Lady Gaga brilla en el cine

Sábado 13 de octubre de 2018
Jackson Maine (Bradley Cooper) es un músico veterano cuya carrera se encuentra en decadencia. Al borde del abismo personal descubre a una talentosa cantante llamada Ally (Lady Gaga), una joven de hermosa voz que sueña con triunfar en el apasionante mundo del espectáculo. Mientras el primero decide convertirse en mentor de la muchacha, entre ambos nacerá una apasionada relación que se verá corrompida por el carácter autodestructivo de Maine.
Todo eso se verá en Nace una estrella en la que Cooper ha elegido para hacer su ópera prima una historia ya recreada en varias oportunidades para la pantalla grande. Sin embargo, esta versión luce fresca, original y apasionada, superando ampliamente las adaptaciones anteriores.
El filme es una metáfora sobre “el precio de la fama” en el mundo del espectáculo, pero a la vez es una intensa historia de amor. Un argumento que se sostiene en la increíble performance de Lady Gaga, alejada de la imagen extravagante que la ha convertido en un icono, quien durante el metraje no solo regala su voz de ensueño, sino que además logra conmover gracias a una interpretación en la que se muestra tímida, vulnerable, frágil, una actuación para El Oscar.
La banda de sonido, que nos descubre también a un más que entonado Cooper es “la frutilla de la torta”, en una película donde no hay un solo punto bajo. Doble mérito del interprete/director que no contento con conseguir una cinta impecable, también ofrece su mejor actuación de su ya muy interesante carrera. Sin dudas, ha aprendido del veterano Clint Eastwood con quien compartió El Francotirador, cómo hacer ambas cosas de manera excelente.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina