La gente huye en pánico tras el segundo día de la ofensiva

Viernes 11 de octubre de 2019
El segundo día de ofensiva jurada de Turquía a sus enemigos kurdos, apostados en el norte sirio, prosiguió ayer con duros combates y el éxodo de decenas de miles de personas que no tienen a dónde escapar.
“Creíamos que todo había terminado y ahora nos toca vivir esto de nuevo”, relatan los residentes de la población de Ras Al Ain, castigada por los ataques aéreos turcos.
Turquía intensificaba su avance en el norte sirio, multiplicando sus bombardeos aéreos y su ofensiva por tierra. La cúpula del ejército sostiene que ya se han apoderado de objetivos trazados, pero hay informes de duros combates en la región central, con un saldo de al menos siete civiles muertos.
Las fuerzas kurdas, por su parte, resistían ayer ante el ataque terrestre turco, repudiado internacionalmente y que hace temer una nueva crisis humanitaria en este país sumido en la guerra desde 2011.
Según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), ayer por la mañana hubo disparos de artillería esporádicos del ejército turco en las zonas fronterizas de Tal Abyad y Ras al Ain.
 En medio de las versiones cruzadas de las fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza de combatientes kurdos y árabes, de que resisten y las del Ministerio de Defensa turco de un avanzada implacable, está la gente.
Decenas de miles de personas tuvieron que dejar sus hogares. Otras no saben a dónde ir y decidieron quedarse.
“Estamos en pánico, pero hemos decidido quedarnos en Kobane”, contaba a través del teléfono Destan, un kurdo de 28 años que vio su vida transformada desde el 2013, cuando una gran parte de la población que habita el noreste de Siria se sintió amenazada por el avance de diferentes grupos, primero algunas facciones del Ejército Libre de Siria y Al Nusra y después las fuerzas del Isis. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina