La solidaridad como ofrenda de fe

Martes 28 de julio de 2020 | 05:00hs.
“Pantaleón es un santo muy querido por la gente, se le reconocen signos prodigiosos relacionados sobre todo con la salud y la curación de los enfermos. Su fiesta cobra una especial importancia en medio de esta pandemia que estamos viviendo. Hoy los cristianos oramos no sólo por nuestra salud o de nuestras familias sino por la salud del mundo entero”, resaltó el sacerdote Gerardo Ferreyra, que ofició ayer una de las tres misas dedicadas al santo médico en su día.

Las celebraciones se desarrollaron durante toda la jornada en la capilla San Pantaleón en el barrio homónimo, chacra 147 de Villa Cabello. Para la ocasión se puso especial atención al protocolo de seguridad e higiene autorizado por el gobierno provincial.

Además, la imagen del santo recorrió las calles, junto a los padres Simón Sugi Duli y Gerardo Ferreyra, quienes bendijeron el camino, en una camioneta escoltada por la Policía y rodeada por una caravana de autos y bocinas festivas.

Así, y con visitas al santuario de manera alternada, la comunidad pudo mostrar su fe y devoción ya que por la cuarentena este año no hubo procesión caminada, multitudinaria misa ni tampoco la tradicional serenata y kermés.

Pantaleón es uno de los santos más populares y queridos del catolicismo e integra el grupo de los auxiliadores por su vocación de responder a los fieles.

“Sabemos que en un momento como el que estamos pasando con la pandemia, muchas personas no pueden acercarse hasta la iglesia, pero sí pueden rezar en sus casas. Ofrecer nuestra salud como oblación a Dios, pedir la intercesión de Pantaleón para que podamos superar esta enfermedad que trae tanto sufrimiento, pedir también por la protección del personal de salud que arriesga la vida y también por nuestros dirigentes para que tomen las decisiones sabias y acertadas”, expresó Ferreyra a El Territorio.

Y añadió: “En este tiempo es muy importante que confiemos en nuestra fe, que oremos, que ofrendemos nuestro dolor y nuestra solidaridad, que miremos por las personas vulnerables por razón de su edad, salud o situación económica”.

Por su parte, el cura Simplicio Nkaw aludió, en su homilía, a la semejanza entre los fieles y el rebaño de ovejas, y dijo: “Cristo nos dice que es nuestro pastor. Las ovejas son gregarias y vulnerables cuando se alejan de sus pares. Parecen fuertes con toda esa lana, pero son frágiles y pequeñas por debajo”.

“Así como las ovejas, podemos parecer fuertes y grandotes, pero si enfermamos nos sentimos indefensos. Hay personas que pueden tener todo el dinero y los bienes, pero hay un virus que nos muestra que nadie puede andar por ahí solo. Así enseña Cristo y así como rebaño siguiendo a nuestro pastor, con fe y solidaridad, afrontamos hoy este tiempo difícil, unidos en la fe”, agregó.

Trabajo comunitario
La capilla en honor del santo médico y protector de los enfermos comenzó a construirse en 2010 en la esquina de las avenidas Almirante Brown y Kolping, en un terreno del Obispado de Posadas.

La materialización del proyecto de tener la iglesia en el barrio fue posible mediante el empeño de vecinos, que se pusieron al frente vendiendo rifas y comida, entre otras actividades, y con el apoyo de la Congregación del Verbo Divino.

El edificio quedó inaugurado en el día del santo, el 27 de julio de 2012. Se concitó esa vez una multitud en peregrinación y el obispo Juan Rubén Martínez presidió la ceremonia.

Desde entonces, una comisión de vecinos realiza incesantes labores para recaudar dinero y así finalizar la obra y sumar nuevos detalles al predio.

Cada año, el lugar frente al arroyo Mártires se consolida como centro de oración con cientos de personas que llegan de distintos puntos de la provincia para pedir sanación o cumplir una promesa.

Entre las acciones pastorales destacan la visita a los enfermos, la catequesis familiar, la asistencia a personas en vulnerabilidad social o de salud. También el trabajo activo en la concientización sobre la tenencia responsable de mascotas, con la organización de jornadas de esterilización de perros y gatos a cargo del Imusa y el rescate de animales abandonados.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina