La solidaridad hace grande a la patria

Martes 26 de mayo de 2020 | 07:00hs.
Belén Spaciuk

Por Belén Spaciuksociedad@elterritorio.com.ar

Es una tradición de todos los argentinos celebrar el Día de la Patria con una buena ollada de locro. Esta vez, en el marco de la pandemia por coronavirus, uno de los platos más típicos de la Argentina tuvo, además de la función de rememorar una fecha importante, un fin solidario.
Es así como en distintos puntos de la ciudad se realizaron ollas populares con la finalidad de agasajar la fecha así como también ayudar a todos los vecinos de la zona a paliar la difícil situación que atraviesan las familias.
El trabajo en equipo y el espíritu de camaradería inundaba el cuartel de Bomberos de la Policía de Misiones, en Villa Cabello. Allí, la Asociación Indu Solidaria, tras un trabajo en conjunto con el escuadrón de bomberos que arrancó varios días antes, realizó un total de 23 ollas populares de locro.
“Todo surgió el 1 de mayo, cuando hicimos un locro para agasajar a los trabajadores con nueve ollas. Y ahora, teníamos planificado redoblar la apuesta y llegar a las 20 aproximadamente. Pero superamos lo propuesto y logramos preparar 23 en total”, detalló Luzmila Krul, referente del grupo solidario.
“Con toda la comida, buscamos llegar a distintos barrios de la ciudad”, agregó Krul respecto de la iniciativa que repartió el menú patrio a barrios como Itaembé Miní, Barrio A4, Chacra 159, Chacra 158, Néstor Kirchner, San Gerardo y San Isidro, entre otros tantos.
El trabajo comenzó varios días atrás, ya que debían soldar las parrillas, conseguir las donaciones y preparar todo para el gran día. Finalmente ayer, alrededor de las 5 de la mañana, se reunieron para ultimar detalles y comenzar a cocinar.
Alrededor de las 11.30 los vecinos de Villa Cabello comenzaron a formar una fila que dobló la esquina (siempre respetando las medidas sanitarias impuestas por el Estado). “El único requisito que pedíamos era que tengan paciencia, ya que íbamos a contar con la presencia de un gran contingente y además, que se respeten las medidas de seguridad”, explicó la referente. Cada comensal debería acercarse con su recipiente y barbijo. También debía respetar las normas de distanciamiento social y solamente podría concurrir una persona por grupo familiar.
“Es un trabajo hermoso. Mucha gente trabajó por esto y todo lo hicimos a pulmón y con esfuerzo. La acción de hoy va destinada a todos. Sabemos que la sociedad completa fue golpeada por la pandemia. Pero también creemos que vamos a salir de esta situación si tiramos todos para el mismo lado”, detalló Krul respecto al trabajo que viene realizando el grupo que comenzó con alumnos de la Epet 1, pero que con el tiempo fue sumando a más jóvenes en la línea solidaria.

Una acción que se replica
En otro sector de la ciudad, en el Barrio Itaembé Guazú, un grupo de vecinos que trabaja por el bienestar del barrio también se reunió para agasajar a la patria y compartir. “Comenzamos a cocinar a las 4.30 y para las 12 el locro ya estaba listo. Todos pudieron disfrutar de se porción”, contó a este medio Lázaro Ojeda, referente barrial. El grupo logró cocinar unas 600 porciones para todas las familias de la zona.
“Además de rememorar el 25 de Mayo, también quisimos colaborar con aquellos que no están pasando una situación fácil. El contexto actual nos afectó a todos, pero tenemos la convicción de que siendo solidarios, podremos salir adelante”, agregó Ojeda, que a la par de realizar la locreada también colabora con su comisión en diferentes merenderos aledaños a Itaembé.
Por otra parte, en el barrio Mini City, un grupo de amigos también se dispuso a colaborar con los vecinos de la zona cocinando el mismo plato típico.
El grupo, encabezado por Ismael Ferreyra, cocina desde que comenzó la cuarentena para llevar un plato de comida a la mesa de los que más necesitan. “En el barrio nos conocemos entre todos. Y sabemos la situación que está pasando cada familia. Acá todos somos albañiles, pintores, vendedores, y estamos al tanto de que la mano está muy complicada. Por eso nos dispusimos a hacer algo entre todos y para todos”, detalló Ferreyra, quien trata, todos los días, de cocinar para sus vecinos.
“Empezamos con los muchachos del barrio y de a poco se fueron sumando muchos. Tratamos de cocinar en grande para ayudar a los que atraviesan una situación bastante complicada”, agregó.
El grupo se las arregla para ayudar a vecinos de su propio asentamiento como así también a los que residen en Aeroclub, Los Lapachitos o cualquiera que se acerque con un recipiente en busca del alimento diario.
“Hoy logramos hacer tres ollas grandes con el único propósito de ayudarnos entre todos. Porque de esta situación tenemos que salir todos juntos. Siempre tirando para adelante y siendo solidarios”, cerró el cocinero del barrio.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina