del teléfono mientras se conduce sigue siendo un problema en muchas partes del mundo, en gran parte debido a la dificultad de hacer cumplir las leyes. ¿Cómo atrapás a alguien en el acto? La policía australiana podría haber encontrado la solución a ese problema. El gobierno de Nueva Gales del Sur comenzó a usar las primeras cámaras que pueden detectar automáticamente cuándo los conductores usan sus smartphones.
El sistema usa inteligencia artificial para revisar fotos en busca de signos reveladores del uso del teléfono y hay personas que revisan las imágenes marcadas para evitar falsos positivos. Habrá cámaras fijas y montadas en autos para detectar a los automovilistas distraídos.
Estas cámaras que miden a cuánta velocidad pasás, ahora estarán equipadas con sensores infrarrojos que analizan los movimientos del conductor. De esta manera se puede detallar si está en llamada o peor aún, mensajeando.
Los primeros tres meses de la iniciativa permitirán que los conductores de primera infracción salgan con una advertencia. Después de eso, sin embargo, se vuelve caro. Recibirán una multa de 344 dólares australianos (233 dólares estadounidenses) y cinco puntos de demérito en casos típicos. Con esas cifras subiendo a 457 dólares australianos (U$S 309) por violaciones de la zona escolar y 10 puntos de demérito durante períodos de doble infracción.
Los funcionarios confían en que esto conducirá a menos incidentes. Bernard Carlton, del gobierno de Nueva Gales del Sur, dijo que el “modelo independiente” mostró que esto podría prevenir 100 accidentes fatales y graves en el lapso de cinco años. Ya sea que esto suceda o no en la práctica, sin duda podría servir como elemento disuasorio: es menos probable que una persona envíe mensajes de texto a sus amigos mientras está de viaje si sabe que una cámara podría grabarlo.
No todos están entusiasmados con la perspectiva. La privacidad no es el gran problema aquí (las cámaras no buscan caras). Más bien, es que esto puede trasladar la carga de la prueba a los conductores y llevarlos al juzgado si creen que los revisores malinterpretaron lo que vieron. Eso, a su vez, podría atascar el sistema judicial con más casos de lo habitual.
No es que los funcionarios puedan ser disuadidos. Después de todo, podrían argumentar que vale la pena sopesar las cortes si incluso una vida se salva a través de las cámaras.
El sistema de detección funciona tanto de día como de noche y en todas las condiciones climáticas, utilizando cámaras de alta definición para capturar imágenes del espacio de la cabina de la fila delantera de todos los vehículos.
En el ámbito local, la ordenanza 1617 que es el régimen de penalidades de infracciones al tránsito en Posadas, dice que está prohibido conducir con auriculares y sistemas de comunicación de operación manual; y se establece una pena de 80 a 1.000 unidades fiscales, de 5.200 pesos a 65.000 pesos. La cuestión es que es el inspector de tránsito que llegue a ver el uso del celular es el que podrá redactar la infracción.


En Posadas

Prohibición y multa. Por utilizar el teléfono móvil mientras se maneja, la pena es de hasta 1.000 unidades fiscales, con lo cual los infractores pueden llegar a pagar más de 60.000 pesos, de acuerdo a la ordenanza 1617 que fija el régimen de penalidades por faltas en el tránsito de la capital misionera.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina