La apuesta fabril para reactivar el sector maderero

Domingo 10 de noviembre de 2019
Por Emmanuel López Del Valle

Por Emmanuel López Del Valle politica@elterritorio.com.ar

Hacia fines de junio de este año, Misiones marcó un hito en el sector forestoindustrial. Es que, en el predio del Parque Industrial de Posadas, se inauguró la fábrica de viviendas de Madera Industrializada UT, única en su tipo en Latinoamérica. 
A poco más de cuatro meses de su puesta en funcionamiento, ya se produjeron 540 casas de madera. Ahora, apuntan a un nuevo objetivo con la elaboración de otras 870 viviendas. Alguna de ellas, pertenecientes a esta tanda, culminarán entre mañana y el martes.
La fábrica posee en su interior máquinas de última generación y al momento de la producción, es capaz de construir una decena de viviendas en un turno. Con ella, el devenir de la expansión del mercado forestoindustrial misionera. Desde la Asociación de Productores Industriales y Comerciantes Forestales de Misiones y del Norte de Corrientes (Apicofom) afirman que hay múltiples expectativas con la manufactura, sobre todo porque cubrirá la demanda habitacional persistente, tanto en la provincia como en el país. 
Sin embargo, el volumen actual es reducido, por lo que apelan a una mayor demanda en el mercado, no sólo local sino internacional.

Fábrica en marcha
Desde hace meses, la fábrica está en marcha y con ella, un total de 20 operarios que se encargan de toda la etapa de producción de cada vivienda. Para ello, personal técnico en electrónica, construcción e ingenieros de Venezuela, Brasil y del país trabajan en el proceso.
Guillermo Fachinello, quien preside Apicofom, manifestó a El Territorio que entre mañana y el martes se culminará con una nueva una tanda de viviendas de madera, que supera las 800 unidades.
En este sentido, informó sobre las características de los inmuebles. Cada una de ellas consta de una superficie de 46 metros cuadrados, con dos habitaciones, galería, baño y cocina-comedor. Entre las principales novedades, se destaca que las viviendas estarán adaptadas para la instalación de gas natural.
Sin embargo, consideró que hay escasez de volumen en la producción de las casas. “Por el momento, estamos haciendo unas casas que fueron pedidas por el Iprodha, pero la fábrica que tenemos en el Parque Industrial tiene una mayor capacidad para trabajar de seguido y en tres turnos. Es una industria para que funcione todo el día”, expresó.
Planteó que gracias al gobierno provincial, el sector forestoindustrial misionero se mantiene en pie.
“Estamos limitados en lo que respecta a la cantidad de obras. Ganamos todos los programas que tienen que ver con Nación, pero para ninguno mandaron los fondos. Y varios de los proyectos, con sueños para reactivar el sector, quedaron truncos. Pero por el momento persistimos por los proyectos que ordenó la Provincia”, contó.
Asimismo, añadió que las viviendas no solamente tienen un fin netamente social, sino también se encargarán de cubrir la demanda de cualquier persona que desee comprar una casa de madera.

Supervivencia a la crisis
En los últimos años, la industria forestal siguió a flote por las ventas al exterior.
“Producto de la crisis a nivel interno, subsistimos por la exportación”, afirmó Fachinello.
Agregó que, mediante convenios con el Consejo Federal de Inversiones (CFI) y el gobierno provincial, se gestionaron diversas capacitaciones para mejorar la productividad y brindar conocimientos a los referentes de los trabajadores en el sector.
“Desde Apicofom venimos trabajando en convenios con escuelas y universidades para capacitar en el uso de la madera y que sean varios quienes aprendan a usar la madera”, detalló.
Recordó que entre 2011 y 2015 fueron buenos años para el mercado interno.
“En Misiones sobrevivimos mucho con los planes de vivienda de madera y con madera que se hizo para muchos barrios del interior, como así también, las casas que se hicieron para otras partes del país, no a los volúmenes que queríamos, pero que nos ayudaron a sobrevivir”, refirió el titular de Apicofom.
Agregó que, en este sentido, Misiones es una de las provincias a la vanguardia, tanto en edificaciones de madera como en materia de equipamiento para llevar a cabo la producción. 
Sin embargo, planteó que la escasez de puertos es uno de los puntos débiles que afronta el sector y que, con la próxima habilitación del puerto de Posadas, la expansión del mercado hacia otros países sería inminente. 
También planteó que elevarán un pedido al presidente electo, Alberto Fernández, sobre el cumplimiento de una norma que establece que una de cada diez viviendas del país debe ser de madera. “Macri prometió que se iban a hacer casas de madera y estableció que el mínimo iba a ser del 10 por ciento, pero no lo logró. Estimamos que el próximo gobierno cumpla. Alberto ya se comprometió a seguir con las reuniones de la Mesa Forestal”, dijo.
En vísperas del futuro la industria, Fachinello refirió que hay avanzadas negociaciones por viviendas y dar capacitaciones en Corrientes, Buenos Aires, Entre Ríos y Neuquén, precisamente, en la zona de Vaca Muerta.
También comentó que se gestionará la construcción de escuelas, aulas satélites y centros asistenciales de salud con madera, tanto a nivel provincial como en otros países, como Brasil y Paraguay. 
“Somos industriales y es un sector que tiene que trabajar todos los días. Necesitamos fortalecer y fomentar un mercado interno, que urge por moverse”, concluyó el titular de Apicofom. 

Apuntan a un doble mercado con exportaciones

Nazarena Torres

Por Nazarena Torres politica@elterritorio.com.ar

El escenario de transición, en medio de una crisis económica y social importante, deja un panorama de incertidumbre ante lo que sucederá el año entrante.
En ese marco, la idea de profundizar el camino de la exportación y descomprimir el mercado interno se torna necesaria para repensar la estrategia de comercialización.
Christian Lamiaux, prosecretario de la Asociación de Productores, Industriales y Comerciantes forestales de Misiones y Noreste de Corrientes (Apicofom), indicó que se debe apuntar a “un doble mercado, que compense la balanza y evite caídas de un lado o de otro”.
En diálogo con El Territorio, remarcó que “la forestoindustria es una actividad muy importante, con sus altibajos, pero el problema hoy por la crisis es la poca previsibilidad que se tiene”.
“Ya veníamos con un mercado interno caído, de alrededor del 40 por ciento, pero con buenas expectativas de que aquellos que tienen posibilidades, puedan exportar”, detalló quien también se desempeña como vicepresidente de la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (Faima).
Al mismo tiempo, añadió: “Tenemos esperanzas de que la exportación saldrá a flote y nos sacará hacia adelante, todos los economistas nos dicen que el país necesita dólares, así que va por esa línea”.

Descomprimir
Lamiaux analizó que “lo que ocurra el año que viene está encerrado en un gran signo de pregunta”, debido a la inestabilidad en la que se encuentra hoy la economía, producto de los altos índices inflacionarios y la depreciación de la moneda local.
“Creemos que el nuevo gobierno va a buscar impulsar el mercado interno apagado, pero creo que con la exportación se puede descomprimir un poco el porcentaje de mercado interno y balancear la actividad”, detalló.
Seguidamente, agregó que en lo que respecta a la participación económica global “somos oportunistas, debido a las asimetrías que nos rodea por nuestras fronteras”.
“Tenemos una relación que no es la ideal, por eso, debemos seguir por el camino de la exportación, con un dólar que no pierda valor, apoyando a las industrias y llevándolas a la modernización para mejorar la competitividad, logrando así el doble mercado, sin caídas y con compensaciones”, concluyó. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina