La marcha de los días: La difícil herencia

Domingo 19 de enero de 2020 | 07:00hs.
Con el correr de las semanas iremos conociendo poco a poco la verdadera herencia reflejada en números estadísticos que el gobierno de Mauricio Macri le dejó al de Alberto Fernández. Es que en los próximos dos meses se conocerán, a través del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), los resultados de los relevamientos relacionados con el último mes del 2019 y con el último trimestre, para cerrar así el último año de gestión.

Esta semana se conoció una de las estadísticas que más mira el argentino, y no es para menos, ya que se trata de la que regula la capacidad adquisitiva de cada sector social: la inflación. La herencia en materia inflacionaria es realmente dura. Macri cerró su último año de gestión con una inflación del 53,8 por ciento. La más alta en 28 años. “La inflación es la demostración de tu incapacidad para gobernar”, había dicho Macri en 2016, en una entrevista en Bahía Blanca, cuando prometía reducirla en unos pocos meses. Demasiada confianza en medidas que no funcionaron, o una pésima evaluación de la situación inicial. Sea cual fuera el motivo, Macri fue incapaz de gestionar este fenómeno de la economía que marcó un récord en su último año al frente de la gestión nacional.

Es que el último año de la administración Macri, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró el nivel más alto en 28 años. Superó al 47,6 por ciento de 2018, que era su otro récord desde 1991 en ese momento. En los últimos doce meses, los precios que crecieron por encima del nivel general fueron salud, 72,1 por ciento; comunicaciones 63,9 por ciento; equipamiento y mantenimiento del hogar, 63,7 por ciento; y alimentos, 56,8 por ciento.

No cometer los mismos errores

Según algunos analistas de la economía, la génesis del problema inflacionario de Macri tuvo tres bases. La primera fue el error de considerar que los precios de fines de 2015 estaban ajustados al dólar paralelo. La segunda tuvo que ver con la subestimación del impacto de las tarifas de servicios públicos y otros precio regulados sobre el costo de vida. Y la tercera base del problema fue validar la teoría monetaria ortodoxa como única fuente para atacar la problemática de precios en Argentina. Alberto debe tomar nota de estos errores, para no volver a cometerlos. Y sobre ello está trabajando.

En lo que respecta al dólar, todo indica que las restricciones para la compra y el impuesto solidario, que empuja el precio de la moneda para atesoramiento o turismo a valores incluso superiores al dólar blue, se quedarán por un tiempo prolongado, para contener el valor de la moneda que, nadie puede negar, rige el ritmo de los precios de muchos productos básicos de la canasta argentina.

En lo que respecta a las tarifas de los servicios públicos hay un congelamiento de seis meses que permitirá calmar el alza de precios, al menos hasta mitad de año. En ese congelamiento, por ahora, estarán incluidos también los combustibles, ya que según se conoció esta semana, el gobierno tiene decidido mantener los precios de los combustibles en los valores actuales, al menos por algunos meses. Si bien no dieron precisiones del tiempo que mantendrán los precios, sí mostraron la voluntad de hacerlo. Lo anunció el propio presidente de la Nación, luego de reunirse esta semana con referentes de las petroleras, a quienes además les informó que se presentará una nueva ley de hidrocarburos ante el Congreso.

Sobre la cuestión monetaria -el tercero de los problemas subestimados por Macri-, todavía no hay información muy precisa. El gobierno trabaja en silencio el tema de la emisión monetaria, aunque algunas pistas se fueron conociendo desde el propio Banco Central, desde donde se anunció que habrá una nueva familia de billetes, que incluirá billetes de mayor denominación a las actuales.

La inflación es una de las principales preocupaciones de Alberto Fernández, y el panorama no es el mejor para el comienzo del año, por eso la batería de medidas que impulsó el nuevo gobierno desde el primer día. Es que a pesar del congelamiento de las tarifas, los precios cuidados, la contención del dólar y demás, las consultoras privadas ya midieron que en la primer quincena de este enero, por la inercia que trae, la inflación ronda el 3,8 por ciento. Un número alto, que igualmente representaría una baja respecto del último mes de 2019, pero que se aleja del promedio mensual necesario para que el 2020 cierre con una inflación cercana al 40 por ciento. Para que esto se cumpla, el gobierno deberá, necesariamente, lograr que la inflación comience a bajar drásticamente a partir del segundo mes del año. Desafío más que complejo en una Argentina donde los precios suben hasta “por las dudas”.

Un pedido que nace en Misiones

Esta semana, a partir de un pedido que le hizo el gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, al ministro de Producción de la Nación, Matías Kulfas, se disparó un debate que lleva años: la desigualdad en el precio de los combustibles entre todo el país y Buenos Aires. Las provincias del NEA, con Misiones a la cabeza, quieren que se apliquen medidas que igualen el precio de los combustibles, medida que aportaría a bajar la inflación en la región que, mes a mes, muestra ser la de mayor nivel de crecimiento de precios en el país.

El gobernador misionero pidió “reducir la brecha de precios entre ambas jurisdicciones”, luego de que los datos oficiales revelaran que los valores del combustible en la región NEA son los más elevados del país. Desde el entorno del gobernador de la tierra colorada se asegura que el pedido fue bien tomado por la cartera de producción nacional, que es la encargada de debatir el tema combustibles.

En Misiones, el litro de nafta Súper cuesta en YPF 59,62 pesos; en Axion 59,98 pesos y en Shell supera los 60 pesos. Mientras que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba), por ejemplo, el precio en YPF es de 53,45 pesos; en Axion 53,49 pesos y en Shell 53,83 pesos. Las petroleras aseguran que la diferencia de precios se asienta sobre el costo del transporte.

Una de las propuestas que acercan desde Misiones es reflotar el artículo pendiente de la Ley de Fomento a las Pymes, por el cual se generan beneficios impositivos para los comercios y las economías que se desarrollan en zonas de frontera, para subsanar los desajustes que los precios de los países limítrofes provocan en Argentina.

Detrás de Misiones se encolumnarán, según ya adelantaron, las demás provincias del NEA, para pedirle al gobierno nacional que le busque una solución a esta brecha de precios. De conseguir una reducción en el precio de los combustibles para la región, podría conseguirse a la vez reducir la inflación en, como ya se dijo, la región más inflacionaria del país.

Los viajes de Alberto

Mientras en el gobierno se sigue trabajando en las variables económicas, el presidente confirmó sus primeros viajes al exterior. Podría decirse que el gobierno hará una recorrida por tierras religiosas. Es que estará en Israel primero, donde se recordarán los 75 años de la liberación de los prisioneros de Auschwitz. Y luego se dirigirá a Roma, donde entre otras cosas visitará en el Vaticano al papa Francisco.

En Israel, Fernández participará del Foro Internacional de Líderes en Conmemoración del Día Internacional de Recordación del Holocausto y la Lucha contra el Antisemitismo. El encuentro tendrá lugar el próximo 23 de enero en el museo de Yad Vashem. La invitación, que llegó la semana pasada, tiene la firma del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. Este acercamiento resulta clave en el armado de la política internacional del nuevo gobierno, ya que resulta ser el primer destino oficial al que Fernández elige visitar.

Alberto llegará a Israel cinco días después de que se cumpla el quinto aniversario de la muerte del fiscal Alberto Nisman, quien investigaba cuestiones relacionadas con los mayores atentados que sufrieron objetivos israelíes fuera de su país desde la segunda guerra mundial, los atentados a la Embajada y a la sede de la Amia en Buenos Aires. El tema de la muerte de Nisman podría colarse en la agenda del encuentro, aunque más no sea en forma de comentarios. Es un tema áspero para el gobierno y para el propio presidente. Es que abre una grieta interna, ya que mientras algunos en el gobierno aseguran que Nisman se suicidó, otros, como Sergio Massa, hablan abiertamente de la teoría del asesinato. La discusión es hasta interna dentro del propio presidente, quien pasó de creer firmemente en la teoría del asesinato en los primeros años posteriores al hecho, a ponerla en duda en las últimas semanas. El tema es de suma complejidad y hasta los peritos judiciales no se ponen de acuerdo sobre si fue suicidio o asesinato.  

En Israel también habrá otros 29 presidentes, entre los que se cuenta al ruso Vladimir Putin y al francés Emmanuel Macron. Si bien se desconoce si en la agenda de Fernández hay encuentros con otros mandatarios, no se descarta la posibilidad de algunas charlas, incluso informales, con al menos estos dos mandatarios, con la idea de concretar en el futuro reuniones bilaterales. Cabe recordar que Macron había invitado a Fernández a visitar Francia apenas fue elegido como presidente, y antes de asumir el cargo.

En Roma, lo que se espera con mayor ansias es el encuentro con el papa Francisco, más allá de que en tierras italianas también habría reuniones con referentes del FMI y autoridades de ese país. Del encuentro con el Papa participarían, entre otros, Alberto y Martín Guzmán. Ambos visitaron a su santidad en los últimos dos años, en circunstancias muy diferentes. Alberto estuvo con Francisco en 2018, cuando se presentó ante todos como el hombre que intentaría unificar al peronismo para destronar a Mauricio Macri de la Casa Rosada. En aquel entonces, no se pensaba como candidato, según aseguran, más bien como operador en la búsqueda de una figura que aglomerara todas las corrientes peronistas. Si aquella reunión con Francisco fue el inicio de la carrera presidencial, no lo sabemos, pero no podemos tampoco descartar que no lo haya sido. En tanto, Guzmán visitó al Papa acompañando al nobel de economía Joseph Stiglitz, en mayo del año pasado, cuando ni se pensaba que pudiera ser ministro de Economía. Allí hablaron de lograr un capitalismo con rostro humano. Al igual que con la candidatura de Alberto Fernández, no sabemos si Francisco tuvo incidencia en la designación de Guzmán en Hacienda, pero no podemos tampoco descartar que no la haya tenido. El acuerdo titánico que busca el gobierno argentino con los acreedores privados y con el FMI tiene los respaldos técnicos en los estudios del mismo Guzmán y Stiglitz, de cual el papa Francisco tomó conocimiento oportunamente. No es aventurado suponer que desde el Vaticano se influirá positivamente en los estamentos del poder económico mundial para la restructuración soberana de la deuda argentina.  

Inversión en Posadas

Al igual que el gobernador, el intendente capitalino, Leonardo Stelatto, no se fue de vacaciones y estuvo presentando la compra de 19 camiones recolectores y 550 contenedores por parte de la Municipalidad de Posadas gracias al aporte conjunto del gobierno provincial y municipal. 

La lucha contra el hambre

La inflación golpea con más fuerza al bolsillo de los que menos tienen, y las primeras cadenas de la producción de alimentos. Una solución para estos dos sectores es lo que se empezó a gestar esta semana en Misiones.

En primer lugar llegó a la provincia el ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, para lanzar el programa Argentina contra el Hambre, en el que se entregarán tarjetas alimentarias a familias de bajos recursos de la tierra colorada.

Ahí mismo, rápido de reflejos, el gobernador Herrera Ahuad le propuso al ministro una salida para que la tarjeta alimentaria no sólo tenga repercusión en las familias que la reciben y en los mercados de la zona urbana, sino que también repercuta directamente sobre los productores. 
La propuesta de Herrera Ahuad fue que se incorporen al programa las ferias francas, donde los productores venden de forma directa sus productos. Así, los beneficiarios podrían comprarle de forma directa al productor tanto verduras como carnes o lácteos, algo que despertó el interés de las autoridades nacionales, ya que el modelo de feria franca es algo que se repite en varias provincias.

En Misiones se entregarán 63.000 tarjetas alimentarias, con las que se espera llegar a unos 127.000 chicos de bajos recursos.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina