La embajadora más piola

Martes 11 de septiembre de 2018
Cisma religioso. Baremboim (Buenos Aires, 75) se sintió “avergonzado” de ser israelí por el tema de Palestina, y Francisco (Flores, 81) en cualquier momento le pega un portazo a San Pedro, harto de los curas pedófilos.
Los petisos. Maradona (Fiorito, 57) fue el mejor de todos los tiempos y hoy Messi (Rosario, 31) es el mejor de todos los tiempos, o sea, yo soy el mejor de todos los todos. Digno de Borges y de sus bifurcaciones del tiempo. Maradona, máquina de escándalos, se resiste a entrar en boxes, mareado de caprichos árabes, bólidos bielorrusos y murales mexicanos, vive alegremente sus trastornos de parentela. Messi mantiene su perfil bajo y recula de a poco de la 10 de la selección. Alguien interpretó recientemente que porque se sacó una foto con el pantaloncito de la AFA “vuelve en poco tiempo”, pero sucede que en la misma foto está hecho un ovillo con sus hijos y su bella esposa, y realmente hay que tener ganas de alejarse dos minutos de sus súbditos catalanes y dejar sola a la reina en el palacio de Barcelona, para asomar la cabeza por un agujero en la pared, con la cinta de capitán, para recibir tomatazos de sus paisanos como los recibía el pobre negro de las viejas kermesses.
Los lungos. Ginóbili y Del Potro son casos aislados, deportistas de élite, Ginobili (Bahía Blanca, 41) que vivía en el aire, puso los pies en la tierra, y Martín (Tandil, 29) que vive con los pies en la tierra, pegó un salto formidable en el ránking de tenistas.
La reina. Toda la comparsa, religiosos, pícaros, recatados o saltimbanquis, son nuestros embajadores por el mundo. “Máxima (Recoleta, 47) es la más piola”, confirma un parroquiano. “Es la reina de Holanda, todos la quieren, (hasta el FMI pone en práctica sus consejos financieros), perdió a su hermana hace poco y sin embargo acaba de informar al mundo que su perrita Nala tuvo siete cachorros, que ella se quedará con uno, y que regalará los otros”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina