La causa por el plan para matar al juez Verón tiene su primera imputada

Miércoles 15 de julio de 2020
Hoy se cumple una semana desde que Vanesa Da Luz (34) fue detenida en la vivienda de un familiar en Posadas. En este tiempo fue trasladada tres veces al Juzgado hasta que finalmente ayer concretó la audiencia indagatoria y se convirtió en la primera imputada por el presunto plan para asesinar al juez Fernando Verón. 
Según detallaron fuentes ligadas al caso, el titular del Juzgado de Instrucción Uno de Posadas, Marcelo Cardozo, la imputó como partícipe de homicidio en grado de tentativa y encubrimiento por tenencia ilegal de armas de fuego, debido al armamento hallado en la casa de su pareja, Luis Miguel Baden (35). 
Asimismo, cuando tuvo la posibilidad de dar su versión de los hechos, eligió abstenerse a declarar. El silencio no puede ser considerado en su contra y si en un futuro lo decide podría concretarse una ampliación de indagatoria. 
La mujer tiene un abogado particular distinto a los de los otros implicados, ya que se detectaron conflictos de intereses en la investigación. Particularmente sus dos hermanos -uno de ellos perteneciente al Ejército Argentino-  la señalaron como la persona que guardaba las armas incautadas en el domicilio de Baden. 
A su turno, este último dijo que era mecánico de Néstor Fabián “el Negro” Rojas, quien está detenido en Complejo Penitenciario I de Ezeiza, y está sindicado como el ideólogo del plan para asesinar al letrado. Agregó que el auto y el arma que estaban en su casa le pertenecen al convicto. 
Todos declararon en una ampliación de la indagatoria solicitada por el letrado particular que los representa. De todas formas, aún no fueron imputados por el intento de homicidio de Verón -están acusados de tenencia ilegal-, formalidad que podría concretarse en los próximos días. Hasta ayer no habían sido notificados cuándo deberán comparecer al Juzgado. 
El mismo recorrido hará Andy León Torres, paraguayo que completa la banda ligada a Rojas. El joven fue señalado como el cuñado del narco y múltiple asesino, ya que es el hermano de una menor de edad que estaba con él al momento que lo detuvieron, en 2018. Es patrocinado por la defensora oficial. 
Eventualmente el Negro también será imputado por el hecho. 

Detenciones y roles
Como viene informando El Territorio, las primeras detenciones sobre la banda se concretaron ese 26 de mayo sobre la ruta nacional 12, en un control vehicular. Baden y León Torres se movilizaban en un auto con pedido de secuestro por robo y fueron interceptados por Gendarmería Nacional. 
Al posadeño la misma fuerza ya lo investigaba desde septiembre del año pasado, cuando se determinó que asistió a un grupo de cuatro brasileños atrapados en San José con armas, silenciadores, precintos, ropas de la Policía Federal Argentina -gorras, chombas, camperas- y un poco de marihuana. Esa banda también era guiada por Rojas desde la cárcel, según la pesquisa. 
Los delincuentes fueron rápidamente asociados a bandas criminales como el PCC. Luis Miguel, señalado como “nexo local”, les llevó comida y estuvo en contacto con el grupo en su estadía en Misiones. Había vuelto tras “esfumarse” por varios meses de la capital provincial. 
En su casa, que inmediatamente fue allanada, los centinelas incautaron un fusil M16, municiones y elementos con las inscripciones de la fuerza federal como cascos, guantes tácticos y pasamontañas. Entre lo incautado hay un detalle que reafirma la relación con los brasileños presos: un abrojo con el nombre Nebriski apareció en los dos procedimientos. 
Allí se concretó la detención de los hermanos implicados. 

Los mensajes
La presencia de Baden y el ciudadano paraguayo en la capital provincial estaría ligada a la movilización de un cargamento narco. Se cree que se preparaban para ello o venían de concretarlo. Sin embargo, lo hallado en sus teléfonos confirmó la peligrosidad del grupo y, sobre todo, el sanguinario perfil de Rojas. 
“Filmá todo, así ya voy armando, es necesario, yo sé lo que te digo. Hacele seguimiento estos días temprano, cuando sale a trabajar. Lo mandamos a un semáforo y chau de última. Preocupate por eso porque ese nos va a traer problemas a todos. Foto, filmación y el horario que sale para el trabajo. Esa es la hora, yo traigo la gente”, ordenaba intramuros. 
Esos fueron algunos de los mensajes de texto que le mandaba al grupo el oriundo de Puerto Iguazú alojado en la cárcel de máxima seguridad de Ezeiza.  La idea era que los dos primeros detenidos hagan la inteligencia previa y que brasileños arriben al país para concretar el crimen del juez Fernando Verón, aunque todo se habría frustrado por el cierre de las fronteras por el avance del coronavirus el 20 de marzo.
El análisis de los teléfonos también puso en la lupa a Vanesa Da Luz y una vez que todo fue incorporado al expediente, se determinó su detención. Es que se pudo establecer que apenas después de que su novio y hermanos fueran detenidos se comunicó con Rojas mediante audios y mensajes, pidiéndole dinero. 
Se reconstruyó que Rojas le enviaba dinero asiduamente y que la mujer tendría un rol activo en la organización encargada de asesinar al magistrado, aunque esos no serían los únicos encargos del Negro. Todo indica que las comunicaciones irán revelando cada vez más.

Verón, Rojas y el doble crimen de El Acuerdo

Verón investiga a Rojas por el doble crimen de El Acuerdo, ocurrido en Posadas en diciembre de 2015. Entonces fueron acribillados Sebastián Vega (35) y Rodrigo Ibarra (37), en lo que se cree se trató de un ajuste de cuentas ligado al narcotráfico. Por el hecho hay otros seis imputados, pero sólo Rojas y Luis Morinigo, acusados de ejecutar el crimen, permanecen detenidos. El lunes se conoció que el titular del Juzgado de Instrucción Tres de Posadas, dictó la prisión preventiva como autor material del doble homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas, criminis causa y por el uso de arma de fuego. Se trata de la última medida antes de la clausura de la causa. Ayer este medio confirmó que la notificación se hará mediante un escrito, descartando así la posibilidad de que ambos se vean la cara virtualmente. Rojas está detenido en Ezeiza por expreso pedido del juez federal Miguel Ángel Guerrero, quien lo investigó por el crimen de Aldo Cantero, ocurrido en agosto del 2018. La causa fue elevada a juicio. El letrado argumentó el traslado en base a su alta peligrosidad y la posibilidad latente de una fuga si se quedaba en Misiones.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina