La autopsia estableció que Weber sufrió tres balazos en la cabeza

Jueves 26 de marzo de 2020 | 07:00hs.
Jorge Posdeley

Por Jorge Posdeley fojacero@elterritorio.com.ar

El crimen del colono Rodolfo “Rudy” Weber (61) a manos de presuntos cuatreros continúa latente en Santiago de Liniers y los resultados de la autopsia no hicieron más que profundizar la indignación en el pueblo entero. 
Es que hasta el martes la información indicaba que la víctima había fallecido como consecuencia de un disparo en la frente, pero el examen forense dictaminó que Weber presentaba tres impactos de bala en la cabeza, lo que marca a las claras la frialdad con la que actuaron los autores del hecho. 
Tal como publicó El Territorio, el cadáver había sido trasladado hasta la Morgue Judicial de Posadas durante las primeras horas del martes y el examen forense culminó poco después de la medianoche, por lo que los primeros resultados fueron elevados a las autoridades durante la mañana de ayer. 
El informe médico forense señaló que en la cabeza de Weber detectaron tres lesiones de armas de fuego y dos de los proyectiles pudieron ser extraídos del cuerpo para ser sometidos a nuevas pericias técnicas, dado que hasta el momento lo obtenido no sirvió para establecer qué tipo de arma fue utilizado en el crimen. 
Estos estudios estarán ahora a cargo del personal de la Dirección Criminalística de la Policía de Misiones, cuyos especialistas también incautaron las prendas del colono, todo con el objetivo de detectar huellas o pistas que puedan anexarse al expediente y orientar la investigación.
Tras culminar la autopsia, el cuerpo de Weber fue entregado nuevamente a sus familiares para el correspondiente último adiós, el cual estaba previsto realizarse durante la jornada de ayer en el domicilio de la familia, en el kilómetro 31 de la localidad de Santiago de Liniers. 
Por su parte, el martes a la noche se conocieron las detenciones de un hombre de 38 junto a un joven de 18 años, pero las fuentes aclararon que hasta el momento ambos permanecen demorados en averiguación de sus antecedentes. 
Los dos implicados son oriundos de la localidad de 9 de Julio y quedaron alojados en la comisaría de Santiago de Liniers hasta tanto se profundicen las investigaciones del caso, pesquisa de la cual participan efectivos locales como especialistas de la Dirección Homicidios. 
Por último, en la víspera los pesquisas involucrados allanaron una propiedad ubicada en el kilómetro 31 de la localidad, donde hay una vivienda de cuidadores, además de un galpón de maquinarias agrícolas y una gran extensión de campo para pastura de ganado, donde también se hicieron rastrillajes. 
El procedimiento culminó con el secuestro de dos celulares, vainas servidas de calibre 16 y una vaina de calibre 22, como así también un estuche vacío para el mismo calibre y dos machetes. Todo será sometido a pericias, en tanto que los cuidadores residentes allí, como así también de otras propiedades cercanas, están bajo vigilancia. 

El crimen
El crimen de Weber fue descubierto el lunes, cerca de las 18.30, cuando dos de sus hijos fueron a buscarlo a su chacra en el kilómetro 37 y allí lo encontraron sin vida en medio de un potrero donde la familia tiene cabezas de ganado. 
Según la reconstrucción trazada hasta el momento, ese día Weber fue hasta su chacra cerca de las 15.30-16 para buscar leña y a la vez controlar su propiedad dado que varios vecinos de la zona vienen siendo víctimas de constantes hechos de abigeato y otros delitos rurales. 
El hombre fue en su tractor y lo dejó en “un bajo” para continuar su recorrida por el predio a pie, instancia en la cual habría sorprendido a un grupo de cuatreros que abrió fuego contra él. 
“Él fue a buscar unos taquitos de leña para prepararse para el invierno y encontró su muerte en su propia chacra. Esto nos tocó muy de cerca porque fuimos los primeros en enterarnos después de que los dos hijos lo encontraron muerto en su chacra. Mi marido está muy afectado, no podemos creer. Fue algo a sangre fría. Tiene un impacto de bala en la frente, no le dieron tiempo ni a defenderse”, fueron las primeras palabras de Gladys, la esposa de uno de los sobrinos de Weber, al dialogar con El Territorio. 
Y continuó: “Esto fue a las 15.30-16, es decir, en plena tarde. Estuvieron carneando todo el fin de semana en la zona. Está ocurriendo mucho robo de animales. A nuestros vecinos le robaron motosierras, motoguadañas, herramientas de trabajo. No hay solución. Tenemos que ir a cuidar nuestras cosas y nos encontramos con esto. ¿Tenemos que poner nuestras vidas para defendernos?”, se preguntó, preocupada y angustiada. 
Las fuentes consultadas señalaron que el cuerpo de Weber estaba a unos 150 metros aproximadamente de los restos del animal faenado por los delincuentes rurales, por lo cual se estima que el grupo contaba con una especie de campana. “Suponemos que es gente conocida y que lo mataron para que no hable”, estimó Gladys.
En el caso interviene el Juzgado de Instrucción Uno de Eldorado, actualmente bajo subrogancia del magistrado Martín Brites de Puerto Iguazú, dado la feria extraordinara por la emergencia sanitaria en el país.

Las claves del caso

Hecho. Rudy Weber fue a su chacra el lunes a la tarde y en esa instancia habría sorprendido a cuatreros mientras faenaban un vacuno. En esa instancia habría sido baleado.

Escena. El cuerpo de Weber se encontraba a unos 150 metros de los restos del vacuno faenado por los cuatreros, por lo cual se estima que el grupo contaba con un miembro que oficiaba de “campana”.

Pesquisa. La Policía había detenido a dos hombres bajo averiguación de antecedentes, pero ayer hubo otros allanamientos y se secuestraron elementos que serán peritados.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina