La defensa solicitó la excarcelación extraordinaria de Rolando Lovera

Miércoles 19 de febrero de 2020
Moreira (izquierda) junto a Lovera durante el juicio oral realizado en diciembre de 2017 en Oberá.
Por Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá

 El pasado 29 de enero se cumplieron cinco años del homicidio de Selene Aguirre, una pequeña discapacitada que al momento de su deceso tenía apenas dos años y cuatro meses de vida. Por el hecho fueron imputados la madre de la criatura y quien entonces era su concubino.
En consecuencia, tras el debate oral y público, el 21 de diciembre del 2017 un Tribunal integrado por camaristas civiles obereños absolvió a Victoria Aguirre (27) -madre de la víctima- y condenó a 19 años de prisión a Rolando Lovera (35), ex pareja de la mujer. 
En tanto, en abril del año pasado el Superior Tribunal de Justicia (STJ) accedió a revisar la sentencia cuyo fallo no está firme.
En este contexto, ayer el abogado Martín Moreira, defensor de Lovera, presentó un pedido de excarcelación extraordinaria “en atención a que vencieron todos los plazos procesales sin sentencia firme, incluso la prisión preventiva que fija un máximo de tres años de cárcel”, por lo que reclama la liberación de su cliente.
La presentación fue realizada ante el Tribunal Penal Uno de Oberá, sin perjuicio de recurrir a instancias superiores. 
“El pedido deviene como consecuencia de un proceso que estuvo plagado de irregularidades. Desde el punto de vista procesal, hace cinco años que Lovera está privado de la libertad y, atento a que no hay sentencia firme, no se pudo destruir la presunción de inocencia que pesa sobre él”, explicó Moreira. 
En diálogo con El Territorio, el letrado recordó que apeló la sentencia, al igual que la fiscal Estela Salguero, lo que “implica que el único elemento por el cual Lovera está detenido es por la preventiva, y en derecho penal está totalmente prohibido que la misma se use como adelanto de pena”.

Precedente Willy Ríos 
Las circunstancias que rodearon al homicidio de la pequeña Selene y el posterior proceso penal, plagado de marchas y contramarchas, generaron posturas encontradas en la opinión pública y en el ámbito del Poder Judicial, puesto que en la instrucción se hallaron serios elementos para acusar a la progenitora, quien a su vez contó con el respaldo de organizaciones de género.
Tras conocerse los fundamentos del fallo, el defensor del imputado y la representante del ministerio fiscal interpusieron recursos en disconformidad con la sentencia del Tribunal obereño. 
Moreira y la fiscal Salguero, cada uno con sus argumentos, plantearon serios reparos a lo actuado por los magistrados Azucena García de González, Jorge Erasmo Villalba y Graciela Heppner. 
Por su parte, el defensor de Lovera solicitó la nulidad absoluta del fallo y cuestionó duramente al órgano juzgador, al punto que expresó que los jueces se basaron en el alegato de la defensa de Aguirre para condenar a su cliente.  
Asimismo, en el pedido presentado en la víspera citó como precedente el recordado caso de Hugo Dante “Willy” Ríos, quien fue condenado a 18 años de cárcel por el homicidio de la estudiante Silvia Andrea González (15), aunque a los pocos días del juicio el Tribunal Penal de Oberá le concedió la excarcelación extraordinaria.
También mencionó que en diciembre pasado la Corte Suprema de Justicia de la Nación absolvió a Lucía Celia Rojas y Cristina Vázquez, quienes estuvieron detenidas 14 y 11 años, respectivamente, por el homicidio de Ersélide Leila Dávalos ocurrido en Posadas. 

Qué dijo la Corte  
Con relación al precedente de Rojas y Vázquez, Moreira opinó que “la Corte Suprema realizó un severo llamado de atención a los tribunales misioneros que no respetan el debido proceso, el estado de inocencia que se destruye con sentencia firme”.
El letrado obereño consideró que “además de devolver las libertades a Cristina y Lucía, el fallo puso de relieve una problemática de inusitada gravedad: las personas inocentes que son sometidas arbitraria e injustamente a un proceso penal, lo que provoca secuelas gravísimas e irreparables en sus vidas. Sobre todo cuando los casos se extienden por años o vienen acompañados, como ocurre con habitualidad, con la prisión preventiva. Es decir, el encierro sin condena firme”.
En tal sentido, consideró que la Corte Suprema fue contundente: “Si no hay un debido proceso, mal puede existir el respeto a la garantía de la defensa y al derecho a ser oído, y si esa garantía se encuentra ausente no existe posibilidad alguna de garantizar la presunción de inocencia”.
Para Moreira, la Corte Suprema entendió que “el fallo de la Justicia de Misiones había sido parcial y sesgado y por eso dictó la absolución de las acusadas”.
Incluso citó que el mismo fallo menciona que el artículo 18 la Constitución Nacional dispone categóricamente que ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo y establece “el principio de que toda persona debe ser considerada y tratada como inocente de los delitos que se le reprochan, hasta que en un juicio respetuoso del debido proceso se demuestre lo contrario mediante una sentencia firme”, se advirtió.

Intervino el STJ 
Luego de acceder a revisar la sentencia que absolvió a Victoria Aguirre, el año pasado el STJ solicitó que el Tribunal Penal Uno de Oberá le remita una serie de elementos que serán analizados por las máximas autoridades judiciales de la provincia. 
Los ministros solicitaron el CD con fotografías de la autopsia de la víctima, dos DVD con grabaciones de las cámaras de seguridad de la arenera donde la criatura pasó su última noche y una serie de fotos y videos correspondientes a la causa que constan en el expediente y se exhibieron en el juicio. 
Con relación a los elementos de prueba solicitados por el STJ, además de las imágenes de la autopsia de la pequeña, cobra relevancia el registro del sistema de cámaras de seguridad de la arenera donde trabajaba Lovera, puesto que Aguirre siempre argumentó que el día del hecho fue conducida por la fuerza hasta el lugar en el vehículo de un amigo de su concubino. 
En cambio, durante el debate oral y público la audiencia pudo apreciar que la mujer llegó por sus medios y Lovera la estaba esperando en el frente. 
También se vio que la misma madrugada la mujer se movía por el predio con total libertad y tenía un celular en sus manos, aunque haya declarado que Lovera la tenía recluida contra su voluntad, le sacó el celular y no tuvo opción de pedir auxilio. 
Asimismo, entre las fotos que se pudieron apreciar en el juicio hubo varias del interior del coche con el cual se movilizaba la pareja, que según Aguirre era imposible de abrir desde adentro, aunque las imágenes muestran otra cosa. 

Opinión fiscal

La pequeña Selene padecía una sería discapacidad, al punto que ni siquiera podía sentarse o comer sola. Su única manera de expresión era el llanto y para movilizarse por sus medios tenía que arrastrarse de espaldas. A simple vista, los médicos del hospital Samic que recibieron su cuerpito sin vida corroboraron la existencia de hematomas y excoriaciones en varias partes del cuerpo. Presentaba marcas recientes y otras de larga data. En primera instancia su mamá se justificó diciendo que la nena padecía convulsiones y se golpeaba sola, pero después afirmó que se cayó del changuito. Ante tales contradicciones quedó detenida. Luego la mujer acusó a Lovera, quien entonces era su concubino. En realidad, la pareja convivió menos de un mes: desde el 31 de diciembre del 2014 hasta el 29 de enero de 2015. Según Aguirre, las primeras semanas todo transcurrió con normalidad, pero a partir del 21 de enero el sujeto comenzó a maltratarla a ella y su hija, las tenía recluidas, amenazadas y no tuvo oportunidad de pedir auxilio. Ya en el juicio, varios testimonios descreditaron el supuesto cautiverio. “Su coartada fue totalmente desvirtuada con la exposición de los médicos y peritos”, expresó la fiscal en su alegato. “Aseguró que fue víctima de violencia de género, pero vimos las grabaciones de las cámaras de seguridad de la arenera donde trabajaba Lovera y observamos cómo se movía con total libertad. Se la vio llegar por sus medios y después andaba sola con el celular en la mano, como también lo dijeron los compañeros de trabajo de Lovera”, detalló Salguero.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina