Jubilada incentiva a leer libros misioneros

Lunes 4 de noviembre de 2019 | 04:00hs.
Silvia Godoy

Por Silvia Godoysociedad@elterritorio.com.ar

Ana Barchuk (61), escritora y docente jubilada, se ha convertido en un puente entre los textos producidos por autores misioneros y los lectores en diferentes puntos de la provincia.

Desde que se retiró de su tarea de enseñar en la aulas, se dedica a trasladar, con la ayuda de su esposo Máximo ‘Lika’ Rodríguez, más de mil títulos de un lado a otro para dar a conocer la literatura “que habla de nosotros y que habla como nosotros”, expresó en una entrevista con El Territorio en su casa de Villa Cabello, Posadas. Allí destina una habitación para ordenar textos y pensamientos.

“Me meto acá y encuentro paz, están los libros, está la computadora para escribir y es un cuarto al que también entran mis nietos, mis hijos, no es nada sagrado, pero es como nuestro lugar de pensar, crear y cargar pilas”, señaló.

Dos mundos se encuentran

Acerca de cómo se gestó el proyecto de la biblioteca móvil que viaja todas las semanas por la extensión de la tierra colorada para dar a conocer la literatura con sello local, contó: “Cuando era maestra llegaba de la escuela y le contaba a mi esposo que mis colegas decían ‘no hay autores misioneros para que los chicos lean’ y cuando iba como escritora a un encuentro, los escritores lamentaban que ‘en Misiones no nos leen, en las escuelas no nos conocen’”.

Cuando finalmente se jubiló, hace cinco años, “Lika me dice ‘¿y si hacés que esos dos mundos se encuentren?’ y así cargamos en el utilitario mis libros y fuimos por la ruta. También tenemos una casita rodante, que la llevamos cuando es necesario. Otros escritores se enteraron y me decían y hasta hoy me dicen ‘Ana, ya que vas ¿podés llevar mi libro?’, y sí, claro que sí, es algo que me encanta”.

La iniciativa de la autora, que tiene trece títulos publicados más antologías y se dedica a la literatura infantil y adolescente, fue creciendo. Su stand móvil cuenta con 225 autores y más de mil títulos.

A la vez, comenzaron a invitar a la biblioteca móvil a ferias de libros, encuentros de escritores, escuelas y otros eventos. “Esta idea se fue haciendo grande, nació como algo muy chiquito con esas ganas de promover la lectura y de mostrar que sí los niños pueden leer literatura hecha por misioneros”, indicó.
Y definió que para ella un autor o autora de Misiones es, sin importar si nació o no en la provincia, quien escribe sobre el paisaje de esta tierra, su gente y sus vivencias y con el color de las voces locales.

“El escritor misionero es el que habla de Misiones y describe Misiones, su paisaje y el hablar propio de su gente. Yo me di cuenta de eso una vez que una persona de otra provincia me conoció y me dijo ‘tu libro refleja cómo hablan en Misiones, no es que hablen mal, hablan diferente, tienen una forma de hablar propia’ y bueno, como escritora lo que me mueve es eso, es dejar para otras generaciones un reflejo de cómo es nuestra gente”.
A la vez reflexionó que esta particularidad de la literatura misionera no la hace menos universal.

“Creo que podemos entendernos y hacernos entender porque las temáticas suelen ser la naturaleza, los animales y el río, la gente y su día a día, la infancia, el patio, la vereda, el barrio, las cuestiones humanas, son temáticas de las que todos tenemos referencia”.

La biblioteca móvil parte hacia el sitio solicitado todos los jueves y viernes. Generalmente, es convocada por escuelas y cuando se puede, invitan a otros escritores para charlar con los estudiantes o en las ferias. Suelen ser parte de los viajes las escritoras Myrtha Moreno y Aída Ofelia Giménez.
“Todo es autogestionado, entonces cuando el viaje es muy largo, pedimos colaboración con el combustible y también hacemos un recorrido de varias escuelas para que sea provechosa la salida y abaratar costos”, refirió.

La semilla

Desde los primeros pasos del sueño de Ana al día de hoy hay un camino largo que da sus primeros frutos. “Siempre pienso que el escritor debe cobrar por su trabajo, por sus libros, y es algo lindo que la gente, cuando llegamos a un lugar, invierte en un texto, aunque sabemos que está todo difícil. Las escuelas compran, los vecinos compran y otra gran cosa que sucede es que vienen y me piden algo nuevo de tal autor o un libro en particular, eso quiere decir que están conociendo a sus autores y que este trabajo no es en vano”, explicó.

Para saber más o contactarse el teléfono es 0376-154363081.


La autora

Ana Barchuk
Es de Campo Viera, licenciada en gestión educativa y docente jubilada, publicó por primera vez en 1993. Es escritora de literatura infantil y juvenil. Tiene trece textos: la colección ‘Taca Taca’ y tres novelas, ‘Jugando con cáncer’, ‘Cáncer mi amigo y fantasma’ y ‘Enamorándome con cáncer’, historias inspiradas en una situación familiar.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina