La beba intoxicada recibió el alta y buscan que siga junto a sus hermanos

Miércoles 17 de julio de 2019 | 06:30hs.
La mujer fue detenida el 1 de julio, mientras cuidaba a su hija en el Hospital Pediátrico de Posadas. | Foto: Marcelo Rodríguez
Cristian Valdez

Por Cristian Valdez fojacero@elterritorio.com.ar

La beba de 11 meses que desde fines del mes pasado estaba internada en el Hospital Pediátrico Fernando Barreyro como consecuencia de haber ingerido clorhidrato de cocaína recibió ayer el alta médica. Así, momentáneamente quedará al resguardo de sus tíos paternos, los mismos que completaron su cuidado durante el tiempo de internación.
Se recordará que -según su progenitora- la niña había encontrado en un envoltorio mientras gateaba en la vereda de su casa del barrio Santa Rita de Posadas.
Fuentes médicas indicaron que la pequeña completó con éxito el tratamiento de desintoxicación, aunque deberá llevar adelante un tratamiento ambulatorio con revisiones semanales. 
Más allá de eso, la intención es no separarla de sus hermanitos, de 2 y 4 años, por lo que una vez que la actividad judicial se retome, desde la Dirección de Infancia del Ministerio de Desarrollo Social de Misiones harán los relevamientos necesarios para que judicialmente se decida mantenerlos unidos, bajo la tutela de los adultos que cuidan a la más chica o de quienes ahora se están haciendo cargo de los otros.
En el ámbito judicial, en tanto, sus progenitores, Matías Jesús M. (22) y Florencia Anabel C. (23), enfrentan dos causas paralelas, una de ellas por el delito de abandono de persona agravado por el vínculo, que se investiga en el fuero provincial, y otra por tenencia de estupefacientes, de alcance federal.  
Teniendo en cuenta la gravedad de las imputaciones, hasta el momento ambos permanecen detenidos en una dependencia policial. 
Fuentes investigativas afirmaron que su situación procesal podría agravarse en caso de que se confirme que en su propiedad comercializaban estupefacientes, algo a lo que hicieron referencia algunos vecinos cuando el caso tuvo exposición mediática, aunque no existen registros de denuncias formales en ninguna fuerza de seguridad.

La evidencia
La pareja fue detenida el lunes 1 de julio, horas después de que los efectivos de la Comisaría Decimotercera, Dirección de Toxicomanía y de la Policía Científica allanaran la vivienda que habitaban en la calle 82 casi avenida Jauretche de la chacra 130 y detectaran pedazos de bolsas plásticas que se utilizan habitualmente para fraccionar droga, con vestigios de cocaína y marihuana (alrededor de 2 gramos).
Con esos indicios, la orden de detención fue emitida de inmediato por el titular del Juzgado de Instrucción Siete, Carlos Giménez, en función de que la intoxicación pudo haberse producido de manera distinta a la referida por la mujer. El hombre fue aprehendido en el inmueble, en tanto que la madre quedó detenida en el hospital donde estaba la pequeña.
Más allá de lo detectado en la propiedad de la pareja, los pesquisas analizaron desechos similares en dos bolsas de residuos que habían arrojado en una cancha de fútbol de la avenida Jauretche, a pocos metros de la casa, donde hallaron más envoltorios que también dieron positivo al reactivo de cocaína.
Lo mismo ocurrió debajo de un árbol en la esquina de Jauretche y calle 82, lo que terminó robusteciendo la hipótesis de que en ese sitio se consumía droga que, posiblemente, se comercializaba en la casa de los detenidos. Eso será determinado por el Juzgado Federal de Posadas que abrió un expediente paralelo en el que fueron imputados por tenencia, aunque eso podría cambiar si los elementos marcan que también vendían.

Alerta policial
El alerta a las autoridades fue dado por los médicos que la recibieron en el hospital pediátrico el sábado 29 de junio -antes de la medianoche-, posterior al paso de la pequeña por el hospital René Favaloro. 
De acuerdo a la versión de la mujer, ratificada en las instancias indagatorias, cerca de las 22 estaba sentada en la vereda de su casa junto a la pequeña -que en ese momento gateaba- y en determinado momento se dio cuenta de que tenía la boca llena de una sustancia a la que describió como “un polvo blanco”, presumiendo que podría ser cocaína en función de que en la zona circulan -dijo- personas que consumen dicha sustancia y que se aferró a esa hipótesis cuando la menor comenzó a convulsionar. 
En ese contexto, decidió llevarla primero al hospital Favaloro, desde donde fueron derivadas al hospital de pediatría, donde quedó internada inicialmente en grave estado.
La explicación de la madre dio pie a la primer requisa en el exterior de la vivienda, donde se secuestró un envoltorio con restos del “polvo blanco” al que se refirió, confirmando mediante el análisis que se trataba de clorhidrato de cocaína. 
En el hospital, en tanto, los exámenes de orina que le hicieron a la criatura dieron positivo para esa sustancia por lo que durante dos días su estado fue grave aunque con el correr de los días fue evidenciando mejoría y logró ahora el alta definitiva. 

La denuncia de maltrato que hizo una vecina

Laura Benítez, una vecina del barrio Santa Rita que reside a dos casas de donde vive la pareja con los niños, había declarado que durante tres años que lleva en la cuadra, en distintas oportunidades tuvo que interceder para asistir a una hermana de la beba (de 4 años) ya que se encontraba en estado de abandono por la falta de atención de sus progenitores. En torno a esto último argumentó que se debe a que la joven madre “padece un serio problema de adicción al igual que el padre” y en la vivienda “funciona un kiosco de drogas durante 24 horas”. Sobre la versión que la mujer dio a las autoridades, Laura sostuvo: “Ella se vio asustada por la situación y decidió decir cosas que no son. Esperamos que esto sea definitivo y se solucione porque al estado de abandono de los chicos se suma el maltrato constante que sufren”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina