La marcha de los días: Contraataque

Domingo 16 de junio de 2019 | 06:30hs.
El desorden momentáneo del rival, la acción táctica más utilizada en el fútbol es el contraataque también conocido como contragolpe. Representa la transición entre la defensa y el ataque para intentar superar al rival. Como en este deporte en el que un buen técnico es clave para establecer estrategias a fin de superar al rival en el menor tiempo posible, del mismo modo los estrategas políticos, son los que sugieren mover piezas en momentos claves, de allí que son el poder detrás del poder.

Hace menos de un mes, el pasado 18 de mayo, Cristina Fernández de Kirchner hizo una jugada magistral y, tras superar diferencias, anunció que postulaba a un crítico de su propia gestión como fue el caso de Alberto Fernández a la presidencia. La jugada había sorprendido y descolocado a todos, en especial al oponente político. Durante los siguientes días y semanas, representó el centro del debate y centralizó la atención de los medios nacionales y del exterior. Se podrá estar a favor o en contra, gustar más o menos, pero claramente había sido una interesante movida de ajedrez.

Tras definirse la fórmula, en especial Alberto Fernández comenzó a proyectar su imagen con propuestas y hasta con un distendido spot de campaña difundido en las redes, con un clásico de The Beatles, “todos juntos ahora”. Pero no sólo de música viven los políticos, sino que claramente la fórmula Fernández-Fernández siguió moviendo la jugada hasta cosechar esta semana el respaldo de quienes también fueron súper críticos del cristinismo, como los sindicalistas de peso Hugo y Pablo Moyano. Estos dirigentes ya habían acompañado esta semana a Axel Kicillof y Verónica Magario, los candidatos kirchneristas para gobernar la provincia de Buenos Aires, y como dice la canción, al parecer están decididos a estar todos juntos ahora.

Muestra de ello además es que el precandidato presidencial y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, compartieron el famoso café que se debían. Esto permitió armar un gran frente, el Frente de Todos, que impulsa a Alberto Fernández y Cristina Fernández con la incorporación a último momento de Sergio Massa conformó uno de los frentes más amplios con 16 agrupaciones políticas.

A partir de la presentación, hay cosas por definir, como sucede en el espacio de Frente de Todos, con la posibilidad de que Massa a su vez dirima en internas ante la fórmula Fernández-Fernández o encabece la lista de diputados nacionales. Todo ello deberá resolverse como fecha máxima el 22 de junio, cuando es el límite para presentar a los candidatos.

Desde el espacio justicialista afirman haber armado la coalición escuchando a la población de ir juntos, unidos para que la Argentina pueda salir adelante. Llega con la propuesta de dar soluciones a lo que el gobierno de Macri no pudo resolver.

La dupla Fernández-Fernández propone priorizar el trabajo y la producción, además de ocuparse de los sectores más humildes, de la clase media, comerciantes y emprendedores. Plantean que es un plan de gobierno muy distinto a lo que administra la Nación al sostener que la idea es salir de la lógica de la especulación financiera y construir la agenda de desarrollo. El objetivo es que nadie quede afuera.

La movida del oponente

Pero el oponente siempre juega y allí comienza a definirse quien es capaz de sacudir de nuevo el tablero, una y otra vez. El contraataque vino esta vez desde Cambiemos, que a su vez dejó de ser el nombre del frente electoral del oficialismo que llevó a la presidencia a Mauricio Macri y pasó a llamarse Juntos por el Cambio. Esta no fue la principal novedad, sino el anuncio de quién será el compañero de fórmula de Macri: Miguel Ángel Pichetto. Para unos representó una interesante estrategia, para otros fue impulsada por la desesperada necesidad de recuperar terreno en el oficialismo gobernante. Pero tampoco nadie dejó de admitir que significó una jugada estratégica.

Lo cierto es que Pichetto no tiene voto propio, pero es conocedor de las roscas políticas. No son casuales, por lo tanto, los 25 años de permanencia en el Congreso Nacional, siempre por el Partido Justicialista. Supo ser fiel a Carlos Menem y actuó en sintonía con Carlos Ruckauf, Eduardo Duhalde, Néstor Kirchner y Cristina Fernández hasta romper con este espacio político y armar en el 2017, con Macri ya en el poder, el bloque Argentina Federal con senadores justicialistas y opositores al kirchnerismo.
Ahora dio otro paso: con 68 años aceptó ir con Macri. El tiempo determinará qué efecto provoca en los votantes duros del macrismo -que siempre estuvieron en contra de todo lo que tuviera algo de peronismo- más aún dentro radicalismo-, pero ahora tienen como aspirante al segundo cargo más importante dentro del gobierno de Macri a un eterno oficialista como lo fue siempre Pichetto.

La administración nacional, en busca de votos no sólo debe pensar en estrategias electorales únicamente, ya que hay otras urgencias que pesarán en la ciudadanía en el momento de votar por una opción. En este momento, las encuestas siguen mostrando que los efectos de la inflación están al tope de la preocupación, mostrando caída constante de la producción, con empresas solicitando preventivas de crisis. Es decir, por ahora los ciudadanos están pensando más en sus bolsillos que con el corazón o la simpatía hacia alguna corriente política. Son cuestiones que inclinarán el tablero de uno u otro lado.

Por ahora, desde el macrismo se han quedado con el efecto sorpresa del compañero de fórmula, aunque nada indica que cambiarían la forma de gobernar. Al contrario, en forma previa se había ratificado una y otra vez que se sostendrá el actual rumbo, porque es el único camino, a consideración de este frente electoral.

Más frentes

Como se dijo, esta semana se puso fin al misterio y a las especulaciones. Con negociaciones de última hora, se concretó la inscripción de los frentes electorales, tras incorporaciones de partidos a último momento. Fue una semana en que se modificó el escenario político y quedaron definidas las fórmulas presidenciales que competirán en las primarias el próximo 11 de agosto. Para esa fecha se anotaron siete frentes electorales: Juntos por el Cambio, Frente de Todos, Consenso Federal, Frente de Izquierda y de los Trabajadores-Unidad, Frente Despertar, Frente Nos y Frente Patriota.

Esta presentación, además, fue el acta de defunción de Alternativa Federal, que había sido creada por Massa, Juan Schiaretti, Juan Manuel Urtubey y Miguel Ángel Pichetto. Sus integrantes pasaron a ocupar otros frentes electorales. Justamente, la novedad como se resaltó de la semana fue que Pichetto pasó a ser compañero de fórmula de Macri, Urtubey armó alianza con Lavagna y Massa se fue al PJ ampliado.

Representaron las principales movidas del actual tablero político. Entre los dos grandes espacios hace su aparición el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, que lleva como compañero de fórmula al gobernador de Salta, Urtubey, en el denominado frente Consenso Federal 2030.
Como novedad, el economista José Luis Espert, también aspirante a presidente, estará en la boleta representando al Frente Despertar.

En la previa

Por ahora, también se empiezan a conocer los resultados en cada elección provincial. Hoy nuevamente son cuatro las provincias que se sumarán a los diez distritos que ya tienen nuevos mandatarios electos. En la mayoría de los casos, los resultados fueron favorables para los oficialismos provinciales y lo mismo sucedería en esta oportunidad. Aunque en esta jornada electoral se espera saber qué sucederá en Santa Fe, donde en las Paso del 28 de abril se impuso el peronismo en la sumatoria de votos entre Perotti y Bielsa en un distrito que es gobernado por el socialismo. Por ello, se estima una dura disputa entre Antonio Bonfatti, que intentará mantener la bandera del Socialismo que viene gobernando desde 2007, cuando en esa ocasión asumió Hermes Binner, y Omar Perotti, que busca recuperar la gobernación para el Partido Justicialista.

En San Luis se da la particularidad de que el actual gobernador Alberto Rodríguez Saá intentará ser reelecto, para lo cual deberá ganarle la pulseada a su hermano Adolfo, que va con varias fuerzas del peronismo, pero a su vez al candidato de Cambiemos, que es el senador Claudio Poggi.

En Tierra del Fuego se pone a prueba la candidata de Alberto Fernández. Allí la gobernadora Rosana Bertone buscará ser reelecta acompañada por el Partido Justicialista y el kirchnerismo de esa provincia. Se enfrentará con Gustavo Melella, actual intendente de Río Grande, que va en alianza con el Movimiento Popular Fueguino.

En Formosa, el eterno Gildo Insfrán también con el acompañamiento de la fórmula Fernández-Fernández, buscará su octavo mandato. Lo enfrenta Adrián Bogado, que armó el Frente Amplio tras cerrar acuerdo con el PRO y la UCR.

La táctica de la renovación

Además del adelantamiento de las elecciones en varias provincias, también se está dando un cambio de estrategia en cuando al armado de la lista de diputados nacionales. Además de Misiones, en otras tres provincias -Neuquén, Río Negro y Córdoba- sucede exactamente lo mismo por decisión de sus principales referentes políticos.

Para esta nueva competencia electoral, el Frente Renovador de la Concordia resolvió ir con lista corta, es decir, presentar sólo candidatos a diputados nacionales para las Paso de agosto y las generales de octubre. Desde el espacio que gobierna la provincia entienden que la composición del voto del 2 de junio es superadora y recuerdan que la gran mayoría se inclinó por una opción provincial. Por eso plantean que esta propuesta de ir en busca de las bancas que estarán en juego, cuatro en total, la mejor forma de hacerlo es con la actual propuesta, en la que además el ciudadano puede decidir por la opción nacional de su preferencia.

De cómo la renovación enfrentará estas elecciones había sido adelantado esta semana por las máximas autoridades de la renovación, encabezadas por Carlos Rovira junto a Hugo Passalacqua y Oscar Herrera Ahuad. A quienes priorizan la política nacional la renovación dice entenderlos, pero desde el espacio se presentarán representantes provinciales puros y afirman que son los van a responder por Misiones y no por los partidos políticos nacionales. El argumento desde el frente que obtuvo un contundente triunfo en la provincia es que con la boleta corta además se resuelve el eterno conflicto del mandato partidario.

A su vez habían afirmado que es una forma de evitar la grieta que se da a nivel nacional y desde la renovación presentan a la boleta corta como una propuesta pacificadora, al ofrecer una opción local propia y conveniente. Se conoció a última hora de ayer que quienes integrarán la lista a diputados nacionales por la renovación son Diego Sartori, quien concluye su mandato de intendente en Alem; la ministra de Educación de Misiones, Ivonne Aquino; y el árbitro de los mundiales, Néstor Pitana.

Representa también una nueva jugada desde el oficialismo misionero de hacer respetar tanto el caudal electoral como la autonomía que deben tener las provincias para un gobierno más federal, como se viene reclamando históricamente.

También el FPAyS

Otro de los espacios que compitió el pasado 2 de junio fue el Frente Popular Agrario y Social, que también presentará boleta sólo a candidatos a diputados nacionales, aunque referentes como Isaac Lenguaza ya adelantó que acompañarán la fórmula presidencial Fernández-Fernández. Desde este espacio político aun no dieron a conocer quiénes serán sus candidatos, aunque se presume que podría encabezar Héctor “Cacho” Bárbaro.

Desde el PJ

En tanto, el Frente de Todos en Misiones ya dio a conocer la determinación de acompañar a la fórmula presidencial conformada por Alberto Fernández y Cristina Fernández. Por ahora, el frente local lo constituyen el Partido Justicialista, el Partido de la Victoria, Kolina y el Frente Grande. Entre los principales referentes se encuentran Rafael Pereyra Pigerl, presidente del PJ, y la actual diputada nacional Cristina Brítez, que termina mandato y piensa en un período más.

Definen el radicalismo y el PRO

Entre la Unión Cívica Radical y el PRO de Misiones, que mantienen acuerdo político a través de Juntos por el Cambio, se avanza en una intensa negociación para definir quiénes serán los candidatos a diputados nacionales por esta provincia. Por lo que se sabe, hay un serio intento de ir por consensos, aunque al pasar los días queda con mayor claridad que la opción sería definir en las primarias. La puja se da por quién encabezaría la boleta.

Como argumento concreto, el radicalismo demuestra con números que sus candidatos fueron los que consiguieron por lejos más votos en toda la provincia, como sucedió también en Posadas en las pasadas elecciones, más allá del bajo apoyo ciudadano que tuvo Cambiemos. A pesar de ello, el PRO no bajaría de sus pretensiones de que encabece la lista Alfredo Schiavoni. Acá también hay diferencias y el PRO no estaría dando más opciones que un solo nombre al radicalismo. Desde la UCR propondrían a varios, entre los que se encuentran Pablo Velázquez, Ariel “Pepe” Pianesi y el concejal de Alem Ricardo Andersen.

El martes próximo, el radicalismo definiría el nombre para encabezar la lista. Desde la mesa política que se armó para esta negociación afirman que lo ideal sería que sus socios políticos entiendan que los votos los tiene el radicalismo, como quedó demostrado en los recientes comicios. De lo contrario, no tienen problemas de dirimir las candidaturas en las Paso, ya que desde el gobierno nacional advirtieron que en los distritos que no se logren los acuerdos, habilitarán las internas para darle mayor volumen y atractivo al espacio.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina